Inicio»Editorial»Las Cartas de Amor de Emily Dickinson a Susan. Por Inés Martín Rodrigo

Las Cartas de Amor de Emily Dickinson a Susan. Por Inés Martín Rodrigo

0
Compartidos
Linkedin Pinterest WhatsApp

Qué alegría. Porque servidora es muy fan de Inés Martín Rodrigo. Qué bien que se haya interesado por este libro, que aunque nos acaba de llegar ya es una de esas niñas bonitas de la casa.

Os copio un poquito de lo que ha escrito, a doble página, nada menos, en el ABC este domingo; para abrir boca/intentar que os pique el gusanillo de la lectura…

Aunque en vida sólo publicó siete poemas, Emily Dickinson escribió, hasta poco antes de morir, más de mil setecientos, que procuró preservar en cuadernillos, fascículos que editaba artesanalmente ella misma, sin otra intención más que la de iluminar su espíritu. Hellen Hunt Jackson, escritora y amiga querida a la que había nombrado albacea de su obra, falleció un año antes que ella, por lo que, tras la muerte de la poeta, aquellos versos quedaron doblemente huérfanos.

Tras su funeral, en Amherst (Massachusetts), la ciudad que la vio nacer y de la que salió en contadas pero maravillosas ocasiones, los poemas fueron encontrados por su hermana Lavinia, quien, privada de juicio intelectual, dejó que cayeran en manos de Thomas H.

Higginson, un editor con el que Dickinson se había carteado pero al que, al parecer, no tenía en muy buena estima, y Mabel Loomis Todd, que fue amante de su hermano Austin. Estos publicaron, en 1890, una primera edición de sus ‘Poemas’, pero lo hicieron a su antojo, siguiendo su propio criterio, desordenando y desmembrando los versos y, sobre todo, mutilando y censurando ciertas partes, aquellas que consideraban menos adecuadas.

Entre los nombres que borraron o tacharon destaca especialmente el de Susan Huntington, a la que Emily Dickinson conoció cuando ambas tenían diecisiete años y con la que mantuvo una relación íntima a lo largo de toda su vida. Un hecho contrastado con el paso del tiempo gracias a la labor de las profesoras Martha Nell Smith y Ellen Louise Hart, que hacia 1992 empezaron a trabajar con los manuscritos originales de la poeta, conservados en la Universidad de Harvard y en el Amherst College, y gracias a las cuales prácticamente toda su obra está digitalizada y al alcance del que quiera acercarse a ella en la página web Emilydickinson.org.

Y es esa, precisamente, la fuente de inagotable riqueza a la que acudieron las responsables de Sabina Editorial para hacer realidad un sueño perseguido durante años: publicar, por primera vez en español, las ‘Cartas de Amor’ que Emily Dickinson envió a Susan Huntington. El libro, que en los próximos días llegará a las librerías, reproduce 245 misivas, divididas en cartas en prosa, cartas con poemas incluidos y cartas-poemas y precedidas de un prólogo de Ana Mañeru Méndez, encargada también de la edición de la obra.

Puedes leer el texto completo de Inés Martín Rodrigo siguiendo este enlace.

Y pedir tu ejemplar en cualquiera de las librerías que os recomendamos en la revista día sí día también. Os dejamos direcciones y teléfonos, van ordenadas por provincias: las librerías donde encontrarnos.

GRACIAS

 


  • ¿Conoces a alguien a quien pueda interesarle todo esto? Te animamos a que le reenvíes esta nota.
  • Si te ha gustado puedes suscribirte haciendo click aquí . Enviamos un correo los domingos, no pasando nada raro.

 

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.