Inicio»De librerías»Librerías que nos gustan»Hace cuatro años llegó el seis. Izaskun Legarza, palabra de librera

Hace cuatro años llegó el seis. Izaskun Legarza, palabra de librera

Librerías —especialmente— recomendadas

1
Compartidos
Linkedin Pinterest WhatsApp

Hace cuatro años publicaba Izaskun Legarza, librera de espíritu y profesión, una nota en el blog de su Librería de Mujeres de Tenerife; cumplía por fin seis años seis. Me imagino el subidón, dedicándose a esto, ver que van pasando los años, uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, y que se van cumpliendo con salud. La cosa es que a quien escribe esta nota, distribuidora de profesión (también de espíritu; estoy enganchadísima a esto que hago, ya saben los habituales), le encanta encontrarse con gente del sector celebrando cosas, el primer año, el segundo, los cuarenta, qué más da, diez años diez en el caso de Izaskun; que se puede pagar la hipoteca, los sueldos, a los proveedores. Esto del tener para pagar lo que se debe como síntoma bueno, motivo de gratitud, se lo oí a Paz de Librería Gil, en Santander: podemos pagar a todo el mundo, ergo no nos va mal. Qué bonito eso, pensé, cuando aquella charla. Encontrarse con libreras y libreros celebrando en vez de quejándose de esto, de aquello, que cómo está todo, etc. Que no digo yo que no esté todo como está, ojo, pero que con todo lo que hay por hacer…

Que seguimos aquí, que nos gusta lo que hacemos y que podemos hacerlo razonablemente bien, como aún tenemos ganas, ¿no? Pues eso. Escribía Izaskun hace cuatro años, decíamos, el texto que compartimos a continuación. Ya va para diez. 


Pues sí. Llegó el seis, después de un cinco inusitadamente largo llegó, al fin, la última cara del dado (les parecerá estúpido pero sigue sorprendiéndome que los dados, tan cuadrados ellos, tengan seis caras y no las cuatro de mi lógica infantil). Llegó el día seis, como todos los años, y como casi todos los años anuncio su llegada con retraso porque siguen costándome los aniversarios y me pongo a disimular, y miro para otros lados, y camino de puntillas intentando engañar al tiempo, y me escondo, y todo es inútil porque la realidad acaba venciendo. Y la realidad es que el día seis de julio (víspera de ese San Fermín que queremos libre de agresiones machistas, como queremos la vida), el día seis de julio (aniversario del nacimiento de Frida Kahlo), el día seis de julio, una vez más, la Librería cumplió años: ¡seis años!

No es el momento, aunque sí el lugar, de hacer recuento de errores y aciertos: hoy no hay tiempo. Pero parece inevitable brindar (siempre encontramos excusas para el brindis), festejar y compartir, aunque la librera haya estado disimulando. Es inevitable (me lo dijeron mis hijos que se acuerdan muy bien de aquel primer día, y mi sobrina que padece con paciencia el disparatado horario de su tía librera y de su madre siempre apoyando) aceptar que esta librería especializada cumplió ya, sus primeros (guiño optimista al canto) seis años.

Y claro que seis años no es nada, febril la mirada. Pero es tiempo suficiente para haber errado mucho y algunas veces en el mismo sitio. Tiempo bastante para haber aprendido a sobrevivir (al fin y al cabo ya tenemos dientes y caminamos erguidas, y hasta escribimos algo) y, a veces, a disfrutar de este apasionante trabajo. Tiempo de sobra para haber sufrido pérdidas dolorosas y abrazos nuevos, para distinguir el grano de la paja, para sentir el cuerpo cansado y el ánimo firme, para abrirnos un hueco en ese absurdo cruel que llaman mercado.

La librería, esta que sigue queriendo ser, cumple, cumplió, seis años, y más allá de cualquier enredo mental (y son muchos los que la librera tiene), es tiempo de celebrarlo. Porque son seis años vividos y  la vida es eterna en cinco minutos, porque reunirse con las amigas, con los amigos, es siempre gratificante, porque abrimos con apenas dos mil euros invertidos en libros maravillosos que colocamos de frente para tapar los huecos y hoy son muchos, muchísimos, los extraordinarios libros que se nos amontonan por falta de espacio (y de tiempo), muchas las novedades imprescindibles, muchas las biografías fundamentales, muchísimos los cuentos cuidadosamente elegidos.

La Librería de Mujeres de Canarias, esa que cada vez cuenta con más apoyos y que mucha gente sigue sin conocer, cumple seis años. Si tienen un huequito será un gustazo verlas (y los) esta tarde por allí, para brindarnos. A mí me encantaría. Espero que también a ustedes.

Dónde está Librería de Mujeres
Librería De Mujeres Google Maps
Más librerías aquí

 

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.