Inicio»fila2»Rafael Urbano, ese gran desconocido del 98

Rafael Urbano, ese gran desconocido del 98

0
Compartidos
Linkedin Pinterest WhatsApp

Manual del perfecto enfermo de Rafael Urbano, primer título de Bringas y Thiers.

Esta publicación de 1911 recoge las jornadas impartidas en el Ateneo de Madrid por el intelectual Rafael Urbano García, miembro poco conocido, pero muy activo, de los escritores pertenecientes a la generación del 98.

En este ensayo, situado dentro de la colección Menéndez, Urbano parte de la idea del dolor individual como motor en el progreso de la especie. De una forma humorística y erudita nos muestra a la enfermedad como un dolor universal desde el que progresa la intelectualidad y el fenómeno estético.

Para clarificar su enfoque no hay mejor solución que recurrir a fragmentos del propio autor:

«Lo que no debe hacerse nunca […] es quejarse molestando a todo el mundo».

«Creo que principalmente para esos pacientes recomendaba Nietzsche la asistencia de unos médicos que les persuadieran de que debían morirse pronto».

«Es más humano y más productivo y reproductivo el hombre enfermo que el hombre santo […] Un dolor sobrellevado como debe sobrellevarlo el hombre inteligente es una experiencia […] que beneficia por ende mucho más a la especie que todas las experiencias religiosas».


Puedes encontrar —o encargarlo, si en ese momento no lo tienen— Manual del perfecto enfermo en estas librerías. Si no ves en el mapa una que te quede a mano, escríbenos a librerantes@librerantes.com, a veces se nos pasa actualizar el mapa, y no están, seguramente, todas las que son…

Cubierta de Manual del perfecto enfermo

Sobre el autor

Rafael Urbano (Madrid, 1870-1924). Asiduo a las tertulias del café Madrid, miembro del Ateneo Científico y Literario de Madrid, miembro de la Escuela Nueva y del Centro de Expansión Comercial. Colaboró en varios diarios liberales y republicanos como El Liberal, El Imparcial o Vida socialista, en revistas de contenido general como Prometeo, Alrededor del mundo y en El Globo y en revistas de aire modernista como Germinal o Juventud. Su primera novela data de 1903 y lleva por título Historia del Socialismo. A esta seguirán La santa fe, El sello de Salomón, Manual del perfecto enfermo, El diablo: su vida y su poder y Más fuerte que el amor.

Tradujo varias obras importantes, entre otras El banquete de PlatónLas confesiones de Rousseau y Las vírgenes de Gabriele D´Annunzio. Al final de su vida se sumergiría de lleno en temas teosóficos, participando muy activamente en la Biblioteca del más allá, donde, aparte de editar, prologaría, anotaría y traduciría numerosas obras.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.