Inicio»Puentes»Comenzar a leer»El pecado y la siesta. Por Juana Castro

El pecado y la siesta. Por Juana Castro

0
Compartidos
Pinterest WhatsApp

1.

Presentía
su misterio la carne.
Oteaban
los ojos el amor y el deseo.
Secreto
de los libros prohibidos,
amarillentos, turbios,
que celaban
su polvo en viejas alacenas
por cerrojos y cámaras.
Amarga
la adelfa del arroyo, el moral
con sus perlas de vino
tinto y dulce, su sombra
de gran sigilo grana, trizando,
con los hombros desnudos
por la enagua
traslúcida de sol y de lavados.
Por montones
de trigo desvelábase
el tacto, su temblor
balbuciente de besos
y de muslos. Crecía
en las manos el agua y en la noria.
Jugaban
a tentación los ángeles
con demonios de sueño
y exploraban
la rosa que se abría
al zumo del verano:
Era
el pecado y la siesta.

 


Este poema se recoge en el libro Nunca estuve tan alta, dentro de la Colección Mínima de Sabina Editorial. Está disponible en la generosa red de librerías con que las que trabajamos. Si no ves en el mapa una que te quede a mano, pregúntanos: librerantes@librerantes.com

Nunca estuve tan alta, de Juana Castro
Nunca estuve tan alta (Sabina editorial, 2018)

Nunca estuve tan alta es una antología de 34 poemas de Juana Castro que nos brinda la realidad esculpida en lenguaje de mujer: todas las estaciones de la vida, la infancia para descubrir el cuerpo, el amor como el arte de volar, el dolor y la pérdida, la memoria como espejo de identidad.

Versos encarnados con acentos meridionales que evocan voces antiguas del campo, los colores y las luces, pero también el ansia de libertad y la búsqueda de otro lugar donde encontrarse: «Era ya extranjera en la distancia / del vientre de mi madre».

En la poesía de Juana Castro encontramos poemas que hablan de la sangre, del cuerpo y sus flujos y celebran la creación femenina. Y otros que enuncian la violencia desatada contra ese mismo poder, como en Amor de amordazar. Una poeta capaz de recrear los mitos fundacionales de la lírica, de interrogar al tiempo como sujeto poético y de reflejar las tragedias cotidianas del presente.

Juana Castro (Villanueva de Córdoba, 1945) ha publicado numerosos libros de poesía: Cóncava mujer (1978), Heredad seguido de Cartas de enero (2010), Del dolor y las alas (1982), Narcisia (1986), Fisterra (1992), No temerás (1994), Del color de los ríos (2001), El extranjero (2001), Los cuerpos oscuros (2005) o Arte de cetrería (1989), Premio Juan Ramón Jiménez y finalista del Premio Nacional de Poesía. Cuenta también con otros premios como Carmen Conde, San Juan de la Cruz, Jaén, Carmen de Burgos o Meridiana y la medalla de Andalucía 2007.

Es miembro correspondiente de la Real Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes de Córdoba y de la Asociación Mujeres y Letras. Además es antóloga, prologuista y escritora habitual de artículos en prensa. En Sabina Editorial ha publicado la biografía María Zambrano (2016), en la Serie Una historia verdadera (edición bilingüe ilustrada) y la antología de poemas Vulva dorada y lotos (2009).

La Colección Mínima reúne libros que pretenden difundir la literatura de grandes autoras como Emily DickinsonMary Shelley o María-Merçé Marçal, en pequeño formato con un diseño muy cuidado. Selecciones personales de las editoras en las que caben poesía, diarios y relatos, cuyo propósito es acercar estas obras a quienes no las conocen o solo han tenido acceso a publicaciones más tradicionales.

Otros títulos de la colección:

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.