Inicio»Editorial»La soledad del corredor de fondo. Apuntes sobre distribución de libros y grandes novelas y libros

La soledad del corredor de fondo. Apuntes sobre distribución de libros y grandes novelas y libros

El boletín del domingo: Distribución, La costa de los murmullos de Lídia Jorge y una nueva editorial Librerante

0
Compartidos
Linkedin Pinterest WhatsApp

Libros de fondo

Leía estos días de atrás la estupenda entrevista que Pilar Eusamio ha hecho a Susana Romanos, editora de la librerantérrima editorial greylock, y no podía dejar de acordarme de una de mis películas fetiches, digamos, esas cintas que ves por primera vez y te dices, «esta soy yo», ese muchacho corriendo como si no hubiera un mañana para volver a correr, parándose de pronto y contra todo pronóstico. La primera vez que la vi, aplaudí. Estaba sola, menos mal, y aplaudí de verdad, de corazón, a ese muchacho en el que me reconocía; seguramente se me escapó alguna lágrima de la emoción, me dibujaron así de intensa, qué le vamos a hacer.

Cuando llegué a esto de la distribución me sorprendía que las grandes distribuidoras no hicieran caso a las editoriales pequeñas, editoriales que publicaban poquitos libros o no tuvieran un plan de publicación a años vista, etc. Sabía tan poco de todo esto que este tipo de cuestiones me sorprendían. Tampoco voy a entrar en detalle ahora, que se nos caen quienes no trabajan en el sector, trato de ser amena. La cosa es que esta semana vinieron a traerme unas cajas con libros de Insensata —los ejemplares de Zapatos chinos que teníamos en el almacén han volado en tiempo récord, gracias por leer poesía— y hablamos un rato sobre los proyectos que al final acaban quedándose, consolidándose como Librerantes: «Una editorial de cada cuatro o cinco; el resto sale, bien porque se van, bien porque tengo que invitarles a que lo hagan para evitar pérdidas, sobre todo». El editor abrió los ojos, sorprendidísimo. «Pues sí, la vida es así», le dije, mirándole con cara de «y sacarlas de la red de distribución cuesta pasta, tiempo… e incluso en muchas ocasiones el sentido del humor». Y eso que pasan un filtro previo, le cuento, que la mayoría de las editoriales que me llegan no tienen sentido o, mejor,  yo no se lo veo, o no me veo capaz de ayudarles, o no entiendo nada, «pero esto para qué lo publicas», pienso.

Me acuerdo ahora —y me parto de la risa, cristobendito, qué momento, cuando abrí ese paquete— de una mujer que se autoeditó; me escribió y, antes de que le dijera que no trabajamos con libros autoeditados, ya me había enviado el suyo; tenía, creedme, una gallina en la portada, una gallina en un corral. No creo equivocarme aún hoy cuando afirmo que es el libro más feo que he visto en toda mi vida. Añado que la tipografía era una suerte de potro de tortura y que la portada tenía brillos. La manía que esta modesta distribuidora le tiene a los brillos en las portadas es, en fin, una historia que dejamos ya para otro domingo.

Para quienes aún estén por aquí leyendo, no me resisto a copiar algún pasaje de la entrevista que me gustaría que leyerais (no el que habla sobre su distribuidora, que me da no sé qué el autobombo, pero que también…); habla la editora de greylock:

Las editoriales que realmente me fascinan son las editoriales de los años 60 que se encontraban a medio camino entre el mundo editorial y el mundo del arte. El proyecto de greylock está inspirado en ellas, es de donde vengo. Entre ellas está Something Else Press, fundada por Dick Higgins en 1963 con textos de Allan Kaprow, George Brecht, Daniel Spoerri, Robert Filliou, John Cage, o Emmett Williams. Adoro el trabajo de Hansjörg Mayer, un editor magnífico de libros de artistas que todavía vive, en sus libros se inspiran las cubiertas blancas de [narrativas]. También está el gran Seth Siegelaub, ideólogo del libro de artista en sus comienzos, cuando todavía era un brûlot, objeto incendiario al alcance de todos, cuyo trabajo editorial fue catalizador para la llegada del arte conceptual. Otra es Beau Geste Press, editorial independiente dirigida por Felipe Ehrenberg, Martha Hellion y David Mayor. Ya en la época actual, me inspiró y me admiró no solo el trabajo, sino también cómo trabaja, Steidl, editorial fundada por Gerhard Steidl en Gotinga y que inicialmente comenzó como imprenta. Existe un documental maravilloso titulado How to make books with Steidl en el que puedes ver la manera tan impresionante de trabajar que tiene; la colección Imprint [#] bebe directa de esos alucinantes fotolibros y libros de artista que fabrica.

