Inicio»Textos que nos llegan»Blog del autor»En los abismos del Kronen. Por Maica Rivera

En los abismos del Kronen. Por Maica Rivera

0
Compartidos
Pinterest Google+

Por Maica Rivera

Historias del Kronen

Fronteriza, germinal y disruptiva. Todo a la vez. Eso es Historias del Kronen. Una novela que nos frenaba y a la vez nos impulsaba, como lectores, como críticos, como generación. Ahora lo vemos claro en panorámica pero esta naturaleza rara de bisagra fue algo que en los noventa apenas podíamos vislumbrar en todas sus dimensiones. Lo que sí presentimos muchos, sobre todo los nacidos en los setenta, fue que algo se removía no sólo dentro de nosotros sino también a nuestros pies. Pasarían las campanas de quedarse tan cerca del Nadal, llegaría el Goya para la película. Finalizaría la década. Y seguiríamos sin saber si andábamos al comienzo o al final de un período histórico o literario, habría que dejar transcurrir aún más tiempo para que las grietas comenzaran a adquirir la definición de sus límites de entrada y de salida. Los noventa, mal estudiados, mal leídos, mal reeditados. Hasta la fecha. Éste y no otro está destinado a ser el verdadero momento de Kronen, la ópera prima de un punk llamado José Ángel Mañas ha necesitado todos estos años de decalajey reposo, pero, ahora, sabedores de que la suya es mucho más que una novela generacional, se imponen nuevas relecturas y revisiones. No sólo recreó un rabioso sentir finisecular, un desencanto juvenil urbano con ecos melancólicos del sonido de Seattle. También marcó fuera de página el final de una forma de (sobre)vivir el oficio, de materializar la literatura, posiblemente también de leer y de compartir lo literario. Revisitar hoy los noventa con Kronen nos permite ganar el pasado para la cultura y el futuro de las siguientes generaciones, literarias y de lectores. 

Ajustar cuentas con esta literatura del límite en los bordes de Fukuyama nos sorprende mezclando cosas insólitas como volver la vista a los márgenes del realismo de Sánchez Ferlosio y, sobre todo, de Baroja, y, a la vez, a secuencias lóbregas de Trainspotting. Esa oscuridad existencialista, heredera del papel y del audiovisual a partes iguales, pesa lo suficiente para que nos sea extremadamente fácil pasar de la barra del bar de Toni Romano, crónicas de la Transición de Juan Madrid, a la del Kronen. El veinteañero Carlos, que cambia la gravedad del veterano por acelerada superficialidad y el gin-tonic por papelinas de cocaína, toma el relevo manteniendo el acento seco, frío y minimalista. Ahí quedaba establecido el tono de continuidad del malestar popular dominante que renacería con toda su fuerza en el boom de novela negra del nuevo siglo, del que aún venimos dilucidando la estela alargada. Prosigamos, pues, repensando el género desde Kronen y en Kronen. Porque Historias del Kronen no fue exactamente el umbral al siguiente milenio sino el doble clic del interruptor de apagado y encendido en el túnel de tránsito cuyas sombras nos daban sin saberlo anticipo literario de los futuros miedos, violencias, psicopatías y abulias de las ciudades del siglo XXI. Tal vez también Kronen albergue las claves ocultas del neorrealismo que queda por venir. Larga vida a Kronen.


Historias de Kronen está disponible en la generosa red de librerías con que las que trabajamos. Si no ves en el mapa una que te quede a mano, pregúntanos: librerantes@librerantes.com

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.