Inicio»Gente de letras»Crónica»Surcando los mares de Marau

Surcando los mares de Marau

0
Compartidos
Pinterest Google+

El viaje secreto de Elidan Marau a través del Mar de Leche de Víctor Nubla en librería Taifa (Barcelona)

Tarde del jueves. La parte posterior de la librería Taifa ha quedado sumergida en una suave penumbra sólo perforada por la luz de dos pequeñas lamparillas. Entre las sillas se desliza una ligera bruma y aparece y desaparece fugazmente un kraken de tamaño humano… Suena un piano como si estuviera lejos. Las notas se van posando dulcemente sobre lo alto de los estantes, sobre los libros, sobre las mesas, sobre las cabezas y los hombros de las gentes que van ocupando su sitio… Hemos recogido al entrar una pequeña bola envuelta en papel de seda rojo. También contiene música, otra música.

ElviajesecretodeElidanMarau

Todo parece a punto para el festejo. Los invitados ya han desembarcado. Una mesa y una botella de Mascaró. Allí, el editor nos anuncia la aparición del nuevo libro de Ediciones Incorpore: El viaje secreto de Elidan Marau a través del Mar de Leche de Víctor Nubla. Desde esa misma mesa o cerca de ella, se irán relevando/revelando los protagonistas de la velada: Isaki Lacuesta, David Picó, Núria Martínez-Vernis y el propio autor, Víctor Nubla. Cada uno a su manera descifrando la esencia de este libro mágico. Un libro que contiene otro libro. Y muchos secretos. No todos serán desvelados esta tarde, algunos puede que no sean desvelados nunca. Marinos y piratas recorren sus páginas a través de un mapa todavía no impreso donde habrá que ubicar las colinas de Lea, las calas de los Pinos, el puerto de Amsina, la isla de Puje, la Costa del Milagro, pequeñas ensenadas, afilados acantilados… sin olvidar las tabernas y posadas que acogen el reposo del viajero y a la vez propician encuentros inesperados. Nos acompañan de fondo las voces de Stevenson, de Jules Verne, de Melville, de Defoe… pero el pensamiento sobrevuela constantemente nuestra lectura. Nadie puede negar el alto contenido filosófico del texto. Contenido escrito, contenido suscitado. 

El viaje secreto de Elidan Marau a través del Mar de Leche surca las aguas de la transformación y provoca a su vez, como otros escritos de Nubla, movimiento interior. Iniciando su intervención, Isaki Lacuesta, nos relata un momento excepcional vivido una noche, una experiencia pseudolisérgica causada por la lectura de un texto del autor. Parece claro que Nubla es un escritor poco convencional, capaz de transportarnos, a veces muy lejos. Viaje interior, viaje exterior…

Taifa

Resuenan las aventuras piratescas esta tarde en la mesa de Taifa, pero nos asisten también numerosos filósofos terrestres, cuyos nombres desgrana largamente David Picó. También nos guía por los sonidos, la música y las voces del libro. Sonido, música, voz… personajes esenciales de nuestra lectura. Como Marau, como el Hammerhead, como el capitán Lismond, como las abejas, las palmeras, las sirenas… A merced del tiempo leemos. Y entonces oímos, olemos, miramos, tocamos, degustamos… Imaginamos, pensamos…

Atravesando las reflexiones verbalizadas en la mesa, Núria Martínez-Vernis lanza sus versos. A veces desde lejos, a veces extremadamente cerca. Irrumpe como tempestades sobre un mar calmo. Viento fresco en la cara, versos en la cara… Versos que nos despiertan: «Cuando nada se entiende y se entiende todo». Hay también poesía en el libro de Nubla. Mucha.

Taifa3

El viaje secreto de Elidan Marau a través del Mar de Leche no es un libro que se deslice suavemente a la medida de una lectura sin esfuerzo. Requiere del lector presencia real, completa. Requiere tiempo, relectura. Es un libro corto pero no rápido. Isla en un mar de libros, como todas las islas contiene un tesoro. Es importante encontrarlo.

Todos, en la mesa y fuera de ella, aclaman a Víctor Nubla, autor del libro. Pero en su intervención, éste afirma no ser ya más el autor del libro, sino ser otro, pues si algo nos transforma es el tiempo: son veintiún años de escritura y seis de reposo los que describen el largo trayecto previo a que El viaje secreto de Elidan Marau a través del Mar de Leche se haya vestido de cálido papel y elegante cubierta, a que podamos tocarlo los profanos. Tiempo suficiente para ser otro. Incluso para ser otros.

Desde las sillas, arropados por los farolillos, navegamos largo rato con los protagonistas de esta velada, con los personajes de El Viaje. Acabadas las pertinentes intervenciones desde la mesa, nos dispersamos entre los libros y el encuentro se prolonga con conversaciones interrumpidas, firmas de autor, vasos que se llenan, se vacían…

Taifa empieza a recogerse para cerrar puertas tras los libros. Pero la celebración sigue, el pensamiento sigue y, sobre todo, sigue la transformación. Porque lo que nunca termina es el viaje.

Taifa6

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.