Inicio»Puentes»Comenzar a leer»Tamara Domenech. Conversaciones con madres

Tamara Domenech. Conversaciones con madres

Comenzar a leer

0
Compartidos
Pinterest WhatsApp

La razón

Estos poemas fueron escritos durante el año 2015 a partir de conversaciones que tuve con mamás en la puerta de la escuela donde van mis hijos.
Personas con las que comparto mi vida, sin ser amigos, compañeros, familia y con quienes tenemos conversaciones urgentes.
Cómo se sienten los niños en la escuela, si comen bien, si el gobierno envió el menú que prometió, cómo se tratan con los docentes, con otros niños, si aprenden, qué aprenden, si les cuesta algo, cómo se soluciona, cómo mejorar un aula, quién compra qué cosa para que la escuela sea lo más parecida a un castillo, más que a una institución verde gris sin ningún cuadro  foto que vuelva afectivas las pareces, de algún modo.
Cuántos trabajos tenemos que tener para llegar a fin de mes, cuántas horas dormimos, qué placeres nos damos una vez cocinamos, bañamos y acostamos a los chicos.
La necesidad de tener una casa, un solo trabajo, más tiempo libre, arreglar la escuela, organizar festivales de cine y pochoclo para que disfrutar no sea sólo gastar dinero sino estar con otros.
Estos poemas fuerza mujeres fuerza escuela fuerza.
Donde podría no haber palabras yo las prefiero.
Ir contra la corriente informativa hacia una actividad concreta; preguntarnos cómo lugares comunes: veredas, pasillos, puertas que pasamos y cerramos, lugares que ocupamos en la sociedad, qué tan comunes o especiales queremos que sean.
Cómo nos interpela la diferencia y qué posición adoptamos frente a la desigualdad.
Dos personas pueden hacer un montón de cosas.
El arte para mí es convertir lo que vemos, tocamos, somos en otras, insospechadas y hermosas.

Tamara Domenech

Lunes 13 de julio de 2015

Es la única persona en la que confío.
él lo sabe.
Y le pasa lo mismo.
Pasé tantas cosas y me entendió.
Yo creo que el amor es que nadie te juzgue.
No es una crítica.
No creo en eso de que existan críticas constructivas.
Para mí es un error.
Las críticas destruyen aunque uno no tenga la intención.
Las veces que critiqué, herí.
Y cuanto me criticaron me hirieron.
Me gustaría que perdonar sea fácil.
Revolver la olla de la noche.
Para mí las relaciones son así.
Yo pienso antes de prender el fuego.
Hago mandados.
Para que otro venga y diga qué asco.
Yo no quiero esto.
Qué otra cosa hay de comer.
Y soy sincera.
Nada.
Y que se levanten de la mesa los que se tengan que levantar.
Menos él, que le gusta todo lo que yo hago.

 


Con el texto bajo el epígrafe La razón abre la autora La escuela, el castillo. Hemos seleccionado también uno de los poemas del libro, que puedes encontrar —o encargarlo, si en ese momento no lo tienen—  en estas librerías. Si no ves en el mapa una que te quede a mano, escríbenos a librerantes@librerantes.com, que te la buscamos.

Cubierta de La escuela, el castillo. De Tamara Domenech
Cubierta de La escuela, el castillo. De Tamara Domenech.

Tamara Domenech nació en La Plata, Provincia de Buenos Aires, en 1976. Vive y trabaja en la Ciudad de Buenos Aires. Es Licenciada en Comunicación Social (UNLP), Diplomada en Gestión Cultural (UNSAM), Profesora del Nivel Superior (UTN), escritora, editora y artista visual. Entre otros libros, ha publicado Una burbuja en el pico de una botella (Eloísa Cartonera, 2020), En tu día (Nebliplateada, 2019), Posibilidad (Editorial Maravilla, 2019), Ilusión (Biblioteca Popular Ambulante, 2016), Recolección (Zindo & Gafuri, 2015), Poemas en el jardín (Zorra Poesía, 2010), Las elegidas y Ropero (Ediciones Belleza y Felicidad, 2009), Familiares (Zorra Poesía, 2009) y ¡Yapa! Antología de pesadillas con finales felices (Capitán Minerva, 2008). Actualmente se desempeña como docente universitaria y dirige Ediciones Presente.

Los poemas de este libro fueron escritos durante el año 2015 a partir de conversaciones que la autora tuvo con otras madres en la puerta de la escuela donde iban sus hijos. Desde el principio, el volumen adquiere el tono de un tratado interesantísimo sobre el amor, el desamor, los sueños y las frustraciones.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.