Entradas Etiquetadas

Librerías

Así lo cuentan desde Muga. Librerantes… ¿Quiénes son? ¿Qué son?  Librerantes es un proyecto que nace desde dentro del mundo del libro para enriquecerlo. Librerantes es un proyecto excéntrico que surge desde la periferia (como Librería Muga, por cierto…) para llevar los libros al único centro sobre el que gira este universo: los lectores. Esto es lo que digo yo de Librerantes. Y esto es lo que dicen en su web sobre quiénes son y qué hacen. Son un conglomerado de

Cuando tenía 17 años y viajé por primera vez al extranjero decidí empezar una particular tradición: entrar en cualquier librería de alguna ciudad europea y preguntar si tenían algún libro de Mercè Rodoreda. Desde entonces lo he repetido siempre que he podido. Pero la diferencia entre preguntarlo en librerías comerciales de gran tiraje o hacerlo en librerías pequeñas no se distingue en el hecho de encontrar más o menos ejemplares de In Diamond Square o Rue des Camélies

Actividad en familia. Presentación de El dragón que se comió el sol y otros cuentos de la baja Casamance, de Ana Cristina Herreros y Daniel Tornero Rojo Actividad familiar en la que conoceréis un nuevo proyecto solidario Es de noche en la Baja Casamance, a la luz de la hoguera se oyen unas palabras: «Voy a contar un cuentooooo». Los que escuchan responden: «Te escuchaaaaamos». Y ya comienzan los cuentos que hablan de dragones que traen la lluvia, de serpientes

Cuentacuentos para niños y niñas a partir de 3 años. Actividad gratuita para toda la familia Pepa mariscadora de Cuentos es una cuentera que lleva muchos años contando cuentos a niños y niñas por toda España. En diciembre tendremos la suerte de que haga una parada en la Alberti para contarnos algunos de los cuentos más bonitos de la editorial Tramuntana. Edad recomendada: a partir de 3 años Duración de la actividad: 1h Actividad gratuita ES NECESARIO RESERVAR PLAZA. Reserva llamando

Presentación del número monográfico Grecia, entre la tragedia y la rebelión de la revista Ábaco de cultura y ciencias sociales (www.revista-abaco.es). Contaremos con la presencia de uno de los autores, José Manuel Querol, y del editor del mismo, Daniel Marías (ambos profesores de Humanidades de la Universidad Carlos III de Madrid), así como de Irene Martín Cortés (profesora de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Madrid) y con representación institucional de la Embajada de Grecia en Madrid. Este número de Abaco trata

Perder ciudades dos viajes en el siglo XXI, de Hilario J. Rodríguez (New Castle, 2015) Que son muchos libros los que se publican en este país y que esto no parece que pueda pararlo nadie da fe la mesa de novedades de cualquiera de las librerías medianas de cualquier ciudad: libros que se apilan en torres; algunos, los menos, a elección del librero y su parroquia; otros, los más, a elección del comercial asignado a la zona, o del propio editor

El loco mundo del libro. Palabra de librero (II) Antes de comenzar la segunda parte 1 de esta serie sobre el mundo del libro sería bueno desmitificar y poner en conocimiento algunos puntos que muchos de los lectores y clientes de una librería no suelen tener presente: El librero no pone los precios de los libros. Los libros son de los pocos artículos que tienen un precio fijo e invariable. Por ley, el descuento máximo que se puede hacer a

Uno de mis hermanos solía explicar las habituales dificultades de convivencia en los pueblos, los odios ancestrales que se tenían los unos a los otros, el mal que se desean, por la imposibilidad de no ver durante un tiempo al que tan mal te cae, no poder alejarte de él; en lugares donde vive tan poquita gente no es fácil no coincidir, por no decir imposible. De manera que tienes, sí o sí, que tomarte el café en el bar cada mañana con el tipo que le dijo no sé qué a tu hermana, o con el que movió la linde a su favor para arañar «ya ves tú, qué miseria de tierra». Todas y cada una de las mañanas, a ese mismo tipo. Es complicado.

A finales del siglo pasado y principios de èste, todo iba bien en el mundo del libro. Para que entiendan que hablo con conocimiento de causa, aclaro que he estado en los dos lados del mapa editorial, previamente a ser librero pasé por el mundo comercial dentro de nuestra pequeña distribuidora familiar. En esa época las novedades estaban expuestas entre 30 y 60 días. Daba tiempo de sobra a que el librero se empapara de las mismas, tomara cariño a algunas y supiera qué y cómo venderlas.

Esta reseñita va dedicada: A Enrique. Para que no se enfade cuando me enfado cuando dice lo de literatura para mujeres. Y a Lola. Para que se lo lea. De niña, mucho antes de tomar conciencia de a qué podía querer referirse alguien cuando, desde esa altura desde la que que se habla cuando uno no se ha dado cuenta aún de la descomunal metedura de pata que supone ponerle a un texto la etiqueta de «literatura para mujeres», meter en el mismo