Inicio»Portada»¿Qué hace un marciano en Budapest?

¿Qué hace un marciano en Budapest?

El recuerdo de una ciudad

0
Compartidos
Linkedin Pinterest WhatsApp

Hay libros que contienen varias historias. Este es uno de ellos. Incluye al menos cuatro. La que cuenta el propio libro, la de su autor y dibujante, la de la segunda edición y la de su primera edición española gracias a la colección Viruta de boj de la editorial Libros de Trapisonda. Y así Budapest, guía para marcianos, de Antal Szerb, pese a su pequeño tamaño y extensión, encierra esa serie de posibilidades para los terrícolas.

La que cuenta el propio libro

¿Qué se encontrará el lector en esta guía sobre la ciudad? Pues se va a topar con dos mundos inexistentes que curiosamente cobran fuerza hoy gracias a ellos, como los objetos de valor a los que no damos importancia pero de pronto se cotizan en una página web a precio de oro. Uno es una Budapest ya desaparecida. El otro un modo de exponerla que quizá sea hoy lo marciano, en sentido positivo.

Aquella Budapest es la de entre guerras, un lugar que se iba recuperando de los estragos de la I Guerra Mundial sin que aún se atisbase el callejón sin salida hacia la segunda. Y la forma de contarla está completamente ligada a ese instante. ¿Cómo es? Entusiasta, se diría que jovial, inocente y muy alegre. No se trata de una guía turística ni de una descripción, tampoco de un manual de historia. ¿Entonces? Es un breve paseo, de carácter lírico, que partiendo del exterior realmente muestra un estado de ánimo general: el gozo de estar ahí tras una desgracia y ver cómo se recuperan la belleza y la prosperidad. Y así se refleja con una mezcla de géneros difícil de clasificar por ligada al sitio y al momento. En ello radica sin embargo su fuerza actual. Esa Budapest y ese ciudadano en concreto que la amaba quedan atrapados en ámbar. El marciano al que el autor invita a conocer su ciudad sin duda volvería contento a su planeta.

La historia de su autor y del dibujante

Lamentablemente los sucesos reales truncaron pronto el regocijo de Szerb, importante humanista judío con una Historia de la literatura que todavía se utiliza, además de otras obras de relevancia. La ciudad terminaría en  ruinas debido a la II Guerra Mundial, tendría que pasar luego por décadas de pertenencia al totalitarismo impuesto por la URSS. El autor terminó preso en el campo de concentración de Balf. En 1945 murió a causa de una paliza propinada por sus carceleros. El mismo destino tuvo el dibujante de la primera edición Sándor Kolozsváry. Ambos estuvieron hermanados en la creatividad y más tarde en la desgracia.

La de la segunda edición

Debido al asesinato de escritor y dibujante en enero de 1945, para la siguiente Navidad se edita en su memoria la segunda edición gracias a un amigo de ambos Gábor Devecseri. Diez años separan una de otra. Y para esta segunda no existen ni los autores ni, en suma, la ciudad que describieron. «Esta segunda edición se ha publicado en homenaje a Antal Szerb y Sándor Kiloszsváry, amigos y compañeros nuestros exterminados». La admiración y el recuerdo honran a dos personas que sufrieron el horror nazi.

La de la tercera edición

Budapest, guía para marcianos, se presenta con Trapisonda por primera vez en español. Y así tiene el valor de la divulgación no sólo de la propia obra, sino en general sobre el propio Szerb. Con cierta ingenuidad pensamos que tiene también el valor de la restitución a pesar de todo, pues es una modesta forma de pervivir mediante la transmisión de algo bello por encima de una muerte atroz que compartieron con millones de personas. ¿Puede un granito de arena combatir el mal restrospectivamente? Quién sabe ¿acaso no visitó un marciano la capital de Hungría?

En esta edición no sólo se cambia el idioma, sino también al dibujante por uno actual y español: Juanjo G. Oller. Sus ilustraciones son muy distintas a las originales de Kiloszsváry, quien bebía en cierto modo de los trazos de influencia modernista. En este caso son más propias del diseño esquemático y dan sensación de actualidad, lo que contrasta en cierto modo con la expresión del escritor Szerb y ahonda en ese comentado efecto de restitución y también en la evocación de la pérdida.

Se incluye como muestra una ilustración original de Kiloszsváry. En ella una dama elegantemente vestida se dispone a bajar una pendiente o escalinata hacia una bella ciudad en la que se vislumbra a lo lejos un puente sobre el Danubio. La guerra no dejó ni uno solo en pie; viva sigue en este librito recordando que estuvieron y lo que se sentía al verlos y transitarlos.

Detalle de Budapest. Guía para marcianos (Libros de trapisonda, 2018)

 


Puedes encontrar —o encargarlo, si en ese momento no lo tienen— este mismo libro en estas librerías. Si no ves en el mapa una que te quede a mano, escríbenos a librerantes@librerantes.com, a veces se nos pasa actualizar el mapa, y no están, seguramente, todas las que son…

Budapest. Guía para marcianosAún poeta en ciernes, el joven Antal Szerb proclama su amor arrebatado y sin embargo lleno de ternura a su ciudad. Aquel Budapest en tempo lento, sentimental y afable, escenario regio y mundano a un tiempo, la gran urbe donde los sueños de sus familias patricias, los Esterházy, los Széchenyi se hacían piedra de suntuosos palacios o largos puentes sobre un Danubio, que en la estación invernal se convertía en una inmensa pista de hielo, del viejo Tabán, habitado por gentes sencillas, con sus callejuelas y sus tabernas bulliciosas frecuentadas por poetas, del Uj-Lipotvaros con sus vanguardistas casas de estilo Bauhaus o del Ujpest fabril y pueblerino por donde pasean cogidas del brazo las hermosas obreras al terminar su jornada. Budapest. Guía para marcianos es un juego sutil de cajas chinas de la nostalgia, de la ciudad desvanecida que llora el poeta, de la ciudad que contempla con el rostro maravillado, de la ciudad bajo cuyos puentes y colinas fluye eterno el Danubio.

Sobre el autor

Antal Szerb (1901-1945). «Soy un judío cuya lengua materna es el húngaro». Así se definía nuestro autor en su diario. Escritor, traductor de Anatole France y de P.G. Wodehouse entre otros, erudito y precoz académico, nace en Budapest en 1901, en el seno de una familia de relojeros judíos establecidos en Pest desde hacía varias generaciones. Lector voraz y políglota inquieto, viaja a Francia, Italia e Inglaterra, país donde ambienta su primera obra de ficción, Leyenda de los Pendragon (1934) siendo sus anteriores publicaciones de carácter erudito. Si bien su gran novela es El viajero bajo el resplandor de la luna ( 1937) obra impregnada de la honda nostalgia del adiós a la adolescencia. En 1935 escribe Budapest. Guía para marcianos, afiligranado canto a su ciudad y que ahora presentamos por vez primera al lector español con las ilustraciones de Juanjo G. Oller. Muere en 1945, asesinado por sus carceleros en el campo de concentración de Balf junto a su amigo Sándor Kolozsváry, autor de las viñetas de la primera edición.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.