Inicio»Puentes»Comenzar a leer»¿Has visto mi rostro en alguno de tus sueños?

¿Has visto mi rostro en alguno de tus sueños?

Fragmento del libro El infierno del alma, de Diamela Eltit y Paz Errázuriz (Esto es un cuerpo, 2021)

1
Compartidos
Linkedin Pinterest WhatsApp

9788409345304 El infarto del alma Te escribo: ¿Has visto mi rostro en alguno de tus sueños? ¿Aparezco en tus sueños serena o reprochándote por las abrumadoras faltas que contiene el pasado? ¿Sufres al despertar o te entregas a la invasora inconciencia?

Ah, tú y yo habitamos en una tierra difusa, con grietas tan profundas que impiden el encuentro. A quién podría decirle que el ángel se niega a llevarme sobre sus espaldas y me desprecia y me abandona en las peores encrucijadas que presentan los caminos. No hay sombra más devastadora, más poderosa que la que proyecta el vuelo de un ángel. Sé que necesito una espada para abrirme camino ahora que la tierra acaba de espesarse. Podría confesar, en este mismo instante, que cuando te vi lejano quise que la intransigente tierra te cegara. Imaginé una muerte digna de tu altura, llegué a pensar que mi propia mano se haría vengativa. ¿Con qué derecho hubiste de torcer el curso de mi mano? Pero nada de eso permanece, hoy solo espero que el ángel me lleve trepada por su espalda. Quiero que el ángel se curve por mi peso y sude y se maldiga por el abyecto trabajo de cargar mi humano cuerpo. El ángel siempre vocifera escudado en la impunidad que le otorga su pureza. No te imaginas lo que es vivir con la voz de un ángel que te impreca todo el tiempo y te dice que no serás, que no serás, que no serás amada. Que no serás amada, me dice la inquisitiva voz del ángel y me confunde y no cumple con su tarea de elevarme.

9788409345304 El infarto del alma 2Mis padres confían plenamente, permiten que en la noche se extienda a mi costado y murmure las frases que me cortan los sueños. Mis padres me entregaron el ángel justo en el instante de mi nacimiento. Mi madre entonces se encontraba fatigada, mi padre estaba confundido, trémulo diría por los costos de una desfavorable transacción. El ángel quedó a cargo de encauzar mi palabra, mi oído, mi deseo. El ángel aúlla que su misión ha sido catastrófica. Fuma largas briznas de tabaco y duerme y se despierta y fuma la interminable brizna de tabaco. Dice a todas horas con una voz monótona que tú no me has, que tú no me has, que tú no me has amado. Que tú no me has amado dice el monótono ángel y la voz de mi madre y la voz de mi padre susurran al unísono que están avergonzados. Por mi culpa el ángel envejece descaradamente. Mi padre sostiene a mi madre sobre sus espaldas y parece cansado. Habremos de entregarnos a un sueño profundo. Ah, el deber de ser virtuosa. Oh, Dios, pero qué hacer con esta extensa corrupción.

 

Sobre El infarto del alma
cubierta el infarto del almaPublicado por primera vez en Chile en 1994, El infarto del alma es una obra singular, realizada a cuatro manos y cuatro ojos por la fotógrafa Paz Errázuriz y la escritora Diamela Eltit. Ambas mujeres habían viajado al hospital psiquiátrico Philippe Pinel, en la ciudad de Putaendo, construido en 1940 como un sanatorio para tuberculosos pero reconvertido desde 1968 en manicomio. Comisura sale a la luz rescatando esta obra inédita en España, donde confluyen el diario de viaje, las cartas, la poesía, el ensayo y la fotografía más visceral.

La colección

Comisura es una colección de libros editados por Esto es un cuerpo. Del latín commisūra, de committĕre ‘juntar’ o ‘unir’, las comisuras son pequeñas publicaciones híbridas de fotografía y palabra donde se unen dos autorías.

En un mundo en el que la imagen cada vez cobra más protagonismo, estas editoras y artistas creen necesario fomentar la lectura atenta de las imágenes y el uso de la fotografía como una herramienta crítica ligada a nuestra cotidianidad y a otros lenguajes. Nace un nuevo abecedario visual, nacen las ediciones comisura.

Librerías —especialmente— recomendadas

 

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.