Inicio»Haciendo librería»Haciendo Librería. Con Paco Montero, de Librería Altazor

Haciendo Librería. Con Paco Montero, de Librería Altazor

17
Compartidos
Pinterest Google+

El equilibrio entre el criterio del librero y el gusto de la parroquia que frecuenta la librería.

Estamos en el número 5 de la calle Altozano, en Majadahonda. Se trata de la Librería Altazor.

Voy con mucha curiosidad a conocer a Paco. Y con ganas. Quería hacerlo casi desde la primera vez que hablamos por teléfono, hace ya tiempo, por el libro que me pidió, por la breve conversación sobre algunos de los libros, sobre cómo se lee, lo poco que se compra, algún reducto que encontramos para sobrevivir… Es de esas librerías raras, es decir, sin apenas actividad en redes sociales, ni fotos, ni grandes saraos donde se come y se bebe y se entera una de (casi) todo lo que allí se cuenta.

Tal vez fue entonces, durante aquella breve charla, que me supo a tan poco, cuando empezó a tomar forma la idea de dar voz a este tipo de espacios que hacen librería al margen de redes sociales, de modas, fotos, instagramers (con perdón). Se trata, es la idea, de librerías que llegan a nosotras por los libros que tenemos. Por el catálogo. Descolgar el teléfono y que alguien te pida un libro que no ha salido apenas en ningún sitio, pero que lo quiere para el fondo, «Me lo facturas, que sé que lo voy a vender», es uno de esos grandes momentos que te da este oficio. 

Paco recuerda, y créanme cuando les digo que le brillan los ojos con ese puntito que da la dicha, el primer libro que vendió: la primera edición de León el súper driblador. Las fieras fútbol club, de ediciones Destino. «Qué alegría nos dio», me dice, mirándome para ver si le estoy entendiendo…

[Esta conversación la hemos preparado con las cuestiones que nos han enviado editoras y editores librerantes para que se las planteemos a diferentes libreros y libreras con los que nos hemos ido encontrando estos años. Queríamos, queremos, mezclarnos: distribuidora, editoriales, librerías. Es por eso por lo que se indica quién formula cada una de las preguntas. Si no se dice nada, se trata de la redactora de estas notas.]

«Si te gusta leer y te gustan los libros te sentirás como en casa».

 

Primero de todo: cuéntanos quién eres, el año en el que abriste la librería y por qué.

Paco Montero. Abrí la librería en diciembre de 2004. Quería que mi pueblo, Majadahonda, tuviera un espacio dedicado únicamente al libro, a la literatura, fuera de la típica papelería-librería que siempre había habido.

Susana Romanos, de greylock: ¿Hacia dónde debemos «dirigir la mirada» al entrar en una librería?

Hacia la primera mesa, para evitar tropezar.

Carmen Oliart, de Sabina Editorial: ¿Cómo compagina la selección de libros que le gustan y la presión de las «novedades»? Relacionado con esto, ¿cómo se informa de las publicaciones de editoriales como las nuestras?

La selección de libros viene dada por el equilibrio entre el criterio de los libreros para confeccionar un fondo y los gustos de la gente que frecuenta la librería. Hay novedades que «hay que tener», con las cuales hacemos caja para luego poder escoger esos libros más especiales que queremos tener en nuestro fondo.

La información de las publicaciones de vuestras editoriales la sabemos o bien por Librerantes o directamente por la editorial que nos tenga en su lista de correo.

Alfonso Armada, de fronterad: ¿Qué debe tener un libro para que lo recomiendes con pasión?

Que se haya quedado algo dentro; que no sea una lectura pasajera; que al cabo de semanas tras haberlo leído siga estando en la cabeza o el corazón de uno.

Edmundo Garrido, de Libros de la Resistencia: ¿Cuál es el impacto de la crítica en medios de prensa sobre sus ventas?, ¿existe?

Sí que existe. Hay críticos y medios de comunicación que claramente prescriben los libros que deben de adquirir ciertas personas.

¿Como quién? A ver, mójate…

Antonio Muñoz Molina. Justo ayer, por ejemplo, vino alguien justo a preguntar por un libro que había recomendado él, Variedades (Huerga&Fierro, 2019). También Laura Freixas. Ella además es que como autora vende mucho.

Pregunta también Alberto Beceiro, de Sr. Scott, si debemos creernos las listas de libros más vendidos.

No, pero los primeros puestos suelen ser realmente los más vendidos, los libros con los que hacer caja.

Edmundo Garrido, de nuevo: ¿Qué atrae más lectores, ser un escaparate de novedades o tener un fondo bien cuidado y pocas novedades orientadas a sus clientes?

En mi caso debo de combinar ambas cosas; tener las últimas novedades que me solicitan mis clientes y mantener un fondo bien cuidado a lo largo del tiempo.

Maribel Tabuenca, de Mapas Colectivos: ¿Crees que hay libros para mujeres y libros para hombres? 

Puede ser, no lo comparto, pero en el caso de los «más vendidos» se nota, cuando la gente te pide recomendación para regalar un libro a «un señor» o a «una señora» te lo especifican mucho.

