Inicio»Puentes»Comenzar a leer»Dibujar es una forma de estar en el mundo. Por Alfonso Armada

Dibujar es una forma de estar en el mundo. Por Alfonso Armada

Trazos de Madrid (La Umbría y la Solana, 2021)

2
Compartidos
Linkedin Pinterest WhatsApp

Aún aprendo

Dibujar es una forma de estar en el mundo. Dibujar es prestar atención. Cuando dibujamos volvemos a ser niños, nos volcamos en el papel como si el mundo hubiera enmudecido, sobre todo cuando copiamos, una manzana, una gallina, una ventana, un árbol, una fachada.

Lo que dice el lápiz lo dice en voz baja. Su lengua es frágil, puede ser borrada. Con el lápiz y la goma repasamos y corregimos el contenido del mundo. Nos asomamos a él como al principio de los tiempos.

Para dibujar una ciudad hay que salir a la intemperie. Para descubrir el alma que no tenemos la certeza absoluta de que exista hay que prestar atención inusitada. Hay que observar en silencio, ver cómo la luz cambia las esferas de sitio, realza un hombro, aclara una fuente, reverbera una esquina, asombra una calle, pone en vilo un tejado, alarga un museo, rompe un marco, nos abrasa o nos abraza.

El dibujo es tiempo regalado. La escuela de la mirada está hecha de tiempo detenido que con el lápiz no atrapa, sino que invita, leve, a volver a mirar, contra el dolor y el olvido.

Aún aprendo tituló Francisco de Goya y Lucientes en su álbum de Burdeos uno de sus últimos dibujos. Quien nos dibujó tanto y con tanta descarnada ternura, el espanto, la lucidez, el miedo, lo peor y lo mejor de nuestra condición, hizo de Madrid su casa y su causa, y en el dibujo puso todo lo que cabe poner. Al final del camino de la vida todavía aprendía.

Trazos de Madrid nos convoca a ver la ciudad por la que pasamos sin darnos cuenta.

Trazos de Madrid nos convoca a ver la ciudad por la que pasamos sin darnos cuenta. Estos dibujos del lápiz de Amparo Duñaiturria Laguarda son los de quien se ha tomado la molestia de observar en silencio para que la ciudad se quedara un rato quieta, para que nosotros nos detuvié­ramos a contemplar lo que la vida apresurada no nos deja ver. Estos Trazos de Madrid son los de los pasos que perdemos cuando no nos dete­nemos a ver en qué lugar del mundo estamos vivos. Al volver a ver lo que dejé de ver me he dado cuenta de cuanta vida he dejado de vivir por no prestar atención.

Dice la fotógrafa Sofía Moro que «la fotografía, al igual que el dibujo, es un método de conocimiento. Dibujando lo que se ve se toma concien­cia de la forma y de causa. Retratar es comprender». Y esto es precisamente lo que Amparo hace aquí, con estos trazos de lápiz sobre la faz del tiempo, lo que Madrid es, pura apariencia honda que nos cuenta lo que fuimos y lo que somos antes de desvanecernos, piedra, polvo enamorado, viento, agua, estatuas, todo lo que hemos ido amasando con tanto trabajo y tanto ritmo de poblachón que se ha hecho rico y que a veces parece pretender olvidar de dónde viene. Lo que Goya nunca le permitió, lo que Amparo no quiere que olvidemos, qué somos, de qué estamos hechos. Este lápiz que ella empuña con tan silencioso esmero es nuestro pasaporte a un Madrid que jamás pidió salvoconducto a nadie para ser aquí lo que quiera ser y pueda, entre estos monumentos, calles, senderos de piedra y luz, para que aprendiendo a ver aprendemos a vivir. Siempre todavía.

Alfonso Armada

Madrid, donde más tiempo he vivido mi vida, diciembre, 2020

Sobre el libro
Trazos de Madrid, una guía ilustrada de la Villa que cuenta el pasado y el presente de una ciudad con mucha historia. Un paseo por sus orígenes, sus personajes ilustres, sus tradiciones, sus topónimos, sus instituciones culturales, sus distritos históricos y su presente, así como por sus numerosos jardines y espacios verdes. Ilustraciones sugestivas con un hilo expositivo racional y con un texto que complementa la narratividad del conjunto.

Trazos de Madrid está orientado a todo tipo de público interesado en la historia y el arte de la ciudad, en sus gentes y paisajes. Con una estructura visual, didáctica y amena, que permite al lector no sólo adentrarse en los barrios de la Villa sino también conocer esos alrededores que, como Alcalá de Henares, El Escorial, Aranjuez o Chinchón, son cita obligada para todos aquellos que la visitan.

La autora

Amparo Duñaiturria es Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, su vida profesional gira en torno a la ilustración, el diseño y la edición, con una larga trayectoria como colaboradora de organismos oficiales, sector editorial y empresas privadas de ámbito nacional e internacional.

En esta colección ilustrada, se conjugan su profesión de ilustradora y diseñadora, su afición por la historia y el arte y su pasión por viajar, todo ello con el objetivo de acercar al lector a distintos lugares y destinos analizados y explicados de forma profunda pero concisa e ilustrados con el máximo detalle. El resultado es un «nuevo viaje», guiado por la mano de su autora, que recorre con mimo y precisión lugares emblemáticos y simbólicos que no dejarán indiferente al lector.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.