• Inicio
  • >
  • En portada
  • >
  • «El texto de origen no nos pertenece». Una conversación con los traductores Bruno Álvarez y José Monserrat

«El texto de origen no nos pertenece». Una conversación con los traductores Bruno Álvarez y José Monserrat

En esta quinta entrevista de la sección En torno a la traducción hemos hablado con dos traductores que trabajan mano a mano, Bruno Álvarez y José Monserrat VicentJuntos han traducido, entre otros, el libro Darius el grande no está bien, de Adib Khorram, publicado por una de nuestras editoriales #librerantes: Munyx Editorial. Además de su labor como traductores, han creado una asesoría lingüística llamada Atextoría al servicio de las editoriales y los autores independientes. 

Paula Zumalacárregui nos decía que traducir es «reescribir en tu lengua lo que otra persona imaginó en la suya», Santi Pérez Isasi que «quizá no haya un lector tan exhaustivo como un traductor». Para vosotros, ¿qué es traducir?

Pues la definición de Paula nos parece muy acertada y directa. Lo único que añadiríamos es este pequeño matiz de Ana Flecha, compañera de gremio: «¿Y qué es saber traducir? Pues una cosa muy complicada y a la vez muy sencilla que pasa por comprender que lo que estamos traduciendo, es decir, el texto de origen, no nos pertenece».

Saramago decía que los traductores son «los otros autores». ¿Estáis de acuerdo?

Claro. De hecho, lo somos por ley: autores de obras derivadas.

Además de dominar los idiomas de trabajo, ¿qué características creéis que debe tener quien traduce?

Con curiosidad, paciencia y formación, ya sea formal o no formal, se puede hacer frente a casi todo tipo de textos

Ser muy curioso. Cuando estamos traduciendo, infinidad de veces nos encontramos con términos o expresiones que desconocemos, aunque creamos tener un buen nivel de las lenguas de trabajo. Con curiosidad, paciencia y formación (lo que te dará las herramientas necesarias y te permitirá saber dónde documentarte), ya sea formal o no formal, se puede hacer frente a casi todo tipo de textos.

¿Qué os llevó a escoger este oficio?

A esta pregunta tenemos que responder de manera individual:

Bruno: Estar muy perdido. Desde que terminé el instituto, pensaba que mi única salida sería la educación. Me gustaban mucho los idiomas y en mi familia había muchos profesores, por lo que la palabra «oposición» estuvo revoloteando sobre mi cabeza desde bien pronto. Sin embargo, sabía que la educación no era para mí, y que tenía que haber otra salida, aunque todos me dijeran que me moriría de hambre. Y, bueno, no se equivocaban del todo, pero lo prefiero a dedicarme a algo que no siento que sea para mí. Total, resumiendo: cuando acabé de formarme como profesor, descubrí que en mi universidad impartían un máster de traducción literaria y no he mirado atrás (excepto cuando veo algunas facturas, pero ese es otro tema…).

José: Mi pasión por los libros. Siempre era el niño que iba con uno a todas partes, y cuando descubrí que había gente que se dedicaba a traducirlos, ya no quise dedicarme a otra cosa.

Si solo pudierais darle un consejo rápido a alguien que se está planteando estudiar traducción o que acaba de empezar en esto, ¿qué le diríais? 

Bruno: Es posible que se critique esta respuesta, pero es realista: se tarda mucho tiempo en despegar, al menos como traductores autónomos, y no todos tienen el privilegio de poder estar unos años sin poder ingresar lo mínimo para sobrevivir. Otro consejo sería encontrar un trabajo a tiempo parcial para ir tirando los primeros meses o años, y una vez tengas los clientes suficientes ya podrás dedicarte de lleno a la traducción.

José: Que tenga mucha paciencia y un plan B por si las cosas no terminan de arrancar.

traductores bruno Álvarez y josé monserratContadnos sobre una palabra o expresión que os haya resultado particularmente difícil traducir. ¿Cómo lo resolvisteis?

En el primer capítulo de Darius nos encontramos con una expresión que nos tocó bastante las narices. El abusón de turno entra en la tienda de té en la que trabaja Darius, le pregunta si venden tea bags, y le dice que tiene cara de ser el típico chico «who likes to get tea-bagged» (no vamos a contaros qué es exactamente esto, pero lo podéis buscar en el Urban Dictionary). En definitiva, que le estaban llamando maricón. En este caso, después de darle bastantes vueltas, y al ver que no había nada parecido en español que además estuviera relacionado con el té, decidimos jugar un poco y hacer que el abusón le preguntara a Darius «¿Vendéis té de nabo?», y «Seguro que es tu té favorito. Tienes toda la pinta de que te gusten mucho los nabos».