 

Javier Castro, de Newcastle: ¿Qué crees que podríamos hacer los editores (que no estemos haciendo) para ayudarte a vender nuestros libros?

Mandar galeradas, pruebas sin corregir, etc, para que conozcamos los libros recién editados o a punto de salir. Ampliar los márgenes de descuento para que nos beneficie un poco más el tratar de vender libros «difíciles» cuando no hay suficientes lectores. Apoyar a la librería para mejor visibilidad de los libros mediante carteles, marcapáginas, etc,…

Rubén Ortega, de Hurtado y Ortega: ¿Suponen las presentaciones una parte importante de tu facturación?

Sí, cuando la librería se llena y la gente conecta con los autores sí que se nota la facturación.

Edmundo Garrido, de nuevo: ¿Vale vender (y leer) «cualquier cosa», tal y como propician las campañas de fomento a la lectura, o es relevante la selección de un catálogo editorial, un catálogo de distribuidora y un fondo de librería?

Es muy relevante la selección del fondo, la exposición de los títulos de novedades en las mesas y la buena relación con la distribuidora. «Cualquier cosa» sirve para hacer caja, pero los verdaderos lectores saben distinguir y apreciar el trabajo de crear un fondo y una selección de buenos libros.

Susana Ramírez, de Galimatazo: ¿Qué políticas deberían, o crees que podrían, desarrollarse en el ámbito de la cultura a favor de las librerías independientes?

Algún tipo de subvención para el alquiler de los locales en las zonas más céntricas y comerciales, que suelen ser prohibitivos. Tratar de controlar los precios de los libros apoyando la industria editorial para que la gente no vea caro comprar cualquier novedad editorial. Mostrar más libros en los medios de comunicación de masas, de forma que los libros sean un objeto «natural» para todo el mundo y concienciar a la gente de que las librerías pequeñas e independientes «las hacen» los propios clientes y lectores frente a las grandes superficies que solo ofrecen best-sellers. Controlar que las multinacionales que venden libros paguen sus impuestos donde obtienen beneficios o que tengan los impuestos más altos. Favorecer que las bibliotecas municipales compren los libros en las librerías más cercanas, del propio municipio, puntuando la proximidad y la antigüedad en las bases del concurso público para la adquisición de los fondos.

Sandra Cendal, de Continta Me Tienes: ¿Son las librerías espacios de resistencia?

Sin duda. Y entre los verdaderos lectores cada vez más…

Alfonso Armada, de nuevo: ¿Compartes la idea de Borges de que el paraíso es una biblioteca? ¿Cómo persuadir a los que no leen de todo lo que se pierden de la vida?

Sí, el paraíso podría ser una biblioteca, o por lo menos uno de los paraísos posibles. Persuadir a los que no leen suele ser una de las funciones de los libreros.

Carlos García Santa Cecilia, de fronterad, quiere saber tres razones por las que piensas (si es así) que el libro en papel no va a desaparecer frente al libro electrónico.

Porque todavía tiene cierto prestigio como objeto decorativo. Porque estar rodeado de pantallas constantemente nos hace querer de vez en cuando volver al papel. Porque el libro en papel sigue siendo un buen regalo.  

De nuevo Susana Ramírez, de Galimatazo: En tu opinión, ¿qué ha de tener/ofrecer un buen libro infantil? 

Ilustraciones atractivas y una buena historia.

Alberto Beceiro, de Sr. Scott:  El contraste entre lo poco que se lee, con las ineficaces medidas de fomento de la lectura y las declaraciones rimbombantes sobre el placer de leer, ¿puede convertir al libro en un enfermo infinito? ¿No sería mejor un «pues tú te lo pierdes»?

Pues sí, ellos se lo pierden.

Paco Montero en Librería Altazor

Feliciano Novoa, de La umbría y la solana: ¿Cuál es el futuro de las librerías?

Para que las librerías perduren debe haber un compromiso de la administración pública que reconozca su valor cultural, social, político, independiente del gobierno de turno y es necesario un compromiso por cuidarlas creando sinergias en lugar de competencia con las bibliotecas municipales, con las escuelas, etc., desde un punto de vista democrático.

Karen Raicher, de Kafkian: ¿Si tuvieras –y pudieras– que resucitar un libro, ¿cuál sería?

Nocilla Dream.

Rubén Ortega, de Hurtado y Ortega: ¿Cuántos ejemplares forman tu librería?

6.343 a fecha de hoy.

Víctor Olcina, de Stirner: Si Roberto Bolaño te robara un libro, ¿lo denunciarías a la policía?

Pues no. De hecho lo recomendaría como lectura del mes.

Elige por favor uno de nuestros libros, que te lo queremos regalar…

El libro de Paco Loco, si es posible…


Librería Altazor

La Librería Altazor está en la Calle Altozano, 5 de Majadahonda (Madrid). Allí podrás encontrar narrativa, ensayo, poesía, teatro y humanidades, pero también guías de viaje, cómics y novela gráfica, divulgación científica, libros sobre arte, música y cine… Y una sección infantil muy completa organizada por edades en la que seguro encontrarás ese libro que buscas para los pequeños.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.