Entradas en la Categoría

Textos que nos llegan

Cuando he llegado Virginia estaba echando espumarajos por la boca: «…una pija gilipollas del barrio de Salamanca. Dependiente emocional, ¡y lesbiana!». «Mujer, qué tendrá que ver que fuera lesbiana», le decía Rita, sin convicción …

El viento de la gracia. Una borrachera de Virginia A John Wayne Pues regular. O mal. Qué pregunta. Lo he pensado, no se lo he dicho. Lo que le he dicho ha sido: …

Cuando he llegado había una señora muy muy loca. Quiero decir que estaba dando voces, que incluso podíamos adivinar, todos los presentes, incómodos, cansados, impacientes,  y aquello parecía que no iba a acabar …

La monarquía, los taxis negros, la BBC, los sombreros de Ascot, Wimbledon y el número 10 de Downing Street siguen formando parte de nuestro imaginario sobre esta isla cuyo carácter a lo largo de siglos ha estado condicionado precisamente por su insularidad. Para una buena parte de los europeos, el Reino Unido es el supermercado de las excentricidades. Posiblemente estén en lo cierto.

Había un montón de chiquillos en el parque. Gritaban como si no hubiera un mañana. Por qué gritarán tanto los niños, a quién. Será que necesitan que sepamos que están ahí, alcanzarnos con …

El sentimiento de vacío gobernante induce a vivir ficciones. Hay que reconocer que, en el fondo, nos encontramos sin atributo. La vida se ha convertido en un no saber en qué pensar ni …

«Yo he pasado muchísima hambre, no te haces una idea. El hambre era lo peor. Y las palizas, mi padre ya me dio alguna, se ponía muy nervioso, como bebía, y atemaba contra …

Tanto calor en Madrid que nos vamos a derretir todos, unos contra otros, colándonos, liquados, serpenteando por las calles y hasta los ríos por los desagües y alcantarillas. Los amantes serán los primeros en morir, luego los viejos que no tienen niños cerca que les den refugio, y luego, casi al final, los hombres malvados. Las últimas serán las mujeres flacas.

Me envía L. el enlace al perfil de E. en meetic. Solo venía el enlace en su correo. He tenido que registrarme para ver a dónde me llevaba, me podía la curiosidad, cómo me conoce. Al verlo, me ha dado tantísima vergüenza que he ido corriendo a meter la cabeza debajo del grifo del agua fría, entera, como cuando, siendo aún una niña

Si hay una cubierta de éxito en la edición española, es, sin duda, la de la colección Austral (Espasa-Calpe), que han conocido tres generaciones de lectores.