Entradas Etiquetadas

Librerías

captura de pantalla sr scott

Muchas novedades en nuestra charla Alberto Beceiro, editor de Sr. Scott: nos fuimos a la nueva sede de la Librería Lé, muy cerquita de donde estaban antes, ahora en el número 8 de la calle Alberto Alcocer de Madrid
famos crema de manos

Golpeaba un bote de crema de manos con dosificador contra el otro, uno encima del otro, boquilla contra boquilla para que el de arriba soltara toda la que le quedaba y pudiera acabar así dentro del otro, cuando ha entrado mi hija, «Qué haces, mamá». Me ha mirado completamente extrañada, tras un rápido intento de entender… cuando ha caído al fin, descifrando la escena. «No quiero que se desperdicie», le he dicho, convencida y cortante, porque me ha mirado como si fuera poco menos que una excéntrica avara
La primavera

La foto es al lado de casa, justo bajando mi calle, a unos doscientos metros. Suelo contar que vivo al norte de Madrid, muy al norte, si bajas mi calle corriendo ya te sales del pueblo. Cuando vinimos a vivir aquí había tan poquita gente aún que nos saludábamos por la calle
somoslibrerantes lidia jorge

Las distribuidoras somos intermediarias, conseguimos que los libros que publican las editoriales con las que trabajamos lleguen a las librerías, contaditas, con las que trabajamos. No son muchas, son las mejores, me parece
Yvonne Paraf

Yvonne Paraf cosiendo libros en su cocina, durante la noche, en plena ocupación alemana, en París. Esos libros eran los que después llegaron a ser Les Éditions de Minuit pero que en esos momentos se escribían, publicaban y difundían «contra toda esperanza». Esa foto es el archivo más antiguo en la carpeta de libros…

De niña, antes de haber oído, saber siquiera que existía algo como «literatura para mujeres», me parecía que sólo las mujeres sabían contar historias de verdad, ponerles todos los detalles, prestar atención. Porque …
Librería De Mujeres Tenerife

Hace cuatro años publicaba Izaskun Legarza, librera de espíritu y profesión, una nota en el blog de su Librería de Mujeres de Tenerife; cumplía por fin seis años seis. Me imagino el subidón, …

Contestan a nuestras preguntas como si fueran una sola voz, salvo en la parte de gustos personales, donde de todas formas verán que coinciden al menos en parte. Marian y Teresa son las …

Cuesta un huevo mantener una librería a flote. Si nos vamos al carajo, los editores, y más los pequeños, van detrás de nosotros por ende. Mantener la librería nos cuesta un esfuerzo sobrehumano. ¿Qué le voy a pedir yo al pequeño editor que ya tiene más que suficiente con su esfuerzo? Quizá sería interesante el depósito estable. Un grupo editorial que sea pequeñito y que necesite su representación en las librerías necesita de ese depósito estable que se renueve y actualice. Y con cierta flexibilidad en la devolución y el cobro.

—¿Pero tú llevas libros a todas las librerías, mamá? —me pregunta mi hija hipotética. La de verdad, 15 años que me tiene, háganse cargo, no les voy a contar qué cuestiones me plantea, pero que da para una sobremesa larga lo de qué leen ahora los adolescentes y cómo, por ejemplo.