Inicio»Editorial»¿Seguiremos aquí dentro de 5 años? A modo de editorial

¿Seguiremos aquí dentro de 5 años? A modo de editorial

1
Compartidos
Pinterest Google+

Una conversación doméstia (e imaginaria)

—¿Pero tú llevas libros a todas las librerías, mamá? —me pregunta mi hija hipotética. La de verdad, 15 años que me tiene, háganse cargo, no les voy a contar qué cuestiones me plantea, pero que da para una sobremesa larga lo de qué leen ahora los adolescentes y cómo, por ejemplo. 

—No, hija. Podría decir que, al cabo, han sido seleccionadas. De forma natural, como las especies… No podemos trabajar ni llegar a todas.

—¿Y eso?

—Pues, verás, te cuento que hay librerías que nos pagan tarde mal y nunca. Entonces, les ponemos un cruz negra, no encima, una cosa mental. Las desterramos para siempre. Porque no está bonito y sí todo lo contrario. No pagar el trabajo ajeno es pecado mortal. Tampoco podemos trabajar con librerías donde nuestros libros, por lo que sea, no acaban de funcionar. El poquito margen que deja esa venta no da para cubrir los portes, y en muchos casos supone tener parados libros que las editoriales con las que trabajamos, como hacen tiradas tan cortas, necesitan vender para poder seguir publicando, subsistiendo… Y si están en una caja en un almacén oscuro de una librería que no ve su importancia, la importancia de esos libros, pues mejor los recogemos y nos centramos en las que sí lo ven, sacan esos libros, los exponen y, claro, los venden. 

—Total, mamá —sigue mi hija hipotética, curiosa y encantada de hablar con su madre de cuestiones que a la otra se la rechutan, mayormente—, que si no te pagan o no venden tus libros las castigas.

—No, no. Es al revés. Son ellas las que nos «castigan» a nosotras. Las librerías pueden pedir libros a un montón de distribuidoras mucho más grandes que la nuestra, con catálogos con cientos y cientos de títulos, libros que salen en prensa, o que tienen detrás grupos editoriales que sacan 25.000 copias, incluso más, porque pueden permitirse, así funciona la cosa, empapelar este país con libros, por qué no, si pueden.

[Esto no es más que un espacio que dejo aquí, en plan pausa dramática, para que podamos pensar en cómo está el mercado, en esas 25.000 copias a las que llevo estos días dándole vueltas, de cuántos de los 80.000 libros que se publican en este país se hacen todas esas copias, cuántas editoriales se pueden permitir ese ritmo, qué mundo queremos, ¿seguiremos aquí dentro de 5 años?]

Una librería que no quiera trabajar con Librerantes no nota apenas nada. Se le cruzan los cables y no nos paga. Fin. Lo hace porque quiere y puede. Cualquier librería se puede permitir no trabajar con nosotras, y seguir como si nada. Sin embargo, para nosotras cada librería cuenta, es importantísima. A veces, también nos ha pasado, tenemos que retirar nuestros libros por esto que te cuento, porque no funciona; nos gastamos el sueldo en enviar y recoger libros cada dos por tres, en pasearlos. Y es que no puede ser. Piensa que nosotras tenemos que velar porque esto sea rentable, mucha gente depende de que lo hagamos bien, con sensatez. Cuando nos vemos obligadas a recoger los libros de una librería porque el enviárselos es nada más un gasto, a veces incluso un engorro el tener que estar llamando, porque por lo que sea se han olvidado de que tienen en préstamo libros de editoriales pequeñas, que los hacen con mimo, con mucho trabajo, con muy poquito margen…

Y con ilusión, les cuento. En esta casa le ponemos ilusión y ganas. También cierto oficio, me parece. Nos importa de verdad lo que hacemos, tenemos la sensación de estar haciendo Algo. Y es una sensación agradable, ver crecer proyectos que de otro modo no podrían llegar a las librerías de tantos sitios, colar algún que otro ejemplar en FNAC, Casa del Libro. Es un trabajo bien bonito este. Por eso necesitamos cobrar, y trabajar de un modo razonable. No sé si me explico.

La cosa es que somos conscientes de lo caro que es el espacio, de la suerte que tenemos por poder contar con gente tan honesta y generosa como la que lleva las librerías que les recomendamos día sí día también. Van en este listadito. Si se nos ha pasado alguna, o te gustaría encontrar nuestros libros en alguna que no ves aquí, dínoslo, que lo solucionamos pronto. Qué mejor manera de crecer.

Y que GRACIAS libreras, libreros. Sois lo más.

Librería
Se trata de la librería Enclave de libros. Está en el número 16 de la calle Relatores de Madrid

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.