Entradas en la Categoría

¿Por qué este Libro?

Nieves Muriel

n este libro da muestra de esa genealogía femenina sumando un eslabón más. Es una apuesta política y estética en lenguaje femenino. Un lenguaje rico, colorido y punzante, con requiebros y giros inesperados. Indaga desde la experiencia concreta  que la trajo un verano a Madrid para hablar del amor, del dolor, de la explotación, de la ternura y de la belleza. Para cantar lo visible y desvelar lo que no se ve.
Mihály Babits

Siempre he creído que greylock y Babits estaban destinados a encontrarse, estos tres versos de La oración de Jonás, de 1941, resultan, cuando menos,premonitorios: «Yo también, antes de desaparecer, podría encontrar en una Ballena eterna cuyos ojos son ciegos mi vieja voz acostumbrada, mis palabras engalanadas».
Antal Szerb

Óliver VII, la última novela de Antal Szerb, puede parecer en principio una comedia ligera cuya fluida lectura aumenta esta sensación. Sin embargo, si bien debido a ello pudiera pasar incluso como su primera obra si las comparamos con las anteriores, contiene un poso de tristeza y madurez que condensa todo el pensamiento de un prolífico crítico, traductor, antólogo, ensayista y novelista como era Szerb lo que, en cierto modo, la recoloca de nuevo como cierre —evidentemente involuntario debido a su muerte en un campo de concentración en 1945— de un corpus literario que siempre ha tenido como fondo Hungría, y por extensión la vieja Europa.
Venecia

En una ocasión dijo Frank Sinatra: «No se equivoquen, yo no vendo voz, yo vendo estilo». Alvise Contarini no es un historiador academicista ni un erudito a la violeta ni mucho menos un costumbrista memorioso. Pasea errabundo por las calles acanaladas de la Serenísima, ligeramente atildado, con una flor o un pañuelo florecido en la solapa, un traje por lo general claro, siempre acorde con el termómetro que marca el cielo intenso que asoma por encima de la Salute. Contarini se toma su tiempo antes de salir a la calle.
La red

[Por Julieta Hernández, editora de Siesta] ¡Espero no haberte despertado de la siesta! ¿O estabas a punto de echártela? Seguro que te gusta escuchar un cuento antes de dormir. Pues te voy a contar un cuento. Más bien te voy a hablar de nuestro cuento La red. Empezando como se cuentan los cuentos: Había una vez un mono, Monito, que vivía con sus papás en una casita en un árbol y era muy feliz paseando con ellos hasta el lago, donde
Retrato de Fernando Pessoa pintado por José de Almada Negreiros

Las obras de Fernando Pessoa como poeta, escritor, periodista y traductor le han convertido en figura clave de la literatura de todos los tiempos, un escritor único con un mundo propio difícil de definir, de explicar, difícil de abarcar, porque son muchos los Pessoas que existieron, tantos como sus heterónimos: tradicional por la mañana, vanguardista por la noche.
corina oproae

Me fascina que, siendo el rumano su lengua materna, escriba poesía en castellano de forma natural, porque le sale así. Creo que hablar y escribir en varias lenguas a la vez debe dar una perspectiva diferente, observas y entiendes la realidad de otro modo, más compleja y flexible al mismo tiempo.

pina José Luís Peixoto que la literatura portuguesa «vive un buen momento en España y América Latina gracias a las puertas que abrieron Fernando Pessoa y José Saramago» (Agencia EFE, marzo 2018). No le falta razón al novelista portugués al hablar de la obra de estos dos grandes autores como una «herencia recibida».
José Ángel Mañas

En Bala Perdida queremos recuperar el espíritu de los noventa, reflexionar y analizar cómo cada paso de aquellos años de los que muchos fuimos testigos nos han llevado a nuestra realidad actual; de cómo hemos pasado del mundo analógico al universo virtual y si, en la esencia de todo, hemos cambiado tanto o se siguen perpetuando los mismos comportamientos inherentes más a una sociedad que a una generación. 

¿Por qué este libro? Contar la vida, de Jesús Javier Lázaro Puebla. Por Juan José Martín Ramos, editor de Polibea Era cuestión de tiempo que la poesía de Jesús Javier Lázaro Puebla, de la que hasta ahora ha hecho tres entregas –Canción para una amazona dormida (Rialp, 1991), Las puertas del tiempo (Vitruvio, 2005) y El verano de los flamencos (Polibea, 2011), en intervalos regulares de seis años entre obra y obra–, aglutinara los elementos paradisíaco, órfico y terrenal –que en otro