Inicio»fila2»El camino imperfecto de José Luís Peixoto

El camino imperfecto de José Luís Peixoto

Hablamos con el traductor de José Luís Peixoto: Santiago Pérez Isasi

0
Compartidos
Linkedin Pinterest WhatsApp

En conversación con Santiago Pérez Isasi, traductor de José Luís Peixoto.

¿A qué se refiere «el camino imperfecto» del título? ¿Al acto de viajar? ¿Al de escribir? ¿A la identificación de uno con otros y ambos con el hecho de vivir?

No creo que se pueda (ni se deba) buscar una única explicación para el título, que creo que es voluntariamente ambiguo; está claro que la idea de camino remite a la del viaje, y ambas son una metáfora recurrente de la propia vida, pero también del proceso de escritura que, como recordarás, al autor se le «atasca» en cierto momento y parece que se le hace bola. Vivir, viajar, escribir, los tres términos o conceptos están unidos, como el autor recuerda varias veces, y a los tres puede referirse el título.

Otro tema interesante también es el de la distinción —o no— entre turista y viajero que se hace en el libro. ¿Cuál crees que es la posición de Peixoto sobre este tema?

Es un poco difícil decirlo, la verdad. Hay momentos en los que parece situarse en una posición de superioridad estética o moral en relación con los turistas, por ejemplo cuando hacen un viaje en barco y estalla una tormenta (los turistas sufren porque no están teniendo la experiencia perfecta que buscaban, y él lo disfruta exactamente por el mismo motivo), o cuando visita una «aldea de tribus», algo así como una Disneylandia de los refugiados, y solo él y su compañero de viaje parecen darse cuenta de lo problemático que es todo aquello.

Pero al mismo tiempo, en otras ocasiones el propio Peixoto parece ser algo irónico en relación con esa oposición entre viajeros (selectos, reflexivos, críticos) y turistas (masivos, aborregados, destructivos), que en realidad tiene algo de artificial o incluso clasista, como cuando sucumbe a la tentación y asiste a un espectáculo «erótico—festivo» en Bangkok, en que una chica lanza bolas de ping—pong con la vagina: una típica trampa para turistas. Al fin y al cabo, un viajero que critica a los turistas que ve a su alrededor es como sea gente que se queja de que los centros comerciales están abarrotados en Navidad… como si él con su presencia no contribuyese a abarrotarlos.

Hay muchos más puntos que se tocan en el libro, pero un leit motiv que se repite desde el principio, incluso desde la propia cubierta, es el de los tatuajes —para empezar, el principal viaje que se narra lo hace con su amigo el tatuador e ilustrador Makarov—. ¿A qué consideras que se refiere Peixoto con esta idea recurrente?

El interés de Peixoto por los tatuajes viene de antiguo, de mucho antes de escribir y publicar este libro, de ahí que conociera a Makarov, quien lo acompaña en su viaje, y quien por cierto también contribuye con tres ilustraciones en el libro. Se podría pensar que los tatuajes son otra forma más de escritura, y una que está íntimamente ligada al cuerpo (ya no tan definitivamente como hace unos años, porque ahora es más fácil borrar tatuajes…). Hay un momento curioso en que Peixoto promete dejar que Makarov le haga un tatuaje cuando vuelvan a Lisboa, y promete también mostrar —y dejar tocar— ese tatuaje a cualquier persona que haya leído el libro y se lo pida. Cuando le conozca personalmente, no sé si me atreveré a hacerlo.

Esperemos que se lo haya hecho en algún lugar, ejem… accesible. Éste es el primer libro de José Luís Peixoto que reseñamos en Un libro al día. Tú, que eres un avezado lector de literatura portuguesa, ¿cómo sitúas a este autor dentro del panorama general y actual, en concreto?  ¿Y este libro dentro del conjunto de su obra?

Es verdad que no hemos reseñado ningún libro de Peixoto todavía; yo estuve a punto, hace años, de hacer la reseña de Te me moriste, quizás su libro más conocido, pero finalmente no me animé… En todo caso, Peixoto es uno de los novelistas más conocidos de su generación; entre otros muchos premios y reconocimientos, recibió el Premio José Saramago en 2001, por su obra Nenhum Olhar. En España y en otros países europeos también tiene un cierto reconocimiento y seguimiento…

En cuanto a este libro, se sitúa en una de las líneas desarrolladas por Peixoto en su obra y en su trayectoria vital: la literatura de viajes, género a la que también pertenece Dentro do segredo (sobre Corea del Norte), además de muchas otras contribuciones en revistas sobre viajes. Tiene también una página web llamada «Viagens para ler» (o «José Luís Peixoto em viagem», no lo tengo claro) en la que se recogen algunos de estos textos. Vamos, que la escritura sobre el viaje es una constante de este autor. Incluso ha llegado a ejercer como «guía de viajes» (lo que vuelve a plantear hasta qué punto se distingue el viajero del turista…).

