• Inicio
  • >
  • Novedades
  • >
  • Manuela Carmena, Eva Saldaña, Iria Marañón. Mujeres y madres en MaMagazine

Manuela Carmena, Eva Saldaña, Iria Marañón. Mujeres y madres en MaMagazine

La primera revista en español sobre la cultura de maternar

977279283300501
MaMagazine. Vol. 1

El Volumen I de MaMagazine tiene como protagonistas a Manuela Carmena (empresaria social y ex- alcaldesa de Madrid), Eva Saldaña (Directora de Greenpeace España) e Iria Marañón (escritora y activista feminista). Además, contamos con los textos y opiniones de Juan Vilá, Rocío Niebla, Sara Martín o Marta Giménez-Dasí, entre otras brillantes colaboraciones.

MaMagazine es la primera revista en España sobre la cultura de maternar. Tras dos años de andadura online y contra todo pronóstico, la revista da el paso al papel: «necesitamos un lugar al que volver. En estos dos años online de MaMagazine nos hemos dado cuenta de que recibimos infinidad de impactos informativos a través de las redes. Tantos, que nos hemos acostumbrado a no prestarles atención», señala Victoria Gabaldón, directora de la revista.

¿Y por qué una revista en papel en tiempos de lo digital? «El formato en papel y su periodicidad nos permiten desarrollar temas con mayor espacio y profundidad. No concebimos MaMagazine como una revista al uso, de leer y tirar, sino como un monográfico que aborda en cada número, bajo un paraguas conceptual, los aspectos más amplios de la cultura de la maternidad», explica su directora.

Os dejamos algunos recortes, para abrir boca.

Manuela Carmena, sobre los cuidados y las maneras de hacer hacer política mujeres y hombres

La labor del cuidador, desde mi punto de vista, quien la tiene que asumir es el Estado por una razón: porque la política es cuidado. Hay que cambiar la visión. La política es cuidado. La política no es algo encaminado, simplemente, a producir el desarrollo. Debe aportar un nivel íntimo de atención y cuidados a todas y cada una de las personas de una comunidad. El cuidado debe ser la vocación de la política. La ventaja de que las mujeres lleguen a la política es que sean capaces de incorporar su amplísima experiencia como cuidadoras dentro de sus ámbitos más domésticos o familiares a lo público. Creo que ahí es donde estamos y creo que, constantemente, hay que revisar las maneras de hacer política de muchas mujeres, que siguen modelos masculinos.

Hay muchas mujeres juezas que copian el modelo masculino. ¿Cómo hacen los jueces las sentencias? Enrevesadas, llenas de latinajos… Si, como mujer, quieres ser considerada en este mundo, puedes pensar en hacerlo igual. Mi alternativa fue la contraria: quise hacer sentencias sencillas, en las que hablaba en primera persona. Me irritaba mucho la costumbre de hablar impersonalmente, el famoso «el que suscribe». No, perdona, tú eres fulanito de tal, estás juzgando y asumes esa obligación. Y lo tienes que hacer con sencillez, con naturalidad, con cuidado, respetando a todos e intentando buscar soluciones. Es una  visión completamente distinta en lo público introducir el cuidado o no.

Muchas mujeres no se sienten seguras  porque eso llama la atención. A mí me preguntaban por qué escribía las sentencias en primera persona. Y yo contestaba que las quería hacer sencillas, responsabilizarme, porque creo que el «yo» ayuda más a encontrarnosque un trato impersonal. Sorprendí a muchos jueces, que decían: «Qué cosas más raras dice Manuela».

Un día una señora me paró por la calle y me dijo que le encantaban mis sentencias porque parecían recetas de cocina. Me pareció una de las coas más bonitas que me habían dicho. Es una visión distinta en la que tú llevas tu experiencia doméstica a lo público.

Del miedo, Rocío Niebla. Foto de Sara Nicolás

A las mujeres, mientras nos ponen las falditas para ir a los parques y nos juntan con muñecas y delicadezas, nos presentan una nube oscura que flotará, fiel compañera, siempre con nosotras: la nube se llama miedo y cuesta horrores que salga el sol. El miedo tiene que ir metidito en los poros de nuestro cuerpito, vaya a ser que te sientas libre y reclames lo que es tuyo. Vaya a ser que disfrutes demasiado y te salgas de la norma. Vaya a ser que un hombre te roce y te quejes, o te piropeen y muestres disgusto. El miedo es un agente represor y censor en nuestros cuerpos y su voracidad es insaciable. En lo nimio: no salir a la calle con un grano gigante o sin tres millones de capas de maquillaje. En lo máximo: no querer comer por miedo a engordar o llegar a tener miedo a desnudarte delante de un hombre que te mola —por si—.

 

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

novedades

  • cartas en torno a manolo millares, pablo palazuelo y otros. una correspondencia (2018 2022) entre alfonso de la torre y joan gómez alemany
  • trece cartas sobre la solmisación
  • la bondad de una visión

ensayo

  • cartas en torno a manolo millares, pablo palazuelo y otros. una correspondencia (2018 2022) entre alfonso de la torre y joan gómez alemany
  • trece cartas sobre la solmisación
  • cuaderno de viaje al país natal