La luz y el oficio de traducir. Motivos para el contento

Qué bien se está en casa cuando hace frío, sobre todo. No os voy a contar las condiciones en las que me crié, pero sí que doy gracias casi cada día, a veces incluso en voz alta, por la calefacción y el agua caliente y por esta luz que deja por las habitaciones el invierno, a través de los gruesos cristales, desbordando el salón, tiñéndolo de un color inasible, cobrizo y caliente. Por esta suerte es por lo que no hay que enfadarse por tonterías, le digo a mi hija que, absorta como estaba, pintando no sé qué parte del cuerpo le toca ahora, levanta la cabeza y me mira a ver qué digo. Qué ojos más bonitos tiene.

Justo estaba ahora acabando de revisar la conversación que publicamos mañana en portada (podrá leerse aquí), muy contenta también por esto. Continuamos la serie que iniciamos en nuestra revista en papel con Paula Zumalacárregui (la publicamos luego en digital, aquí). En un intento de dar visibilidad a la labor de traductoras y traductores les damos voz para que nos cuenten sobre su oficio. En la de mañana a Montserrat Armas es que se le sale el entusiasmo por las orejas iba a poner; quiero decir que se le nota lo que le gusta lo que hace, la pasión que le pone, y esto luego también se nota cuando abres su traducción del alemán de los dos poemarios del poeta alemán Georg Heym —y que publicó este año pasado la muy librerante Las mitas también son pan.

Escribe Armas en el prólogo de este libro doble sobre «el desconcierto que puede despertar en el lector la publicación en un mismo libro de Maratón Tetralogía de otoño, dos obras tan dispares.» Copio: «Me gustaría explicar aquí más extensamente las razones. Una de ellas es mi convicción de que ambas obras revisten un interés indudable, por lo que no debería quedar olvidadas. Otra razón es su extensión, especialmente en Tetralogía de otoño, cuya relativa brevedad hace difícil su aparición den forma de libro. Pero la razón principal e que la feliz confluencia de ambos poemas en este volumen permitirá al lector apreciar lo que yo describiría como el haz y el envés de la lírica de Heym. Tetralogía de otoño es el reverso de Maratón, de la misma manera que el carácter pesimista de Heym, coronado por la idea de que la humanidad carece de libertad, se contrapone a su espíritu rebelde, que lucha por huir de su soledad, de su aislamiento, que se alza para redimir a la humanidad y construir una sociedad y un modo de vida mejores. Esta edición ha reunido para el lector dos muestras muy diferentes del estilo poético de Georg Heym, que reflejan, además, el doble temperamento del poeta: la bendición del vitalismo y la tortura del pesimismo».

Ya tenéis pues otra cosita que leer… Gracias por llegar hasta aquí.

Librerías —especialmente— recomendadas
  • ¿Conoces a alguien a quien pueda interesarle todo esto? Te animamos a que le reenvíes esta nota.
  • Si te ha gustado puedes suscribirte haciendo click aquí . Enviamos un correo los domingos, no pasando nada raro.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

novedades

  • 9788412524543
  • 9788412524550
  • 9788412424942

ensayo

  • 9788412308839
  • 9788409401468
  • 9788412490312