¿Alguna editorial española?

Sí, por supuesto, la primera que me viene a la mente es Ediciones Franz; entre su catálogo tiene un ensayo sobre On Kawara, una rareza especial, en el buen sentido, solo por eso ya me ganó el corazón. Luego está un rara avis dentro del panorama editorial de aquí: Días Contados, con un catálogo minoritario pero exquisito. E, igualmente, por afinidad de gustos de lectura, Libros de la Resistencia, pocas editoriales he encontrado que dediquen tanta atención a la poesía concreta.

Le alabamos el gusto sobre Ediciones Franz (de hecho, y ahora que no nos lee nadie, ando tirándole los tejos, a ver si hubiera suerte, que esta distribuidora también persigue a alguna editorial de vez en cuando…). A Días contados no la conocíamos (queda anotada), y Libros de la Resistencia es que es de la casa, otra de las editoriales que hacen posible esto (gracias).

Acabo recomendando las primeras novelas que publicó Susana, las que aún no hemos agotado (estamos en ello) y que vendemos sobre todo en ferias, cuando podemos, como a nosotras nos gustan tanto, recomendarlas con la ilusión que merecen: Oliver VII, El hijo de Virgil Timar y El califa cigueña. Por cualquiera de ellas me bato en duelo. Las podéis conseguir, aparte de en las librerías que os he enlazado al escribir sus títulos, en estas (y en otras que se nos olvida incluir, si nos lo hacéis saber las metemos): librerías —especialmente— recomendadas.

La costa de los murmullos

Cambiamos de tema para incluir como es debido la portada de esta estupenda novela de Lídia Jorge que acaba de llegarnos al almacén, La costa de los murmullos (La umbría y la solana).

9788412351262

La nota que enviamos iba con la portada del libro de la nota de prensa anterior, ay, si es que no se puede estar en misa y repicando, ya lo dice Pablo d’Ors en su librito Biografía del silencio (que no lo tenemos en catálogo, ya quisiera yo; es de Siruela). La costa de los murmullos la podéis ir encargando a vuestra librera o librero de confianza que, os decía, ya nos ha llegado, empezamos la distribución a la de ya.

Una de las primeras novelas que se adentra en el periodo histórico del fin del imperio colonial portugués desde la perspectiva de las mujeres que estuvieron presentes al lado de sus compañeros soldados en territorio africano.

Y la nueva editorial en catálogo: Salvoconducto

Un libro muy del gusto de la casa; libro-acontencimiento

9788409314188el punto ciego del paisaje

Carolina Martínez y Cristina Vergara

Un libro-artefacto que busca iluminar los puntos ciegos y los décalages

16,00 

ISBN 9788409314188

El punto ciego del paisaje es el segundo libro-artefacto de Salvoconducto books, un libro que busca iluminar los puntos ciegos y los décalages.

El punto ciego es ese ángulo muerto que nuestros ojos no ven, pero nuestro cerebro reconstruye. La verdad, la esencia, aflora en esa suspensión, en ese intersticio, en ese intervalo deleuziano que hay entre fotograma y fotograma. Pero el punto ciego es también una intersección espacio-temporal mágica, aquella en la que opera el dios griego Kairós, en la que se entrecruzan el tiempo humano y el divino.

El poemario, como un conjunto, tiene su punto ciego, pero también cada una de sus partes y cada uno de los poemas que lo componen. Todos están poblados de puntos de fuga, de posibles puntos de giro de la historia.

Salvoconducto books es un proyecto artístico y literario que investiga la correspondencia entre las palabras y su arquitectura, apuntando a una forma de lectura encarnada. Sus creadoras son la «poetista» y profesora e investigadora en estudios escénicos y cinematográficos Carolina Martínez y la «disoñadora» e ilustradora Cristina Vergara. Su primer libro, escribir y respirar (2020), era un poemario origami de carácter performativo que exploraba, tanto en su contenido como en su forma, la presencia que aflora a partir de la ausencia. Su segundo proyecto, el punto ciego del paisaje (2021), es un nuevo libro-artefacto que busca iluminar los puntos ciegos y los décalages.

 


  • ¿Conoces a alguien a quien pueda interesarle todo esto? Te animamos a que le reenvíes esta nota.
  • Si te ha gustado puedes suscribirte haciendo click aquí . Enviamos un correo los domingos, no pasando nada raro.

 

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.