Inicio»Desde fronterad»El coraje de permanecer en un entorno que se ha vuelto hostil para los artistas

El coraje de permanecer en un entorno que se ha vuelto hostil para los artistas

6
Compartidos
Linkedin Pinterest WhatsApp

El lugar de la artista japonesa Sophia Chizuco

Por Jonathan Goodman

Sophia Chizuco es una artista de origen japonés que vive en Nueva York desde el año 2000. Chizuco se formó en Japón, donde se licenció en arte y magisterio y también estudió por su cuenta con un pintor. Además, estudió en la Liga de Estudiantes de Arte de Nueva York, cuyo título recibió en 2004, y donde coincidió con el destacado pintor Larry Poons. A lo largo de los veinte años que lleva viviendo y trabajando en Nueva York Chizuco ha construido, de forma lenta pero segura, dos fuertes estilos: trabaja sobre todo la abstracción, pero también se sitúa nítidamente dentro de la tradición del paisaje, por muy esquemáticas y abstractas que estas pinturas puedan parecer a primera vista. La comunidad artística japonesa de Nueva York es pequeña y dispersa, pero los artistas que abandonaron Asia Oriental por la emoción –y la adversidad– sin límites de la mayor ciudad cultural de Occidente muestran un considerable nivel de talento, imaginación y agallas. Y especialmente ahora, puesto que viven en un lugar donde se ha vuelto muy difícil sobrevivir como artista por los altos precios, en especial de los alquileres y espacios de trabajo. Chizuco pertenece a este grupo, y se gana la vida a duras penas trabajando a tiempo parcial en un museo, dando clases a niños y, de vez en cuando, vendiendo alguno de sus inspirados lienzos.

Las dificultades a las que se enfrentan todos los artistas superan hoy cualquier interpretación romántica del pasado. La gentrificación se ha apoderado de la vida en Nueva York, hasta el punto de que ningún nuevo barrio permite establecerse en él, salvo, quizá, el sur del Bronx (y me han dicho que allí la situación también está cambiando). Chizuco muestra un considerable coraje al permanecer en un entorno que se ha vuelto hostil para los artistas. Sin embargo, ha perseverado y, tras pasar muchos años en los márgenes, está empezando a ser reconocida. Su exposición, en un pequeño espacio de Long Island, ha sacado a la luz sus recientes obras, cuadros grandes y pequeños (la mayoría). Su estilo característico de abstracción abarca íntegramente el lienzo, que llena con círculos parecidos a botones que se empujan unos a otros, como si abarrotaran el limitado espacio de la composición. Se puede –y se debe– preguntar si este tipo de estilo abstracto sigue teniendo su lugar en un tiempo tan alejado del culmen de la pintura no objetiva lírica en Estados Unidos, aproximadamente, mediados del siglo XX. Pero en el caso de Chizuco, esta cuestión tiene una importancia relativamente pequeña, en el sentido de que las obras están tan bien tratadas, con tanto talento e imaginación, que solo podemos alabar su logro. Además, la abstracción gestual nunca tuvo una importancia significativa en Japón, así que Chizuco tiene un espacio más abierto en el que trabajar, en términos históricos. Pero, al mismo tiempo, al modo de Gerhard Richter, también se dedica a la figuración en forma de paisajes, a menudo llenos de verdes luminosos, generados por los recuerdos de su niñez y sus experiencias en una granja cerca del océano Pacífico.

