Entradas Etiquetadas

Newcastle

El intruso electrónico. La TV en el espacio arquitectónico [Jorge Gorostiza]

«En este momento de cambio es fundamental recordar y analizar lo que sucedió cuando apareció este artefacto, convirtiéndose en un intruso que afectó tanto a la vida de todos los ciudadanos, como a los lugares donde se instaló.» Hoy el telespectador ya no es un sujeto pasivo que soporta lo que emiten las cadenas, sino que elige su propia programación, gracias a que el televisor también recibe lo emitido por otros dispositivos. A pesar de ello, el receptor de televisión
televisión

En diciembre de 1963 mi padre compró un televisor alemán de la marca Körting, algo que en principio no parece extraño, si no fuera porque en Canarias, donde vivíamos, aún no habían comenzado las emisiones de la televisión, por lo que a veces lo encendíamos, nos sentábamos delante de él y nos poníamos a ver una nieve en blanco y negro, que parecía caer sin descanso, haciendo un ruido parecido al de los

Una sensación de leve molestia distingue mi recuerdo más temprano. La persiana está echada, el cuarto completamente a oscuras. Es de noche. Aún no debe de ser muy tarde: siempre me acuestan pronto, tan pronto como se ha puesto el sol. Me han dejado solo en la cuna, protegida a los pies y en sus dos flancos por altas barandas metálicas. En aquel momento me examino a mí mismo desde lo alto, en un plano

Al principio se quiso enclavar a Émile Michel Cioran en el movimiento existencialista, pero el existencialismo, pese a su dureza, perseguía algún propósito moral, alguna forma de compromiso. Cioran, para quien Sartre era «un hombrecillo de ideas y vida patéticas», y que dijo del terrible Eclesiastés bíblico que le parecía «demasiado ingenuo», excavaba aún más hondo, quería (o no podía evitar) llevar la negación y la duda hasta sus últimas consecuencias: desenmascarar a todos los ídolos, demoler todas las ilusiones, no aferrarse a ninguna certeza. Para él, toda la filosofía
Manuel Moyano

Tantas cosas que empiezan y acaso acaban como un juego, la vida es poco más que eso, Julio, supongo que te haría gracia encontrar tu tumba sembrada de rosas, guijarros y caracolas, leer las notas que otros fueron dejando en ella desde el comienzo del verano, escritas en papelitos rayados o directamente sobre la lápida, al carboncillo, como efímeros grafitis que borrará la lluvia. «Jalepa ta kala, y mate amargo. Cronopio, sos mi baldosita preferida», firma Larissa. «Julio de mi
María Yuste

Mi madre estaba embarazada de mí cuando mis padres compraron nuestra casa frente a la estación de tren. Y en pleno parto se mudaron de un edificio medio en ruinas en el centro del barrio a esta zona en extensión donde antes se había erigido la industria de la ciudad. Concretamente, nuestro edificio lo levantaban sobre el terreno de unos antiguos hangares de la Renfe. La vivienda, de protección oficial, la construía un tal Francisco González que remataba su prestigio inventado con la comodidad de una cocina amueblada (a excepción
Carlos Salazar

Carlos Salazar Fraile es arquitecto y profesor de proyectos arquitectónicos y del Master de Paisajismo en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Valencia. Participa habitualmente en talleres, conferencias y mesas redondas de arquitectura y paisaje de otras universidades de España y del extranjero. Está muy vinculado al mundo del arte, ha participado como arquitecto en exposiciones individuales y colectivas, y colabora con artistas. Escribe regularmente en Diario Levante, realiza críticas de libros y eventos de arquitectura. También participa

Dentro de la serie El que no es feliz es porque no quiere esta semana siguen llegando libritos guapos a las librerías. Guapos y reguapos. Vamos a presumir, pues Empezamos con Vida de provincias, el último que ha llegado a nuestro pequeño al a par que coqueto y funcional almacén. Publicado por primera vez en el año 2014, Vida de provincias –ahora reeditada con nuevos textos– es un libro sorprendente: oscuro y a la vez divertido, una sátira triste, la crónica de una infancia

Lo decimos muchas veces cuando no nos escuchan los autores: qué tostón el tener que acudir a la presentación de un libro. Pocos compromisos hay más pesados, más aburridos, más difíciles de evitar sin quedar mal, o regular. Y lo cierto es que estos actos para mayor gloria del autor y sus padres y sus primos, son una pesadez inaguantable. Recuerdo una ocasión —la tengo grabada a fuego en mi memoria, de tan mal como lo pasé— en la que un autor

Siete semanas en Irán. Por Patricia Almarcegui Un libro tuvo la culpa. Fue un libro de viajes por el mundo oriental de Edward Said, el mismo en que basó su tésis doctoral, el que inspiró la carrera de Patricia Almarcegui, quien conoce de primera mano el mundo árabe; ha vivido en Egipto, Yemén, Omán, Túnez, India, Líbano, Siria o Irán. Ha convivido con su gente. Viaja mucho, y siempre acompañada de libros y un cuaderno donde anotar sus experiencias. Su