Diario de una loca del coño. 11 de octubre

Había un montón de chiquillos en el parque. Gritaban como si no hubiera un mañana. Por qué gritarán tanto los niños, a quién. Será que necesitan que sepamos que están ahí, alcanzarnos con sus voces al resto. Para qué. Quería levantarme y decírselo. «Si seguís chillando de esa manera…». Qué. Me mirarían pensando nada, notando que no es normal que una extraña se levante para decirles algo así. Luego buscarían a sus padres con la mirada, se acordarían de ellos, de pronto, a ver qué cara ponían, qué se hace en una situación así, ¿tenemos que ser educados? ¿podemos reírnos de ella? ¿salimos corriendo? Cerré el libro. Era imposible concentrarse. Demasiado ruido, demasiada gente viviendo su ruidosa vida delante de mis narices. Mejor me voy a casa, pensé.

casa-de-campo-2

casa-de-campo

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

novedades

  • 9779200016691
  • 9779200016677
  • 9788415766858

ensayo

  • 9788415766858
  • 9788409397693
  • 9779200016622