Diario de un vago

Un libro delgado, sí, pero también delicado, sutil, sonriente, triste, profundo, de alto refinamiento y hermosos ventanales líricos, que me parece recomendable

10,40 

Agotado

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Descripción

Me suelen desagradar las obras literarias que nacen con espíritu pretencioso: aquéllas que nos gritan constantemente su condición excelsa para que ni por descuido cometamos la osadía de ignorar su esplendor. Ante ellas, la pereza me envuelve y el rechazo (un rechazo que quizá resulte injusto en algunos casos, pero que no me siento con fuerzas para soslayar) me domina. Jorge Luis Borges me suministró, hace años, la frase perfecta para combatir esos excesos de petulancia: «Tanta soberbia el hombre, y no sirve más que para juntar moscas».

Por suerte, también existen los otros libros: los que nos proponen su mensaje y su texto desde la normalidad, desde el humor, desde la ironía, desde la sencillez. Y esos cuentan con mi simpatía. Es el caso de los aforismos que aparecen en este Diario de un vago, que Andoni Sarriegi ve publicado bajo el sello Liliputienses y que ocupa menos de noventa páginas. La confesión epilogal de que sus líneas fueron redactadas entre 2002 y 2018 sirve de justificante para el sorprendente título humorístico o masoquista de la obra.

Y oigan: este delgado volumen contiene hallazgos muy estimables: exabruptos apolíneos dominados por la misantropía («A mí no me gustan las fiestas porque me pongo perdido de gente», «Si no estoy solo, me aburro»), sentencias paradójicas («No siempre estoy de acuerdo con mis propias opiniones»), sonrientes resúmenes domésticos («Reflexión sobre la pareja a los seis meses de ser padre: Antes éramos dos, ahora son dos»), apuntes de gran interés sobre la finitud («Nunca sabremos de qué hemos muerto», «Al morir, no había dejado de sufrir: había dejado de ser», «Morirse es olvidarse de los muertos», «Tal vez hayamos visto hoy a alguien que ya no existe») e incluso diapositivas verbales de amarga condición autobiográfica («Greguería del neurólogo al diagnosticar a mi hermano un tumor cerebral: La epilepsia es el estornudo del cerebro», «Gracias a mi anciano padre por dejar que me convierta en el suyo»).

Un libro delgado, sí, pero también delicado, sutil, sonriente, triste, profundo, de alto refinamiento y hermosos ventanales líricos, que me parece recomendable.

El crítico Rubén Castillo

Sobre el autor

Andoni Sarriegi debutó como plumilla a finales de 1988 en calidad de cronista de tribunales y sucesos del diario mallorquín Última Hora. Desde entonces, sus artículos han aparecido en más de 40 publicaciones, 45 para ser más exactos, entre ellas el órgano de combate Estel Negre, el catálogo del congreso Madrid Fusión, la guía Gourmetour y los rotativos Información (Alicante), Levante (Valencia) o Diario de Mallorca. Tras titularse en Hostelería en 1996, se centró en el periodismo gastronómico, especialidad que al menos le ha dado de comer relativamente bien. En total, treinta años de bandazos, emociones hedonistas, trabajo artesano, precariedad laboral… y absurdos banquetes. Es redactor del Grupo Gourmets desde 2003 y editor del blog Ajonegro desde 2011. Presume de ser el único inspector culinario que ha llegado a un tres estrellas haciendo autoestop. Este ramillete de aforismos o diario de disparates -que empezó a publicarse por entregas en la revista literaria La Bolsa de Pipas- ha sido escrito, sin prisa ni esfuerzo algunos, entre 2002 y 2018. El autor aconseja leerlo como si fuera un libro de pintxos.

Información adicional

Autor/a

Editorial

ISBN

9788494874659

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Diario de un vago”

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

COMPARTIR

Diario de un vago