Entradas Etiquetadas

Librerías

Sobre algún pecado y lo difícil que es dar las gracias sin quedar demasiado moñas Esta quincena, como me han dicho ya dos libreros —a los que además les tengo aprecio sincero, que …

«No tiene un nombre glamouroso, una etiqueta que se pueda poner de moda. No tiene el atractivo de la novedad, son cosas que hemos oído una y otra vez. Conocerse, actuar con honestidad… …

Así lo cuentan desde Muga. Librerantes… ¿Quiénes son? ¿Qué son?  Librerantes es un proyecto que nace desde dentro del mundo del libro para enriquecerlo. Librerantes es un proyecto excéntrico que surge desde la …

Perder ciudades dos viajes en el siglo XXI, de Hilario J. Rodríguez (New Castle, 2015) Que son muchos libros los que se publican en este país y que esto no parece que pueda …

El loco mundo del libro. Palabra de librero (II) Antes de comenzar la segunda parte 1 de esta serie sobre el mundo del libro sería bueno desmitificar y poner en conocimiento algunos puntos …

Uno de mis hermanos solía explicar las habituales dificultades de convivencia en los pueblos, los odios ancestrales que se tenían los unos a los otros, el mal que se desean, por la imposibilidad de no ver durante un tiempo al que tan mal te cae, no poder alejarte de él; en lugares donde vive tan poquita gente no es fácil no coincidir, por no decir imposible. De manera que tienes, sí o sí, que tomarte el café en el bar cada mañana con el tipo que le dijo no sé qué a tu hermana, o con el que movió la linde a su favor para arañar «ya ves tú, qué miseria de tierra». Todas y cada una de las mañanas, a ese mismo tipo. Es complicado.

A finales del siglo pasado y principios de èste, todo iba bien en el mundo del libro. Para que entiendan que hablo con conocimiento de causa, aclaro que he estado en los dos lados del mapa editorial, previamente a ser librero pasé por el mundo comercial dentro de nuestra pequeña distribuidora familiar. En esa época las novedades estaban expuestas entre 30 y 60 días. Daba tiempo de sobra a que el librero se empapara de las mismas, tomara cariño a algunas y supiera qué y cómo venderlas.