Inicio»Editorial»Leer y no estar sola. A modo de editorial

Leer y no estar sola. A modo de editorial

0
Compartidos
Linkedin Pinterest WhatsApp

Estaba leyendo de pie, parada en mitad de la sala que hace las veces de salón. Hay también un televisor, libros, un par de sofás, uno de ellos destartalado, incomodísimo, el que más usamos; una mesa para comer y pintar, plantas, un tocadiscos y un montón de cedés que no usamos porque no tenemos reproductor. Ésa es la estampa. Leía, ahí plantada, Un lugar donde no se miente. Lo había tomado de no sé dónde para volverlo a colocar en su sitio. Todas las bibliotecas tienen su orden. Lo había abierto al azar, como otras tantas veces. Me gusta leer a Olvido García Valdés sobre las cosas que le han pasado. Me gusta más ella que Miguel. Esto me pasa siempre. Cuando una mujer se pone a hablar de sí misma, las pocas veces que esto ocurre, me interesa, me reconozco, aprendo, me siento menos sola. Cuando es otro hombre (más) el que lo hace me aburro en seguida, soy incapaz de sentir interés. No es rechazo. Es aburrimiento. Siento que todos los hombres se parecen un poco, y están además por todas partes. Y ahí estaba, entonces, parada en mitad de la sala, leyendo de pie, aprovechando un ratito que nadie iba a notar que había tomado para mí, para leer, cuando ha pasado mi niña (que ya no es tan niña, por eso la llamo ahora niña, quiero que me dure más) y me ha preguntado qué era lo que leía, ahí de pie. «¿Sabes? Esta poeta recuerda que era alegre cuando era niña porque le han dicho que era alegre cuando era niña; ella no recuerda la alegría, solo que era alegre. Creo que eso nos pasa a muchas mujeres», le he dicho. «Sí, a mí también me pasa», me dice. «Y tiró todos sus cuadernos, una especie de diarios que escribía», sigo. Le digo también: «Tú no los tires. Solo guárdalos bajo llave o así. ¿Vale?». No le digo que yo también los tiré todos. Me mira y asiente; creo que ha sonreído porque se ha reconocido ella también en algo de Olvido. Y se va a la cocina o a no sé dónde. Y yo aún me quedo un rato leyendo de pie sobre Olvido y las mujeres sobre las que escribe, a ver qué más cosas me han pasado.


Sobre Olvido García Valdés en Librerantes:

niña leyendo raquelblanco
Una niña leyendo de pie en una librería. La foto es de su madre

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.