En vuestra opinión, ¿qué creéis que es más importante, que nuestro nombre aparezca en portada o que se nos incluya en el proceso de promoción de la obra (presentaciones, firmas, charlas…)?

Como autores de la traducción, es fundamental que aparezcamos en la cubierta de los libros. Desde fuera puede parecer una tontería y una cuestión de ego, pero a nosotros nos han llegado encargos de clientes que nos han conocido gracias a que nuestros nombres venían en las cubiertas de nuestras traducciones. Que se nos incluya en el proceso de promoción puede ser útil para quien quiera participar, pero aparecer en cubierta debería ser lo mínimo.

Entramos en polémica. ¿Qué opináis de los avances en traducción automática? ¿Creéis que la posedición es el futuro?

La sensibilidad y la creatividad humanas son muy necesarias en este campo

En literaria, al menos, esperamos que no. Es cierto que hay herramientas de traducción automática que ayudan muchísimo y reducen los tiempos de trabajo, pero hay que asegurarse siempre de que se usa solo para lo necesario y que se repasa a conciencia el texto final para que quede lo más humano posible. Y en traducción literaria, mejor ni eso. La sensibilidad y la creatividad humanas son muy necesarias en este campo.

Nos gustaría que nos contarais sobre la traducción que más os ha gustado o de la que os sentís especialmente orgullosos.

En general, estamos muy orgullosos de todas las obras que hemos traducido porque casi siempre han surgido a través de propuestas de traducción que hemos hecho llegar a las editoriales. Si traducir es bonito, en estos casos lo es más aún, porque hemos conseguido que los editores apuesten por libros en los que creíamos totalmente.

Bruno: Y, de manera más personal, añado que estoy especialmente orgulloso de haber traducido a Sarah Winman, ya que es mi autora favorita. El hombre de hojalata es mi libro preferido del mundo mundial y disfruté muchísimo del proceso. Por lo que ya imaginaréis la ilusión que me hace ver nuestros nombres en la cubierta y haber podido ayudar a que un libro tan especial llegue a los lectores hispanohablantes.

José: Yo me quedo con Darius el grande no está bien. Leí el libro cuando salió en inglés en 2018 y me fascinó. Lo intentamos mover por aquel entonces entre algunas editoriales, pero no hubo suerte. La verdad es que no creíamos que fuera a ver la luz, y me daba mucha rabia porque es uno de mis libros favoritos; pero al final Munyx decidió apostar por él y no puedo estar más contento de que se animara a darle una oportunidad.

Por último, ¿tenéis alguna anécdota graciosa (o no) relacionada con la traducción?

Pues mira, para que no haga nadie más la tontería que hicimos nosotros: el año de la pandemia estábamos un poco atascados en cuanto a encargos y nos pusimos a traducir un libro cuyo autor falleció hace más de 70 años, por lo que es de dominio público. Es un autor olvidado al que estábamos seguros de que nadie querría publicar hoy en día, ya que el texto no daría demasiadas ventas. Sin embargo, cuando llevábamos un 75 % o así de la traducción, una editorial independiente lo publicó… Casi nos da un ataque al ver todo el tiempo y el esfuerzo desperdiciado.

Nosotros sabíamos que podía ocurrir, y además la idea era publicarlo por nuestra cuenta, en lugar de con editoriales (de hecho, puede que lo publiquemos en el futuro), pero que sirva esta experiencia para que tengáis mucho cuidado y, si queréis mandar una propuesta a una editorial porque tenéis muchas ganas de traducir algún libro, no empecéis nunca antes de tener un contrato por delante.

9788412359480
Cubierta de Darius el grande no está bien, de Adib Khorram, publicado en español por Munyx Editorial.
Librerías —especialmente— recomendadas

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

novedades

  • cartas en torno a manolo millares, pablo palazuelo y otros. una correspondencia (2018 2022) entre alfonso de la torre y joan gómez alemany
  • trece cartas sobre la solmisación
  • la bondad de una visión

ensayo

  • cartas en torno a manolo millares, pablo palazuelo y otros. una correspondencia (2018 2022) entre alfonso de la torre y joan gómez alemany
  • trece cartas sobre la solmisación
  • cuaderno de viaje al país natal