El primer animal de lo invisible

El poeta arma una atmósfera crepuscular y reconstruye historias a partir de elementos concretos que despliegan su evocación

10,40 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Descripción

Guiado en buena parte por un impulso irracionalista, un horizonte existencial y una pretensión de comunicación emocional, Eugenio Sánchez Salinas construye un poemario meritorio. Con imágenes poderosas basadas en elementos cotidianos de un entorno urbano, el poeta arma una atmósfera crepuscular y reconstruye historias a partir de elementos concretos que despliegan su evocación. Con ello, nos coloca en la inminencia de una fatalidad o de una imposibilidad. Precisamente, destaca el trabajo que lleva a cabo el poeta con esa tensión.

A partir de ahí, remite muchas veces a un balance de sí mismo, a la introspección de manera retrospectiva, donde se cuela una perspectiva nihilista, desengañada o abiertamente pesimista y desolada. Juega con el desdoblamiento en muchas ocasiones en ese sentido. Básicamente, se recrimina su gusto por la soledad y su regocijo en la tristeza.

En concreto, Sánchez Salinas focaliza en un aspecto, en una característica de su personalidad o un estado anímico del personaje a quien se dirige o del «yo». Desde él, da vueltas desovillando ese elemento, acercándose y alejándose repetidamente con metáforas y comparaciones al meollo. Así, forma Sánchez Salinas poemas intensos y potentes a pesar de su larga extensión que hacen de El primer animal de lo invisible un excelente poemario.

Alberto García-Teresa, La República Cultural

Sobre el autor

Eugenio Sánchez Salinas fue nacido en la aldea de Cañada de la Cruz (Murcia, 1980). Es hijo de pastores, hermano y sobrino de pastores, nieto, bisnieto quizá. Quizá no sabe muy bien por qué se llegó a esto de las palabras. Quizá sólo voluntad y manos: voluntad, manos, madre, vencejos: esos ángeles de Rilke. O tal vez «las palabras llegarán y cogerán de ti lo que el amor no logró nunca», alguien le dijo. O puede que escribir sea una treta para que nadie le juzgue severamente por querer estar solo mucho: puede que el tópico sea cierto en este caso.

De los méritos canónicamente consagrados por las plicas cerradas y las contraportadas de los libros, no posee más que algunas publicaciones en revistas-antologías-fanzines: publicaciones que el tiempo ha piadosamente sepultado.

Su primera lectura voluntaria fue a los catorce años, fue Goethe, fue de un libro que robó a una vecina antes de que ella lo terminase. Pagó por ello. Mereció la pena.

De niño, en una casa sin libros, madre Alfonsa Salinas y tío Miguel Salinas le enseñaron que el verdadero nombre de las cosas es el nombre que las cosas se dan a sí mismas. Él trata de recordar esto cuando escribe.

Información adicional

Autor/a

Editorial

ISBN

9788494797699

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El primer animal de lo invisible”

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

COMPARTIR

El primer animal de lo invisible