Inicio»Puentes»Comenzar a leer»Lluvia en mayo. Un poema de Carmen Conde

Lluvia en mayo. Un poema de Carmen Conde

Esta flor secreta, de Carmen Conde (Sabina Editorial, 2020)

0
Compartidos
Linkedin Pinterest WhatsApp

Porque queremos que leáis poesía

Lluvia en mayo

¡Cuán hermosa tú, la desvelada!
Te lleva y te moldea dulce viento
encima de jardines y de estatuas.
Tu cuerpo es el de Venus en la orilla
eternamente mar dentro del alba.

Acude siempre a mí, séme propicia.
La fiesta de las hojas en sus ramas
te rinden los esbeltos soñadores
que en movibles racimos se levantan.

No tengo ni una flor… Sólo mi tronco
aloja por frutal una campana.
Lluvia que contemplo, melancólica:
No crezcas para mí. Vivo inundada.

 

El libro
Esta_flor_secretaEsta antología recoge 34 prosas poéticas y poemas de Carmen Conde. Provienen principalmente de los poemarios escritos entre 1938 y 1951, como Sostenido ensueño, Ansia de la Gracia, Mujer sin Edén o Iluminada tierra. Porque es a partir de su encuentro con Amanda Junquera Butler en 1936, cuando su poesía da un giro y conforma una de las apuestas poéticas más importantes del pasado siglo XX. A Amanda le dedicó casi toda su obra y basta leer versos como «Ser mujer y tuya, qué inefable/ fundirse la conciencia entre tus brazos!» o «Yo, tu Amada / la encendida luna de los campos», que ahora pueden leerse a la luz de esta relación entre mujeres que ilumina lo que antes la crítica había neutralizado: una poesía amorosa libre y rica en significados.
La autora
Carmen Conde Abellán (Cartagena, 1907-Madrid, 1996) es autora de una obra extraordinaria y una poeta que puso en juego temas de la experiencia femenina como la relación madre e hija, la revisión mítica del origen y el amor a las mujeres. Ya siendo una niña pidió a su madre, María Paz Abellán García, una mesa para poder escribir; publicó su primer libro en 1929 y no dejó de escribir hasta llegada su muerte en 1996. El 3 de febrero de 1936, Carmen Conde conoce en Murcia a Amanda Junquera Butler (1898-1986) y nace entre ellas una relación amorosa que dura toda su vida. Fue la primera mujer en ingresar en la Real Academia Española, y anotó en su diario: «Los académicos entre Rosa Chacel y yo. Exilio voluntario, y cuarenta años de aguante con dignidad y valor y obra». Con una obra que a partir de la guerra y de su encuentro con Amanda trasforma de manera radical su experiencia de la lengua y la poesía española del siglo XX; hasta hoy.
Librerías —especialmente— recomendadas

 

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.