Inicio»Portada»El discurso es el catálogo

El discurso es el catálogo

1
Compartidos
Linkedin Pinterest WhatsApp

Hemos querido en Librerantes hacernos eco de esta conversación entre librería y editorial no solo porque nos sentimos parte del proyecto de la librerantérrima editorial Libros de la resistencia; estamos además muy agradecidas por el trato de la librería Enclave de libros, generosa y hospitalaria siempre con las editoriales de la casa. Aparte, nos parece una hazaña digna de no pasar desaperciba entre tanto como hay en redes sobre libros y pequeños y grandes editores y editoras el conseguir que D. Edmundo diga algo más allá de su sempiterno «el discurso es el catálogo»; llevábamos nosotras años con ello. Gracias. 

Enhorabuena a la librería por tanto, por todo.

edmundo en enclave
Edmundo Garrido en una de sus librerías más queridas, Enclave de libros. Calle Relatores 16, al ladito de Tirso de Molina. En Madrid

[Estamos en el blog de Enclave de libros]

Amiga Editorial es un nuevo espacio dedicado a las editoriales más queridas, por espíritu y catálogo y personas que les dan vida. Entre las vivencias más bonitas de Enclave a lo largo de sus ya 11 años de vida, relieve aparte tiene la relación con las editoriales, pequeñas y medianas fraguas muchas veces precarias, pero siempre enamoradas, en ocasiones perdidamente. En este espacio encontraréis las ideas y perspectivas sobre el canal del libro en el contexto actual de cada editorial. Respuestas sintéticas a preguntas generales, pero que ayudan a definir el carácter de nuestra Amiga.

Libros de la resistencia es un sello editorial independiente que empieza a andar a finales de 2012 de la mano de Edmundo Garrido, pura pasión y voluntad. Os invitamos a visitar su página y a explorar su catálogo.

La librería.- ¿Puedes trazarnos una sintética historia de la editorial y sus fechas clave?

El editor.- «El discurso es el catálogo» es lo que he respondido sistemáticamente a preguntas respecto al proyecto editorial desde su creación. El catálogo pretende ser un libro (el mío actualmente cabe en un folio plegado en tres) y su «discurso» está en los mismos títulos publicados y la constelación de obras que forman. Ante la amabilidad de Enclave de libros, verdadero faro de pensamiento crítico, difusión y venta de libros en el corazón de Madrid, intento decir algo más. Ojalá no terminemos por encontrar preferible la parquedad anterior.

Los primeros títulos salieron a fines de 2012. La palabra sabe de Miguel Casado y No hay, de verás, veredas de Eduardo Milán marcan el deseo de un discurso sobre la poesía —en sentido amplio de «creación», sin limitaciones de género— y transatlántico, en diálogo entre ambas orillas. Además que estos dos autores, con una extensa y reconocida trayectoria, estuvieran dispuestos a publicar en un sello nuevo, abriendo su colección Paralajes, significó un gran apoyo. De hecho, su aceptación de la invitación a publicar fue lo que decidió el comienzo del proyecto. La paralaje es un método para posicionar objetos en el espacio. Para realizarla es necesario desplazarse, salir del lugar propio y volver a mirar. Creo que eso, entre otras cosas, es lo que hace el pensamiento crítico que conocemos como «ensayo».

La segunda fecha clave es marzo de 2016 cuando dejo la distribución directa de los libros y la distribuidora Librerantes se convierte en una aliada imprescindible para dar mayor difusión y continuidad al proyecto.

En 2018 se abre la colección ποίησις [poíesis], «creación», con la idea de incluir textos en prosa o verso sin límites de género. Aunque los libros de la colección Paralajes también son textos híbridos y en los que la forma es central, como en los textos de «creación» y lejos de la idea de «tratado académico», la nueva colección nació con la idea de poner o reponer en circulación obras que no necesariamente sean «crítica» o ensayo. Sin embargo, no es inusual que sea necesaria una conversación con el autor para decidir en cuál de las dos colecciones su libro estará más en contexto. Dentro de esto recuperar la obra de un narrador tan importante como Néstor Sánchez o comenzar la publicación de la poesía reunida de autores que han sido poco difundidos en España como Eduardo Milán, Reynaldo Jiménez, Gloria Gervitz y otros es parte importante de su idea.

Otros libros que pueden ser un vicio de carácter del editor pero no por ello menos importantes son «libritos de dedo» (folioscopios o «flipbooks») ideados o editados por artistas, un par de textos renacentistas (Rabelais y Erasmo) no traducidos en 500 años y la recuperación de libros ilustrados con temática felina (¡Viva el felinismo!).

Cuál es la razón de ser de la editorial y de sus diferentes colecciones

¿Que el editor se divierta?

Y además, intentar seguir, con humildad, los pasos de gigantes desde Aldo Manuzio hasta Roberto Calasso, por citar nombres indiscutibles (e inalcanzables). Este último habla de la edición como género literario y, de ahí, la idea del catálogo como un discurso.

