Entradas Etiquetadas

cuentos

caperucita

Los secretos de los cuentos clásicos Los cuentos de toda la vida pueden ser vistos de otra manera. Para muestra un botón Soy la abuela de Caperucita, seguro que habéis oído hablar de …
mexico los quebrantahuesos

  Yo, se lo advertí, no sé contar historias. […] Lorel Manzano, en cambio, sí sabe contar historias. Lo hace magistralmente. Y ustedes están a punto de constatarlo, además, en una bella edición. …

El lector viejo Como sucede con el cuerpo y con la mente, la capacidad lectora se beneficia del aporte de la experiencia, aunque sufre igualmente los rigores del tiempo. Por un lado se …

El estilo artístico de Blake resulta inconfundible. Cercano al garabato propio del universo infantil, sus líneas trazadas con rapidez resultan espontáneas y naturales, si bien sus dibujos están perfectamente estudiados y pulidos.

¿Quieres que te cuente un cuento… …diferentes, historias que se han estado contando a los niños (y no tan niños) desde la noche de los tiempos? Cómo acercar historias de la tradición oral …

María G. Cameselle, traductora de los cuentos de Philippe de Baleine En diciembre de 1989, cuando vivíamos en Inglaterra y yo me afanaba por aprender inglés pero sin olvidar el francés, Javier, mi compañero, …

Dedicado a sus dos hijos y prologado por la propia Clarice, la breve carta a modo de prologuito de El misterio del conejo que sabía pensar nos aclara, con humor y resignación de madre inteligente, …

Los tigres son más hermosos se publicó en 1968, en pleno éxito de lo que había supuesto el redescubrimiento de Jean Rhys con su Ancho mar de los sargazos. Aunque vale la pena contextualizarlo, es importante decir que no se trata de un puñado de relatos escritos deprisa y corriendo para aprovechar la estela o la resaca de ese éxito. Los relatos de Los tigres son más hermosos habían sido escritos también durante ese período de ostracismo, de pensiones baratas, casas míseras, alcohol, vagabundeo siguiendo al que fuera su segundo marido

Fue en la librería Venir a cuento. Sábado 12, a las doce de la mañana. [La becaria acudió a la cita sin batería en la cámara de fotos. Como nos costaría un dineral …