Entradas Etiquetadas

Bala perdida

La presentaban como una mujer brillante pero a la sombra de Edgar Neville. A menudo la llamaban también «musa excéntrica», cosa que solía hacerse cuando una mente no encajaba en los patrones habituales. Hay libros estupendos sobre Neville pero, que yo sepa, ninguno tan completo en torno a Conchita Montes como Una mujer ante el espejo, de Santiago Aguilar y Felipe Cabrerizo, publicado en Bala Perdida ¿Quién era Conchita Montes? Una mujer afortunada, una mujer valiente, una persona fascinante, una maravilla capaz de robarle el corazón a Edgar Neville (¡qué personaje, oigan!)
Almario

Yolanda Arias estará firmando Almario en la caseta 28 de la Feria del Libro de Madrid, la caseta de Librerantes Las páginas de Almario se convierten en un espejo o en los despojos del que lo lee, las cicatrices de algunas heridas palpitan sin que lleguemos a acariciarlas y entonces hay algo en nosotros que se cura. A veces solo es necesario poner un nombre a ese algo que no logramos definir. El silencio, quizás. O la huella de la nostalgia. La alegre
Mi vida en otra parte

Fernando Ontañón estará firmando Mi vida en otra parte en la caseta 28 de la Feria del Libro de Madrid, la caseta de Librerantes «Lean esta novela, no se arrepentirán, está llena de vida, de fuerza y de pasión». Manuel Vilas Antía vuelve a la ciudad donde creció y sufrió una cruel adolescencia convertida en una escritora de éxito. Ahora revisita los lugares y los personajes que marcaron su vida entonces y teme hacer frente a los seres reales que regresan
Intramuros

Jaime Cedillo estará firmando Intramuros en la caseta 28 de la Feria del Libro de Madrid, la caseta de Librerantes Estos poemas son la calcomanía lúcida –y a veces sabiamente lúdica– de un hambre de vida y de futuro que, sin embargo, no se olvida de rendir homenaje a sus maestros, sus mayores. Dicen que la experiencia es un grado, pero Jaime Cedillo va un poco más allá y la destila en un licor poético de alta gradación. Instalado en ese lugar vacilante
Intramuros

Jaime Cedillo estará firmando Intramuros en la caseta 28 de la Feria del Libro de Madrid, la caseta de Librerantes Estos poemas son la calcomanía lúcida –y a veces sabiamente lúdica– de un hambre de vida y de futuro que, sin embargo, no se olvida de rendir homenaje a sus maestros, sus mayores. Dicen que la experiencia es un grado, pero Jaime Cedillo va un poco más allá y la destila en un licor poético de alta gradación. Instalado en ese lugar vacilante
la-cerillera-9788494862144

Pilar Martín Gila estará firmando La cerillera en la caseta 28 de la Feria del Libro de Madrid, la caseta de Librerantes
Conchita Montes

Felipe Cabrerizo y Santiago Aguilar estarán firmando Conchita Montes. Una mujer ante el espejo en la caseta 28 de la Feria del Libro de Madrid, la caseta de Librerantes La actriz Conchita Montes (1914-1994) rompe todas las reglas. Aunque quería ser diplomática y escritora, en el Hollywood de 1936 decide que podría dedicarse al cine y, tras un abracadabrante periplo, durante la Guerra Civil, hace realidad esta meta en la Italia de Mussolini. De vuelta a España en 1941, su relación tan apasionada

La niebla ha borrado el paisaje, el océano. Esto no se lo esperaba. Parece una señal, un mensaje: ¿buscabas el mar? Ya no está, ¡no lo hagas! Ahora estás ciega. A tientas, no tendrás valor. Pero Antía sabe que las señales siempre estarán ahí para quien quiera verlas, que detrás del suceso más insignificante, quien lo precise hallará las explicaciones que busca, mensajes cifrados del universo.

Próximamente más información La actriz Conchita Montes (1914-1994) rompe todas las reglas. Aunque quería ser diplomática y escritora, en el Hollywood de 1936 decide que podría dedicarse al cine y, tras un abracadabrante periplo, durante la Guerra Civil, hace realidad esta meta en la Italia de Mussolini. De vuelta a España en 1941, su relación tan apasionada como desprejuciada con Edgar Neville, su intelectualismo teñido de humor al tiempo que elabora El Damero Maldito en La Codorniz, un círculo de amistades formado por José Ortega y

Me asomo a este Almario con sigilo, y entro en él como todos deberíamos entrar en cualquier aventura. Sin saber. Sin conocer. Sin una opinión creada por otro que contamine mi criterio, e intuyendo la sorpresa después del punto final de cada cuento. La única referencia que tengo antes de comenzar se la debo a mi planeo rápido sobre las palabras y las ilustraciones que salpican la obra, así como la acertada elección de cada título, señal que me alerta de la importancia de este manuscrito.