Entradas Etiquetadas

Libros de trapisonda

Hertha Nathorff. Traducido por Virginia Maza y con espléndido frontispicio de Carlos Forcadell Por Esther Peñas Muy buenas tardes, sean bienvenidos cada uno de ustedes, ya vosotros, a este tercer encuentro en torno a la lectura que organiza Librerantes; gracias Raquel Blanco por ser bujía, y a María y Pino por cedernos Enclave como lugar para la palabra. Hoy nos convoca Hertha Nathorff, de nombre legal Hertha Einstein, pariente del Nobel y de Carl Laemmle, uno de los fundadores de
Librerando-Diario-alemana

3ª reunión del club de lectura Librerando Comandado por la gran Esther Peñas, en un marco incomparable como es el de la prestigiosa librería Enclave de libros (al ladito de Tirso de Molina, en el 16 de la calle Relatores), Librerando, un club de lectura a la altura de los libros que nos traemos entre manos. Esta 3ª reunión será el próximo 21 de noviembre girará en torno a Diario de una alemana, de Hertha Nathorff. El libro de Nathorff forma parte con toda justicia de los grandes

¿Qué hicimos para merecer aquello? Por P. Ingelmo Tras atravesar la densidad intelectual de Icaria, Trapisonda nos entrega un magnífico complemento en un librito, deliciosamente editado, que nos va a hacer caminar por el día a día del dibujo global de Uwe Timm. En Diario de una alemana, texto recuperado por esta editorial valenciana y que se añade a los testimonios de muchos de los que sufrieron la barbarie nazi, vamos a conocer cómo se van desarrollando los hechos desde que Hitler

28 de abril de 1939, Hertha Nathorff, se embarca con su marido rumbo a Nueva York en el puerto de Bremerhaven, a bordo del Bremen, donde se habilita un rincón para judíos. Atrás deja las tumbas de sus antepasados en un cementerio profanado de su pequeña ciudad meridional, la visión de los escombros de la antigua sinagoga, el olor de una primavera incipiente que sin embargo preludia un largo otoño tenebroso «¡Qué hermosa sería esta tierra si no ondearan banderas con

Una cosa es la ciudad real y otra la que uno crea en su mente, la que a uno le gustaría que fuese, se construye con una mezcla de nostalgia y anhelos. Durante los años de entreguerras, se gestaron las vanguardias al tiempo que se tendían puentes más allá de las grandes ciudades europeas. De este modo Budapest, no era solo la capital húngara sino que era al mismo tiempo Paris, Berlin, Viena, etc. Así teje los pasajes de esta obra
Budapest. Guía para marcianos

¿Por qué este libro? Budapest. Guía para marcianos, de Antal Szerb. Por Pablo Martínez de Pisón, editor de Libros de Trapisonda Aunque sería difícil precisar su género —¿apuntes de viaje?, ¿colección de microrrelatos? ¿poema en prosa?— su contenido habla por sí mismo: es una declaración de amor hecha por el escritor, con el tierno entusiasmo de un enamorado a su ciudad natal. Nunca sabremos la opinión que se forjó de Budapest ese discreto marciano al que una mañana el autor muestra

Lánchíd, el Puente de Cadenas Tal vez sea lo primero que debamos elogiar. Budapest es la ciudad de los grandes puentes. El Puente de Cadenas se construyó a principios del siglo pasado, a lo largo de muchas décadas, con un sincero entusiasmo colectivo. Sobre él cantó el poeta Emil Vidor, por lo demás, un perfecto desconocido, en la edición de 1842 del Athenaeum: Bajo las olas enterraron el grano del cual –avergonzaos, tercas aguas–, brotará un día el arco triunfal,

Apenas había salido el tren, mi compañera, esa que no llevaba pasaporte, se durmió. Se ve que el golpe de las ruedas y el balanceo del tren actúa sobre la conciencia humana adormilándola. Por suerte para mí, durmió hasta la misma Viena. Ocurrió en cambio que tuve otros dos acompañantes en el compartimento del tren. Estaban sentados enfrente de mí y hablaban en alemán. Uno de ellos era un hombre corpulento, ancho de hombros, de mediana edad y bien afeitado.