Inicio»Gente de letras»Conversaciones»«De niño leí una barbaridad. Mi gran pasión fue Roald Dahl». Una conversación con Aldo García, librero de Machado

«De niño leí una barbaridad. Mi gran pasión fue Roald Dahl». Una conversación con Aldo García, librero de Machado

1
Compartidos
Pinterest Google+

Compartimos la nueva entrega de la serie de entrevistas a libreros, esta vez con Aldo García [Librería Antonio Machado], por María Luisa Fuentes, en el blog de La umbría y la solana

***

«Me siguen pidiendo de vez en cuando novelas de Pessoa y Eça de Queirós».

¿De niño querías ser librero?

Quería ser algo relacionado con el libro, porque nací en familia de editores, libreros, distribuidores…

¿Los españoles nos interesamos mucho o poco por Portugal y su literatura?

Muy poco, poquísimo; y por Brasil, nada. Miramos a Portugal como la hermana menor o el hermano tonto. Eso sí, a Pessoa todo el mundo lo conoce, pero a Eça de Queirós o Sá-Carneiro, ya nada.

¿Qué escritora portuguesa crees que merecería ser más leída en España?

¿Brasileña te vale? Ana María Machado, Nélida Piñón, Clarice Linspector… Portuguesa diría la poetisa Sophia de Mello.

¿Recuerdas cuál fue el primer libro que te cautivó?

De niño leí una barbaridad. Mi gran pasión fue Roald Dahl, hasta el punto de que con nueve o diez años cayó en mis manos Mi tío Oswald, que no es para esa edad precisamente, y también me lo leí.

En la librería Antonio Machado, ¿colocas los libros en función de las críticas o de tu propio olfato?

Por mi olfato. Me guío por los autores que he leído, conozco o tengo referencias. Un librero tiene mucha información de casi cualquier libro. También Influye la editorial, si te fías o no de ella, la estética, si el título es interesante o sorprendente para tu público…

¿Qué es más difícil vivir de escribir libros o de venderlos?

Es muy difícil de las dos maneras; pero para venderlos necesitas tener una estructura y compites con otras industrias que tienen mas facilidades que la del libro, que no tiene apenas subvenciones. El porcentaje de ingresos por la venta es minúsculo. Las grandes ciudades del mundo se llenan de tiendas
de ropa, bares y restaurantes, y no de librerías.

¿A qué escritor de la Península Ibérica le darías el Premio Nobel?

Quizá por afinidad preferiría mil veces a Lobo Antunes que a otros autores. Hay jóvenes bastantes buenos, pero sin peso aún para el Nobel. Me gusta mucho Antonio Orejudo, que tiene tres novelas extraordinarias y una, Fabulosas narraciones por historias, que es de las mejores escritas en castellano. Sara Mesa tiene una voz tremenda, pero todavía es muy joven. Fernando Aramburu siempre me ha parecido estupendo; ahora, con Patria, quizá le hayan puesto en la lista…

¿Qué título de las letras portuguesas deberíamos haber leído antes de los cuarenta?

De Portugal, cualquiera de Eça de Queirós; si es en portugués, también del brasileño Machado de Assis.

¿Qué te piden más novela portuguesa o poesía árabe?

Quizá algo más novela portuguesa, aunque solo sea por Pessoa y Eça de Queirós. Títulos como Los Maia o El primo Basilio me los piden de vez en cuando…

¿Hay alguna librería del mundo que te gustaría tener?

¿Aparte de la mía? Todas las librerías me seducen: las que he visitado en mis viajes, en Brasil, Argentina. Francia, Alemania y también en Portugal, por ejemplo, la famosa librería de Oporto, que inspira los libros de Harry Potter y que ahora vive de cobrar la entrada.


Puedes ver aquí todos los libros de La umbría y la solana y, sobre todo, el detalle de las librerías donde podéis encontrarlos y encargarlos, que os recomendamos, como las Librerías Antonio Machado, en la calle Fernando VI y en el círculo de Bellas Artes.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.