Por último, ¿qué tal ha sido la experiencia traductora? ¿Dispuesto a repetirla?

La verdad es que traducir es una actividad que me gusta mucho, aunque no sea mi trabajo habitual ni mucho menos. Tiene una parte mecánica o de «picar piedra», pero también mucho de creativo, y de reflexión sobre la propia lengua, sobre sus particularidades, sus usos en diferentes contextos, sus connotaciones… Es como hacer un puzzle sin estar seguro de si las piezas van a encajar, o de si de hecho existen todas las piezas.

En el caso de El camino imperfecto, la traducción fue relativamente fácil, porque es un libro escrito en un registro muy neutro, con un estilo muy directo, quizás por ese intento de llegar a un público amplio que mencionaba antes. La mayor dificultad fue probablemente no dejarme ningún «portuguesismo» en el texto, porque al vivir en inmersión en otra lengua, tan similar además al castellano, uno pierde un poco la perspectiva.

Y sí, estoy más que dispuesto a repetir la experiencia, de hecho, ya estoy haciendo otra traducción de una novela portuguesa (de una autora, esta vez), que también saldrá en La Umbría y la Solana

Fragmentos de la entrevista publicada en Un Libro al Día, publicada por Juan G. B., blog que os recomendamos vívamente

Más información sobre el libro aquí

El camino imperfecto. Un libro de no-ficción en el que José Luís Peixoto cuenta los tres viajes que hizo a Tailandia

El Camino imperfecto es un libro de no-ficción en el que José Luís Peixoto cuenta los tres viajes que hizo a Tailandia. Su lectura sorprende por lo que cuenta, se aleja de los lugares comunes de aquel país y se detiene en los aspectos menos conocidos de su cultura, de su historia, de su religiosidad, de muchas otras cosas. Pero sorprende también, como lo cuenta, porque su lectura estimula la imaginación, aboga por la experiencia del viaje como un tiempo excepcional e irrepetible, un tiempo para la sorpresa y a veces para la duda: “La idea de que ya no existen lugares por explorar es absurda. La idea de que todo está visto es un insulto para el mundo” dice el autor al periódico mejicano Excelsior. Lo distante pierde distancia cuando se va hasta allí. Los lugares más lejanos son aquellos en los que nunca se ha estado. Cuando se ha ido a un lugar, aunque para ello sea necesario atravesar el planeta, ya se sabe que es posible hacer ese camino. Deja de pertenecer a lo desconocido sin detalles, gana formas imprevistas. Hay vida allí como hay vida aquí. José Luís Peixoto en El Camino imperfecto

José Luís Peixoto. Galveias  (Ponte do Sor, Alto Alentejo) 1974. Se licenció en Lenguas y Literaturas Modernas (Inglés y Alemán) en la Universidade Nova de Lisboa. Ejerció de profesor en Portugal y en Cabo Verde. Novelista, articulista, poeta, traductor y dramaturgo, sus obras han sido traducidas a más de veinte lenguas. En el año 2001, recibió el Premio Literario José Saramago por su novela Nadie nos mira, incluida por el Financial Times entre los mejores libros publicados en Inglaterra en el año 2007. Ese mismo año, recibió el Premio Cálamo Otra Mirada, a la mejor novela publicada en España, por Cementerio de Pianos y un año después, el de Poesía Daniel Faria. En 2013 obtiene por Libro, el Premio Libro de Europa, otorgado en Italia a la mejor novela europea. En 2016 recibe el Premio Océanos (Brasil) a la mejor novela publicada en los países de lengua portuguesa. Otras obras en castellano, además de las citadas son: Te me moriste (2004), Una casa en la oscuridad (2008), Dentro del secreto (2014), Galveias (2016), En tu vientre (2017) y Autobiografía (2020). Peixoto es una de las revelaciones más sorprendentes de la literatura portuguesa reciente. No tengo ninguna duda de que es una promesa segura de un gran escritor.   José Saramago

Librerías —especialmente— recomendadas

 

.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.