Inicio»Puentes»Comenzar a leer»Vidas mías, de Enrique García Ballesteros

Vidas mías, de Enrique García Ballesteros

4
Compartidos
Pinterest Google+

Portada del libro Vidas mías

[Avance de Vidas mías, editado por Ediciones Lupercalia].

Ya digo que no es que no hubiera comido antes carne humana, pero aquel día de San Valentín fue un momento verdaderamente especial. Aunque no soy dado a las celebraciones comerciales, me sentí especialmente cercano a esa muchacha hermosa, de mirada perdida y soñolienta, que me quería bien. Y yo quise demostrarle que mi amor por ella era creciente, y dar una muestra de compromiso deleitándome con la degustación de uno de sus pezones, firmes y duros, envueltos por una aureola oscura de pequeño diámetro. Me comí el izquierdo, pues disfrutaba mucho más chupándole el derecho y quise conservarlo. Fue un momento de gloria. Ella empezó gritando como gritan las actrices malas cuando las acuchillan en películas gore. Pero el chillido acabó ahogado y casi mudo por culpa del placer y del dolor. Yo mastiqué despacio, saboreando esa parte excelsa de su pecho que sabía un poco a sangre y a leche, con la textura blanda y esponjosa de una glándula. De su cuerpo manaban lentamente borbotones de un rojo oscuro intenso que recorrían su tórax y empapaban sus ingles llenando su vagina del líquido caliente, que mezclado con su flujo abundante formaba un delicado elixir algo gelatinoso que recogí eficazmente con mi lengua ágil, aplicada y no siempre obediente. Hasta aquí, cualquier cristiano que celebre la eucaristía me comprenderá. Ocurrió sin embargo algo inusitado: fue tal la implicación entre ambos y tanto el goce (quiero yo pensar que este fue el motivo) que sentí sus sentimientos y me dolieron sus dolores y pensé sus pensamientos y fui quien ella era en ese momento y para siempre. A partir de entonces se produjo en mí una pequeña revolución. Comerme o simplemente probar a mis congéneres, pasó del gusto a la necesidad. Me convertí en un extraño adicto a los demás, a la vida de los otros, a vivirla como si fuera mía, a verme y verlo todo desde sus ojos y desde su corazón, desde su pensamiento. Cada cuerpo que probaba me transmitía todo su ser, su pasado, su presente y su futuro, excitaba mis sentidos y sumaba su inteligencia y sus experiencias a las mías y a las de todos aquellos otros que se habían integrado de forma aparentemente permanente en mi propio yo. Al mismo tiempo, parecía que acumulaba vidas a la mía, como los avatares de un videojuego, que cada hombre o mujer cuya carne consumía me ofrecía nuevas posibilidades de mantenerme con vida ante cualquier eventualidad, me protegía de cualquier daño físico y consolidaba mi camino hacia la inmortalidad. Por primera vez me sentía de algún modo como un vampiro: sediento de sangre, hambriento de carne humana. El único fin era satisfacer mis deseos de conocimiento, mi curiosidad insana.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.