¿Por qué dejé de ver porno?

«Después de hacer del porno un hábito, este conquista tu mente e a tu mente e invade tu cerebro. En mi caso perdí mi capacidad de imaginación».

Ran Gavrieli

9,00 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Descripción

En la charla de TEDxJaffa recogida en el presente libro, Ran Gavrieli habla sobre el verdadero mecanismo del porno, sobre género, relaciones de poder y sobre el sexo seguro emocional y físico. El autor se presenta ante el mundo confesando su adicción al porno, la violencia y la ira que ello inoculó a sus fantasías sexuales y su necesidad de abandonarlo en busca de algo humano. Este es el punto de partida íntimo, privado, personal de una historia de activismo en contra de la demanda de prostitución filmada, de la dominación masculina y de la jerarquía de género que el porno representa. El libro cuenta con el prólogo de Teresa Rodríguez Montañés, escritora e investigadora experta en Derecho Penal y Derechos Humanos.

Sobre el autor

Ran Gavrieli es un reconocido activista y experto en educación sexual. Es uno de los críticos culturales más importantes de la pornografía, a la que critica no desde un punto de vista moral, sino feminista y antropológico. Para él, la pornografía no es otra cosa que una forma más de prostitución, y al igual que esta está construida sobre la explotación y la enfermedad. Se trata de un tema que conoce bien, ya que ha trabajado con personas víctimas de la trata de blancas y de la explotación sexual a lo largo y ancho de Israel. Su reputación le ha llevado a dar conferencias por todo el mundo sobre sexo emocionalmente seguro, en las que se centra en la prevención y concienciación del daño psicológico que provoca la pornografía.

Información adicional

Autor/a

Editorial

ISBN

9788494737282

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “¿Por qué dejé de ver porno?”

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

COMPARTIR

¿Por qué dejé de ver porno?