Entradas Etiquetadas

9788415766384

CD Wright

Si me concedes que casi todos tenemos una naturaleza equívoca, y que cuando despertamos no nos hemos decidido sobre dónde iremos; de tal manera –podrías ver a un hombre conduciendo al trabajo con una casmisa libre
CD Wright

Cárcel dentro de la cárcel Por Marta Sanz La estadounidense C. D. Wright visitó las prisiones de su país para elaborar un reportaje en forma de poema. ‘Un gran ser nace’ de una cruda mezcla de voces y registros La poeta estadounidense C. D. Wright (1949-2016) desvela el punto de partida de este poemario-reportaje que, como señala David Eggers, remite a James Agee: «Voy a la cárcel. / Voy a visitar tres cárceles de Luisiana. / Voy pisándole los talones a

Lo que quería era trazar inequívocamente el sentir real de un tiempo duro. C.D.Wright. Un gran ser (Libros de la resistencia, 2018) Fue en Enclave de libros, donde nos podrían ir ya vaciando un cajón para nuestras cosas. Las librerías acogedoras es lo que tienen: se llenan de gente. En esta ocasión nos reunimos en torno a uno de los libros más sorprendentes y conmovedores de nuestro catálogo: Un gran ser, de la poeta C.D.Wright. Pensando en cómo contarlo se me ha ocurrido

Por la orilla de Buda Se recomienda pasear en tardes de una primavera tardía por mor de los castaños. Esta orilla del Danubio que se agazapa algo temerosa al pie de las dos colinas, apenas existe. La gente suele pasear sus perros, y una vez me encontré con un matrimonio de ancianos, el caballero llevaba chaqué y sombrero de copa gris. Si a usted le gusta dar largos paseos, lo mejor es caminar a lo largo del muelle inferior desde
CD Wright

Primer recuerdo Ella y su prima jugando a las casitas con una caja de cartón: pasto era jardín, saltamontes eran carne, barro era pan. Caerme del porche y abrirme la cabeza, dijo mientras giraba su cráneo afeitado al ras sobre su musculoso tallo     Por cualquiera que sea su valor Aquí mi amigo        su madre fue asesinada durmiendo en su propia cama A un padrastro le pegaron un tiro jugando a las cartas su hombre de