Este doble enfoque, igualmente importante en ambos casos, indica la constante apertura intelectual de una joven artista que solo está empezando a madurar. Antes se pintaba de una forma o de otra, pero la doble producción de Richter hizo permisible que los artistas trabajaran lo abstracto y lo figurativo al mismo tiempo. En Love (Amor, 2019), vemos una superficie completamente cubierta de pequeñas formas redondas que se amontonan unas contra otras de tal modo que apenas permiten que se vea un fondo. La cantidad de esfuerzo que la artista debió dedicar a la composición solo pudo ser heroico: una abstracción épica, a menudo considerada un campo masculino, ¡llevada a la acción por una mujer que no proviene de la cultura occidental! Su sofisticada e hipnotizadora obra demuestra cuánto se ha abierto la disciplina pictórica: el sexo, la raza, la nacionalidad… nada de esto importa ya, dada la artificialidad de casi cualquier agrupación abstracta a la luz de internet y sus principios de democracia cultural. Stardust (Polvo de estrellas, 2019), compuesta por formas circulares como botones, que imitan mucho a los que vemos en Love, se orienta hacia tres colores: dorado, malva claro y plateado. La regularidad de la imaginería, junto con los colores complementarios que la artista emplea, sirven de campo improvisado, pero eficaz, para la meditación (aunque la artista no es practicante de ninguna religión). Tanto Love como Stardust quizá sugieran una forma de mantener la concentración en una ciudad famosa por sus distracciones, aunque esto es solo una especulación que nos aleja de la obra en sí. A medida que el ojo viaja de un círculo al siguiente uno imagina muchas cosas: una superficie impenetrable, un homenaje a la obra de artistas anteriores que trabajaron en el ámbito de la abstracción pura (recuerdan a las apretadas curvas de Mark Tobey y a la serie Infinity, de Yayoi Kusama) y en un panel decorativo que existe como fin en sí mismo.

Aunque estas pinturas sean muy buenas, que lo son, es posible cuestionarlas a la luz de su participación en lo que se ha convertido en una abstracción genérica. ¿De verdad necesitamos a otro pintor abstracto, aun tan talentoso como esta artista? Chizuco es sumamente original en su lenguaje, pero se puede decir que el propio lenguaje se ha desgastado con el tiempo. En un libro sobre arte contemporáneo el ceramista británico Grayson Perry dijo directamente que ya se ha hecho todo antes. ¿Cómo se puede respirar entre la multitud de los predecesores, cuyas obras inciden en el mismo y pequeño espacio psíquico donde trabaja normalmente un artista contemporáneo? Chizuco se ha tallado claramente su propio espacio, y tiene el mérito de presentar unas pinturas memorables que son abstractas y esquemáticamente figurativas. Pero, aunque le concediéramos la considerable autonomía que consigue en su obra, se puede afirmar que en sus obras flota un aura de duplicación. Esto no es culpa de Chizuco, sino fruto de dos décadas de trabajo en una lengua vernácula que estaba limitada desde el principio; es decir, limitada por el énfasis exclusivo en el lenguaje pictórico, liberado de la carga de la representación. No pretendo insinuar que la obra de la artista se vea mermada por las verdades del pasado, solo que el buen arte de hoy siempre ha llevado adherida una sombra del pasado. Lo mismo ocurre con las demás artes: la poesía y la ficción, la música clásica contemporánea o la danza. Es importante que reconozcamos este inevitable legado, a menudo restrictivo, cuando contemplamos arte nuevo. De todos los estilos, la instalación artística parece el más prometedor ante las nuevas formas de hacer las cosas. La pintura está, literalmente, contra la pared.

[…]

Continúa leyendo este artículo en fronteraD.

***

Jonathan Goodman es poeta y crítico de arte. Ha escrito artículos sobre el mundo del arte para publicaciones como Art in America, Sculpture Art Asia Pacific entre otras. Enseña crítica del arte en el Pratt Institute de Nueva York. En FronteraD ha publicado, entre otros artículos, Eva Petric en la catedral de San Juan el Divino y la galería Mourlot, Iliana Ortega: la búsqueda de los sueños infinitos, Susan Swartz: la persistencia de la abstracción lírica, Fascinaciones chinas, entre tradición y abstracción. Dos artistas en Nueva York: Liu Chang y Yu Han Yu y Anselm Kiefer en el Met Breuer. Una nueva reflexión sobre Alemania y el olvido.


Segundaantolojía (Los libros de fronterad, 2017) ya está disponible. Lo puedes encontrar —o encargarlo, si en ese momento no lo tienen— en la generosa red de librerías con las que trabajamos.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.