Entradas Etiquetadas

narrativa

5ª Reunión de nuestro [esto NO es un] Club de lectura. Librerando en Enclave de libros En esta obra, el autor evoca al romanticismo alemán y recupera motivos conocidos de la literatura europea como el Doppelgänger, nuestro doble fantasmagórico, el mal que vive en cada uno de nosotros. El califa cigüeña (A gólyakalifa) es la primera novela de Mihály Babits, escrita en 1916. El protagonista de la novela, Elemér Tábory —un apuesto joven y destacado estudiante que espera un futuro brillante—, es

En su mano izquierda, levantada, sostenía el libro que estaba leyendo. En un momento dado el niño dejó el libro, y con los dos dedos libres de su mano derecha, el índice y el pulgar, comenzó a dibujar letras en un cuaderno que mantenía abierto con mucha dificultad. «Entonces –afirma– tuve la certeza de que estaba presenciando una verdadera pelea, y que, con el simple acto de escribir, el chaval estaba derrotando al dolor de la herida.

Las páginas de este libro se cierran igual que se abrieron, con la desconsolada visión de una patria que muere. Pero, ¿Qué es —hoy, aquí, para una mente únicamente labrada por la paideia contemporánea— una patria? La extrañeza nos expulsa de la pregunta.

4ª Reunión de nuestro [esto NO es un] Club de lectura. Librerando en Enclave de libros Lídia Jorge es muy inteligente en la forma en que ilustra el equilibrio de las situaciones. Por un lado, las ideas equívocas sobre la ayuda humanitaria. Por el otro, el desencuentro de las familias «En esta última novela de Lídia Jorge vuelven a asomar interrogantes sobre los modos de vida de nuestras sociedades occidentales y sus derivas destructivas. Aunque el foco de la narración

Su prosa tiene tanta riqueza que los sentimientos del lector afloran con más énfasis que con las lecturas de cualquier poema. Miró es un prosista que nos permite alcanzar toda la conciencia y comprensión de la delicadeza propia y ajena.
Sermón de San Antonio a los peces [Antonio Vieira

La umbría y la solana y sus libros El año 2016, en el curso de un acto celebrado en una céntrica librería madrileña, se presentó la editorial La Umbría y la Solana. Su intención declarada era difundir la literatura portuguesa, al par que obras infrecuentes de otras literaturas. Hoy, a la vista de las publicadas, es obvio que la selección se está haciendo con exquisito criterio. Los primeros títulos nos devolvían junto a un raro André Malraux, libros de Almeida Faria,

Que no se trata solo de leer La semana pasada volvimos a reunirnos en torno a un libro en Enclave de libros. Librerando. Leemos, comentamos, y luego nos vamos al bar de al lado para seguir y por no abusar —más— de la librería que nos cede su espacio. No nos lo pasamos mal, es la pura verdad. …ecos de ese otro mundo misterioso e inmenso por el que el autor siente un «doble y contradictorio sentimiento de fascinación y

Fernando Villamía presenta El sistema métrico del alma en la librería Pynchon&Co. Este volumen de relatos de Fernando Villamía dará sin duda a los lectores idea de la intensidad de una escritura tirante y perturbadora. Su mundo narrativo se alza sobre un culto a esas anomalías que hacen vibrar secretamente la vida cotidiana. Nadie suponga, sin embargo, que El sistema métrico del alma es un conjunto de relatos dominados por la fantasía desmadejada o la propensión sin tasa hacia lo sobrenatural:

Presentación de El intercambio, de Fernando Aleu Centrada en torno a un hecho real, el intercambio de prisioneros de los ejércitos aliado y nazi que se celebró en Barcelona durante la Segunda Guerra Mundial, El intercambio es una novela de amor y de amistad, de intriga, espionaje y aventura. En mitad de la Segunda Guerra Mundial, los aliados y Alemania acordaron llevar a cabo un intercambio de soldados prisioneros de Guerra al final de la cruenta campaña militar del Norte
958-de-profundis-9788494832772

I En enero de 1943, en un vagón de primera clase del tren procedente de Roma, viajaban seis personas cómodamente arrellanadas en las butacas rojas. En el largo pasillo envuelto en tinieblas, unas formas humanas deambulaban en la penumbra, poco dispuestas a pasar toda la noche en pie. De vez en cuando, una de ellas abría la puerta y pedía a los viajeros que se alternasen en el descanso o que, al menos, se estrecharan un poco para crear un