Inicio»Puentes»Comenzar a leer»Y que vuelva a entrar algo de aire. Por Alberto Beceiro

Y que vuelva a entrar algo de aire. Por Alberto Beceiro

0
Compartidos
Linkedin Pinterest WhatsApp
 

21 LIMPIEZA A DOMICILIO

Estoy esperando a que llegues, mires
y camines
por toda la casa
como antes
de desordenarla.

Esperándote
a que vuelvas
para parecer de nuevo
alguien bueno
y pienses, con calma,
qué hacer
con este desorden
a punto de hacerme
enloquecer.

Y que vuelva
a entrar algo de aire
por las ventanas,
como antes
—mucho antes—
de que dijeras
aquello
de que esto
se ha terminado.

RUTA

Esta noche desde el sofá
he vuelto al principio.
Con vosotros y conmigo.
Recuperando por un momento
la humedad y el frío
que compartíamos
en tránsito hacia la condensación,
hasta alcanzar
sobre nuestros dedos
el punto de rocío.

He vuelto a respirar,
bajo un cielo alargado,
nuestras voces descompuestas
en cristales
que penetraban las vías respiratorias
hacia el cerebro,
inhibiéndolo de la lluvia
y de las pulsaciones
que nos magullaban el cuerpo.

He vuelto a acercarnos,
aunque ya no alcancen las manos
para roer las vocales
ni los huesos,
ni para arrancarles el salitres
y recuperar algo
de lo que podíamos hacer
con ellos.

HASTA EN EL INFIERNO

Tienen razón quienes afirman
que un amigo es para toda la vida.
No se refieren al mengano
que hizo con nosotros la escuela
y al tropezárnoslo por la calle
paramos a por un café
para ponernos  al día.
Hablan, por el contrario,
de un vínculo más recio
y un afecto más honesto
que el de las familias.

Un amigo es exigente.
Reclama sinceridad, perdón y lealtad.
Por eso es muy difícil
que una persona, extrovertida o no,
arisca o cordial, da lo mismo,
alcance en su vida
más de uno o dos amigos
de verdad.
Pueden contarse
con los dedos de una mano.

Bien.

Solo espero
que alguien
me presente a los míos
alguna vez.

 

 


Puedes encontrar —o encargarlo, si en ese momento no lo tienen— Crónicas del último videoclub en estas librerías. Si no ves en el mapa una que te quede a mano, escríbenos a librerantes@librerantes.com, a veces se nos pasa actualizar el mapa, y no están, seguramente, todas las que son…

Crónicas del último videoclubCrónicas del último videoclub habla en primera persona. Es un poemario que nace de la observación de la vida cotidiana, siempre ruda y severa, forjando una escritura paciente en donde la nostalgia y la introspección van de la mano. 

Compuesto de cuatro apartados que reciben el título de una película, estos poemas no pierden la idea de conjunto, pues componen un retrato sobrio y lacerante de la vida ordinaria, tendiendo un universo compartido con el lector. La soledad, la dificultad de situarse en el entorno, el paso del tiempo, el movimiento pendular del amor entre el idilio y el dolor, dan lugar a unos versos que para el lector serán los que hubiera podido escribir.

Crónicas del último videoclub es una celebración de la poesía, es desnudez y sencillez.

El autor

Alberto Beceiro (Ferrol, 1982) es licenciado en ciencias Políticas por la Universidad de Santiago de Compostela. En 2006 se traslada a Madrid, donde reside desde entonces. Colabora en distintos colectivos literarios como Salto al reverso y Letras & Poesía.

Este es su primer libro.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.