En portada

La parte que falta

Puede que esta noche tu plan sea contar un cuento para dormir a un niño, tu intención sea dejarte llevar por las figuritas de una pelota rodando con ritmo infantil, y que, de pronto, te des cuenta que esa fábula minimalista te ha removido a fondo. ¡Cuidado! Si tienes despierto a tu niño interior, o si eventualmente le sacas a pasear de su letargo, La Parte que Falta puede inflamar la fibra sensible y

A mediados de la más que agitada, ya terrible, década de los treinta, cuando la guerra civil europea a la que alude Philipp Blom era ya una realidad, Blaise Cendrars (La Chaux-de-Fonds, Suiza, 1887-París, 1961) estaba de vuelta de casi todo. Tanto, que incluso atravesaba uno de los periodos más complicados de su vida. Desde hace tiempo la biografía de este suizo de nacimiento y francés por vocación, de

Puentes

Estoy tumbado en la cama, boca arriba. No es mi posición habitual para dormir: rozo el metro noventa y los pies se me salen levemente del colchón, si descontamos el espacio que se roba la almohada viscoelástica. Cuando me tumbo así y es de noche —como ahora— es porque pienso. Algo me ronda, me impide descansar. Hace unas horas, en la presentación de otro libro (tal vez en otro momento hablaremos de

Se traduce al castellano, por primera vez, la poesía de uno de los autores más interesantes de Rumanía: Matei Visniec, que vive actualmente a caballo entre París y su país natal, pertenece a la generación que sufrió el régimen comunista y huyó al exilio. En la mesa con Marx, traducido magníficamente por Angelica Lambru
Carmen Alborch

Hace nueve años que comenzaba, en Segovia, el encuentro «Mujeres que transforman el mundo». Lo hacía en un espacio cuya singularidad era, para el encuentro, toda una declaración de principios: la antigua cárcel, que iniciaba su andadura como centro para la cultura y el pensamiento.La Cárcel_Segovia Centro de Creación y «Mujeres que transforman el mundo» son, de algún modo, un proyecto unido. La que
Franklin Veaux y Eve Rickert

Más allá de la pareja es uno de los últimos libros publicados por Continta me tienes. Se trata de la primera traducción al español de More than two, escrito por Franklin Veaux y Eve Rickert. Tiene, por cierto, un prólogo de Janet W. Hardy, autora de la archiconocida Ethical Slut, (Ética promiscua en español), lo cual es un buen indicador. Pues nada: me lo he leído de cabo a rabo para contaros qué me ha

Un círculo iluminado: un islote de un blanco refulgente rodeado por un mar de densa oscuridad. En el centro del círculo hay algo. Se distinguen algunas manchas de color rojizo, tal vez azulado, pero nada más. El plano es tan lejano que por ahora el espectador es incapaz de determinar qué es lo que ocupa el centro de la escena. Poco a poco, muy lentamente y en un acusado picado, la cámara va
Justyna Bargielska

Dos veces al día lo llevo al césped que hay detrás de mi urbanización y una vez al día a un bosque al otro lado de la calle. Es difícil distinguirlo en la nieve.Precisamente, un día que estaba con mi westy en el bosque veo, como a unos cien metros, a un hombre que se me acerca. Alto, pelo rizado y canoso, pantalón de chándal, una camisa de franela y un abrigo desabrochado que le llega hasta las rodillas.

Te quedas embarazada. Te tratan como si fueses una enferma mientras por otro lado no te queda otra que seguir trabajando. Vives un parto traumático que, lejos de ser un proceso mamífero, se convierte en algo médico, que os arrebatan en aras del protagonismo de otros. Te infantilizan, te separan de tu bebé, lo bañan, lo embuten en ropa, le dan biberones aunque tú no quieras porque «así tú puedes dormir»
Venecia

En las páginas que Proust dedica en La fugitiva a Venecia, observa que cualquiera de nuestros deseos acoge, como un acorde único, las notas fundamentales de nuestra vida. Esa referencia al deseo y al acorde en el contexto de tal ciudad nos deja en las puertas del libro de José María Herrera que quiero comentar, aparecido el año pasado en Los libros de fronterad y titulado Los archivos de Alvise Contarini

Desde fronterad

Xesus Vázquez

La pintura es la caza infatigable –a veces fracasada– de lo lejano ausente. Acto y actitud melancólica de caza sin fin. Pues sólo el melancólico ve sin pausa, por todas partes, la huella de lo perdido maravilloso. La impresión de una potencia que fue verdad. El Maná. El melancólico vive, efectivamente, en el naufragio. Ve surgir lo perdido en medio de lo irrecuperable. Incesantemente está asomado al tiempo.
Max Blecher

Apostillas a Max Blecher Ioana Zlotescu Max Blecher (1909-1938) pertenece a aquella estirpe de autores implacablemente decididos a afinar su espíritu en una incesante e innovadora búsqueda en pos de la expresión más acertada, al margen de cualquier norma preconcebida, para dar fe del misterio del hecho de vivir y sus consecuencias. En un sencillo y hermoso ensayo de 1935 en torno al poeta Paul Valéry enjuicia negativamente el enquistado «formalismo estético» del francés frente a la «espontaneidad interior o
Rothko

Viaje a Rothko, el guardián del color Antón Patiño Espacio-tiempo como absoluto cromático en Rothko. Asistimos a la reverberación de las masas de color en ámbitos de interacción. Quietud contemplativa y ensimismamiento que otorgan una poderosa carga de sentido al vacío. Hay un magnetismo poderoso en este vacío central y desde luego este pintor nos lo hace sentir como pocos. Una posición radical aparece entonces, percibimos que la raíz de todo está en el silencio. En un determinado poder introspectivo

COMPARTIR

Librerantes | Distribución de libros y más…