Yvonne Paraf
Yvonne Paraf

Adjunto también una foto, por si se puede incluir, de Yvonne Paraf cosiendo libros en su cocina, durante la noche, en plena ocupación alemana, en París. Esos libros eran los que después llegaron a ser Les Éditions de Minuit pero que en esos momentos se escribían, publicaban y difundían «contra toda esperanza». Esa foto es el archivo más antiguo en la carpeta de libros de la resistencia, quizás como parte de la idea de que en la actualidad también estos libros austeros, casi sin diseño de cubierta (salvo algunos rasgos en evidente homenaje justamente a Minuit), pueden ser libros de la resistencia que algunas y algunos mantenemos ante el arrase de formas de vida que tienen poco de forma y de vida y donde lo que está en juego es un problema de biopolítica que conocemos.

¿Cuáles son los libros que mejor interpretan esa razón de ser?

Como respondía al principio, los libros de Miguel Casado y Eduardo Milán abren el proyecto y la continuada complicidad de estos autores para seguir publicando en él creo que son el reflejo de las dos orillas de un pensamiento transatlántico, tanto en ensayo como en creación. Junto con ellos también me parece necesario mencionar las colaboraciones con Reynaldo Jiménez en ensayo y creación junto a sus traducciones del portugués brasileño (Sousândrade, Leminski y otras en preparación) que permiten reflejar la realidad literaria hispanoamericana que nunca ha dejado de dialogar con las creaciones de Brasil.

Dicho esto, para un proyecto tan pequeño cada libro es parte de ese discurso del catálogo y, por lo mismo, no interpretan su razón de ser sino que la conforman.

¿Y los mayores éxitos de ventas?

Los mayores éxitos de ventas han sido, sin duda, el I ching en su versión sintetizada y cinética (de «libro de dedo») de Pedro Núñez y Vida y opiniones filosóficas de un gato de Taine con ilustraciones de Doré. Parece que el reciente Festina lente (Apresúrate despacio) de Erasmo de Rotterdam (con prólogo de Rodrigo Cordero) se encamina a ser de interés para un público mayor. Sin embargo, todos son éxitos de ventas en cuanto que este tipo de libros se venda me parece un éxito de la resistencia. Es un orgullo haber podido editar a los autores ya mencionados y además a Augusto de Campos (en edición de Gonzalo Aguilar), Gloria Gervitz, Léon-Gontran Damas, C.D. Wright, Jaime Saenz, Néstor Sánchez, Concha García, Juan Larrea, José-Miguel Ullán, Olvido García Valdés, Miguel Marinas, Bernard Nöel, Ángel Crespo, Pilar Gómez Bedate, Javier Codedal, Jordi Doce y otros. Cada libro es muy especial en un proyecto pequeño y es un éxito el poder ponerlo en circulación aunque sea de forma limitada y las ventas, muchas veces, tan bajas.

¿Podrías trazar un análisis rápido del mercado del libro en el contexto actual y de las perspectivas de cara al futuro más cercano (2021-2022) desde vuestro punto de vista?

Creo que el mercado del libro a nivel industrial se me escapa completamente ya que justamente la idea es trabajar al margen de sus imposiciones «de mercado» sin por ello pretender negar que el objetivo es vender libros. Por lo mismo la alianza con una distribuidora que no imponga cantidad de novedades mensuales ni menos su contenido o la selección de títulos con mayor valor comercial es clave para  poder participar de la cadena del libro sin necesitar meter en el catálogo obras que no lo representarían, razón esta por la que muchos proyectos «independientes» pasan a ser dependientes de las ventas y, así, de lo que les indique la distribución. También reconocer que en este caso al menos, este proyecto funciona más cerca de una organización sin fines de lucro (que no es lo mismo que sin fines de venta) que de un modelo de empresa ya que en la práctica no permite una dedicación de tiempo completo y remunerada. Dentro del mercado del libro hay un gran debate respecto a la remuneración del trabajo y es justo. También lo es reconocer que si las ventas no producen cierto nivel de ingresos y no se quiere vender cualquier cosa es necesario tener otros ingresos y no es posible, al menos en mi caso, darle dedicación completa. Si el objetivo fuera «crear valor» o «utilidades» no participaría de este mercado.

Si lo consideráis importante, ¿Qué planes tenéis para desarrollar y mejorar vuestra relación con las librerías?

Muchas veces bromeo con el nombre del proyecto: «a ver si resiste» El plan es resistir. Este proyecto, y otros proyectos similares o paralelos, y mejorar siempre la relación con librerías para ojalá ayudar a llevar público a ellas realizando actividades conjuntas. Que resistan las librerías comprometidas con libros que nunca saldrán en la lista de «más vendidos», como Enclave, y que resista la distribuidora que permite que los libros no queden en sus cajas y lleguen a las librerías. Porque aunque muchas librerías se desvirtúen por necesidades del mercado, sin nostalgias creo que los libros, libros de la resistencia al menos, son libros que tienen intención de estar en el fondo de una librería, se presenten en librerías y encuentren a su lector en una librería. Por lo mismo, es bueno convertir estas palabras en una forma de agradecimiento ya que, desde hace años, libros de la resistencia ha contado con la complicidad de Enclave de libros para pensar y organizar lecturas, presentaciones y mesas redondas (recuerdo especialmente el ciclo dirigido por Miguel Casado «Ensayo: leer, escribir» entre 2013 y 2014).

Espacio libre para expresar lo que consideréis oportuno.

Poi ci fu la Resistenza
e io
lottai con le armi della poesia.
Después vino la Resistencia
y yo
luché con las armas de la poesía.

Pier Paolo Pasolini (Versión de Martín López-Vega, Nórdica Libros, 2015)

 

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.