Inicio»Puentes»Comenzar a leer»Un segundo robado. Niño anómalo

Un segundo robado. Niño anómalo

0
Compartidos
Pinterest Google+

Cada vez que llegamos a una nueva casa aprendemos dónde están las salidas, si hay ventanas bajas o puertas traseras. Si hay patio, dejamos una escalera apoyada en una pared para poder huir. Subo esa escalera para mirar qué hay al otro lado. A veces otro patio, a veces una calle y otras un paisaje baldío. Recorro mentalmente el camino que debo seguir. Nunca lo transitamos. No hay días ni noches. Las ventanas quedan cerradas, las persianas bajadas, las cortinas pasadas. No se sale, no hacemos ruido. Existimos como seres atípicos. Nos movemos en la penumbra, descalzos, para evitar sonidos innecesarios. Somos el observador y las sombras proyectadas en la pared. Construimos la realidad a partir de esta anomalía. Fundamos un nuevo reglamento donde nos permitimos los gestos básicos, un código donde sólo caben los silencios, las pausas infinitas y la inexistencia de un futuro más allá del próximo minuto. Borro automáticamente el minuto pasado. Sé que se repetirá una y otra vez. Soy el hecho de mi propio encierro. Soy víctima y verdugo aislándome a mí mismo.

He visto esto desde el otro lado. Cuando mi tío Pepe necesita huir, se esconde en casa. Papá y mamá lo han puesto en contacto con un contrabandista que debe sacarlo de la ciudad, aunque al final mi tío Miguel lo saca cuando el contrabandista no lo ha conseguido. Amigos y conocidos que han huido por los tejados de las casas de sus vecinos. Personas escondidas durante días en pisos abandonados hasta encontrar el momento de poder seguir con su fuga. Ahora nos toca a nosotros.

Niño anómaloHasta ahora «nosotros» hemos sido todos. El pasado era nosotros. Una identificación ideológica y vivencial con todo y todos los que estaban antes que yo. Nosotros era siempre. Nosotros era todavía. Crecimos en la militancia y la lucha. Llenamos el mundo de ideas nuevas. Nosotros.

Pero ahora, en esta casa oscura, nosotros son cinco personas. Nosotros es lo que llevamos puesto. Es un pacto silencioso. Es futuro o nada. Es la base de todo un universo de precauciones, de llantos en la habitación de mis padres, de pesadillas con Susana sin manos, de sonidos en extinción. Ahora nosotros esperamos. Ahora debemos huir. Nos tocó. Estamos solos. Aquí, en esta casa, en todas, dejamos pasar el tiempo. Jugamos a un juego distinto cada noche. Nos permite pensar en algo nuevo. Quizás pasarán años y seguiremos jugando a algo distinto, y si se acaba, habrá que inventarlo. Ése es el reto, crear algo nuevo, día a día. Es un entrenamiento para el futuro, que durante años es un día después de otro. Esto es nuestro ahora, y es así porque otras personas han fracturado nuestra vida. Otras personas me han despojado de la idea de un nosotros infinito y hermoso.

Estamos escondidos en esta casa, en todas las casas que hemos ocupado en esta huida y las que vendrán, porque alguien detiene un Ford Falcon celeste y sin matrícula ante nuestra puerta la noche del cuatro de agosto. Cuatro hombres. Cuatro capuchas y las armas que siempre acompañan al que se tapa la cara para actuar, bajan del coche y comienzan a golpear la puerta.

—Nos tocó.

Son palabras que papá y mamá no llegan a decir, pero están expresadas en un silencio cómplice, en el cruce de miradas entre un hombre y una mujer con tres hijos que han visto derrumbarse el mundo. Palabras repetidas miles de veces. Voces distintas dichas en susurros a lo largo de la historia en todo el planeta. En cada continente. Surgen del miedo y la certeza. Nacen cuando el poder rompe sus límites, tienes los ojos abiertos y te sabes perdedor.

Papá se levanta de la cama y, parsimoniosamente, comienza a vestirse. Camisa, pantalón, cinturón y un jersey amarillo. Mamá lo mira atónita. Papá dice exactamente lo que piensa.

—A mí no me van a matar en calzoncillos. Inmediatamente después baja las escaleras para abrir la puerta, vestido con la dignidad de sus ideas. Pobre atuendo frente a las capuchas. Nunca habla de esos veinte metros que recorre hasta la entrada de casa.

Mamá coge mecánicamente el teléfono. No sabe a quién llamar. Decide avisar a Carlos Le Donne.

—Carlos, nos han venido a buscar, vení a buscar a los chicos, no dejés que se los lleven, yo voy a tratar de hacer tiempo.

Cuelga en el momento en que un encapuchado entra en el dormitorio. El hombre agarra a mamá del pelo, gritando e insultando. Tiempo, piensa, necesito tiempo para que Carlos venga a buscar a los chicos. Intenta mantenerse lo más atenta posible, observando, buscando información, éste tiene las uñas muy cortas. La empuja sobre la cama y le apunta con la mano derecha, no lleva anillos, mientras con la izquierda le tira del pelo.

—¿Has llamado a la policía, puta? —grita el hombre.

Mamá no lo duda, miente y dice que sí. Necesita tiempo. El hombre se enfurece. Levanta a mamá del pelo y le pega. La recoge del suelo y la arrastra por las escaleras, mamá nota cada escalón en la espalda. Al llegar a la planta baja ve a papá con los brazos en alto. Se nos acaba el tiempo. Hielo bajo la piel. El corazón se ralentiza. Tiempo. Los hombres se ponen muy nerviosos. La mentira sobre la policía ha provocado algo que ya nadie controla. El que parece ser el cabecilla, tiene los ojos azules bajo la capucha, los agarra, encañonando siempre la cabeza de papá, y los empuja por la puerta del lavadero. Se quedan solos en el patio trasero.

Papá y mamá se abrazan. Un hombre y una mujer con tres hijos se miran a los ojos que han visto derrumbarse el mundo. Se dicen que tratarán de morir juntos. Cualquier cosa menos la tortura. Se besan, se acarician, se tocan las caras, para guardarlas en toda la memoria. Dispuestos a borrar todo lo que saben, todo lo que creen y han vivido, para que sólo haya espacio para la cara del otro, y poder recordar para siempre los ojos, la boca, la mirada del otro. Cada detalle queda impreso en las manos, cada cambio de temperatura al contacto de su piel. Y recuerdan, en las manos, las razones por las que se hablaron por primera vez. El escaso tiempo vivido se multiplica en cada gesto y topa bruscamente con el poco tiempo que creen que les queda. Un segundo robado al infinito. Toda una vida para decidir que correrán para que los maten por la espalda cuando los saquen del patio. Ya ni siquiera lloran, sólo piensan en tiempo para los chicos que seguimos durmiendo arriba.


Este es un fragmento de Niño anómalo que está disponible en la generosa red de librerías con que las que trabajamos. Si no ves en el mapa una que te quede a mano, pregúntanos: librerantes@librerantes.com

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.