Inicio»Gente de letras»Conversaciones»«Tendrá futuro quien monte una librería por pasión, no por ganar dinero». Una conversación con Javier Rodríguez

«Tendrá futuro quien monte una librería por pasión, no por ganar dinero». Una conversación con Javier Rodríguez

5
Compartidos
Pinterest Google+

La librería de Javier, en Alcalá de Henares 

«Soy  librero gracias a un catedrático de literatura»

Nueva entrega de la serie de entrevistas a libreros promovida por La umbría y la solana, esta vez con javier Rodríguez [la Librería de Javier], por María Luisa Fuentes, en el blog de La umbría y la solana

***

Javier Rodríguez compró el local de su librería en 1992. Y pasó un año decorándola y amueblándola con piezas de sus abuelos, que hoy sirven de acogedores expositores de libros: el baúl con el que emigraron a Venezuela, la mesa de relojero, una mesita con dos sillones donde desayunaban… Hoy, la Librería de Javier es un referente no solo en Alcalá de Henares, donde abre sus puertas, sino en todo el país. 

¿Los españoles nos interesamos poco o mucho por Portugal y su literatura?

Yo creo que no. Leemos mucha literatura italiana, francesa, inglesa… pero portuguesa muy muy poquita.

¿Qué te piden más tus clientes, novela portuguesa o poesía árabe?

Ja, ja, desde luego, novela portuguesa, Pessoa, sobre todo.

¿Qué título imprescindible de las letras lusas deberíamos haber leído antes de los cuarenta?

Me gustó muchísimo La reliquia, de Eça de Queirós. Está en Acantilado y de vez en cuando lo recomiendo. También algo de Pessoa…

El retorno [Dulce María Cardoso]¿Qué escritora portuguesa de hoy merecería mucho más reconocimiento en España del que tiene?

Voy a leer El retorno, de Dulce María Cardoso, ya he empezado y me ha encantado lo que llevo…

¿Colocas en lugar destacado de la librería los títulos con buenas críticas o sigues tu propio olfato?

Nunca me dejo llevar por las críticas. Pongo más a la vista los libros que sé que van a solicitarme
algunos clientes, pero tengo una estantería muy a la vista donde mis clientes van a ver qué les descubro. Ahí pongo títulos que valgan la pena, que no sea el típico best-seller, sino un libro que descubra un nuevo autor, una nueva literatura de un país extraño, una historia impresionante…

¿De niño ya querías ser librero o la vida te ha traído hasta aquí?

¡Qué va! De niño, mi abuelo me enseñó relojería y de joven, me encantaba la psicología. Al final me apunté a Ingeniero de Caminos, y como me encantan las matemáticas, pues la acabé. Empecé a trabajar como ingeniero, pero al cabo de unos años me notaba raro, en ocho años no había leído ningún libro de literatura, y no era feliz conmigo mismo. Entonces, pasó por mi vida un catedrático de Literatura y gracias él soy librero.

¿Hay alguna librería en algún rincón del mundo que te guste especialmente?

Hay una librería que fue la que me inclinó a montar esta, pero que desapareció; estaba en Cambridge. Le hice muchas fotos y se las pasé a una amiga artista, que me hizo una maqueta, que la tengo colocada en la pared; aquella librería ha sido siempre mi horizonte; la mía es prácticamente una réplica.

¿Qué futuro le auguras a las librerías?

Tal como están concebidas no le veo mucho futuro, a causa de la venta por internet; sí le veo futuro al librero que monta una librería no por ganar dinero, sino por pasión.


Puedes ver aquí todos los libros de La umbría y la solana y, sobre todo, el detalle de las librerías donde podéis encontrarlos y encargarlos. Librerías como la de Javier.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.