Inicio»Puentes»Comenzar a leer»Los enigmas de la casa del placer

Los enigmas de la casa del placer

0
Compartidos
Pinterest Google+

18

¿Quál podrá ser el portento
de tan noble calidad
que es, con ojos, ceguedad
y con vista, entendimiento?

***

Los Enigmas de La Casa del Placer con veinte acertijos o adivinanzas cada una de la cuales es una redondilla, es decir, una estrofa de cuatro versos que riman en redondo, el cuarto volviendo al primero, al modo de la alegría femenina, la que dice otra cosa con otra cosa sin perder el origen. En todos ellos,  la respuesta al enigma o acertijo es «Amor». Cada redondilla desgrana, poniéndola en palabras veladas e intensas, una experinecia amorosa mil veces vivida a su manera por la mujer enamorada, en este caso sor Juana Inés de la Cruz con la Condesa de Paredes, y revivida en cada lectura por las monjas y las matrocinadoras que constituían la soberana Asamblea de La Casa del Placer. Las veinte experiencias o modos en los que se les presentaba a ellas el amor podrían ser, por ejemplo, partiendo de mí: la pasión suspendida, el deseo sexual, el conflicto amoroso, la furtiva conversación sensual, el miedo a la pérdida, la libertad que el amor otorga a sus esclavas, la posesividad, los celos, la pasión enajenada, la mude, el llanto injustificado, el sí de la amada, la timidez torpe, la decepción, la propia humillación, el pudor seductor del arrebol, el avance sexual, la empatía amorosa, el orgasmo femenino, la pasión de la traición.

María-Milagros Rivera Garretas

EnigmasEn 1680, cuando sor Juana Inés de la Cruz acababa de cumplir 29 años, le ocurrió algo que cambiaría su esritura y su vida. Fue la llegada a la Ciudad de México de María Luisa Marnique de Lara y Gonzaga, condesa de Paredes de Nava.

Juana Ramírez de Asbaje nació en San Miguel de Neplantla (México) el 10 ó 12 de noviembre de 1651. Antes de cumplir los tres años, Juana acudió a la escuela siguiendo a una de sus hermanas mayores. De joven, la pasión por el estudio y el deseo de vivir sola, hicieron que pidiera permiso a su madre para irse travestida de chico a estudiar ciencias en la Universidad de México. Como no pudo ser y no le gustaban los hombres, decidió meterse monja, a pesar de que no tenía vocación religiosa. Moriría el domingo 17 de abril de 1695 del contagio de enfermas a las que asistió durante una epidemia de peste que afectó a la Ciudad de México, donde está enterrada. Tenía 43 años y medio. Había escrito obras fundamentales de la literatura universal. Su última fueron, muy probablemente, los Enigmas ofrecidos a la soberana Asamblea de La Casa del Placer. Era ya una gran poeta reconocida y, como la virreina, una mujer muy culta y muy bella. Juana Inés y María Luisa se enamoraron y mantuvieron una relación intensísima mientras convivieron en México (entre 1680 y 1686) y también después. Al volver a España, la Condesa de Paredes se ocupó de la publicación de las obras completas de sor Juana Inés de la Cruz, que tuvieron una acogida entusiasta también en Portugal, donde las mojas de La Casa del Placer le rogaron que escribiera algo para ellas.

Los Enigmas serían publicados en edición privada en Lisboa a principios de 1695. Son veinte acertijos o adivinanzas cada una de las cuales es una redondilla, es decir, una estrofa de cuatro versos que riman en redondo, el cuarto volviendo al primero, al modo de la alegoría femenina. En todos ellos, la respuesta al enigma o acertijo es “Amor”. Cada redondilla desgrana, poniéndola en palabras veladas e intensas, una experiencia amorosa mil veces vivida a su manera por la mujer enamorada, en este caso sor Juana Inés de la Cruz con la Condesa de Paredes, y revivida en cada lectura por las monjas y las matrocinadoras que constituían la soberana Asamblea de La Casa del Placer. La publicación de los Enigmas no ha circulado entre los eruditos porque no nació para ellos sino para el disfrute, la inspiración, la risa y la inteligencia de Amor femeninas. Es una obra altamente irreverente, ya en su forma, con la Iglesia y el Estado.


Enigmas de La Casa del Placer está disponible en la generosa red de librerías con que las que trabajamos. Si no ves en el mapa una que te quede a mano, pregúntanos: librerantes@librerantes.com

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.