Entradas en la Categoría

Puentes

Paolo Febbraro (1965) vive en Dublín, aunque por motivos laborales pasa trescientos días al año en Roma. Es autor de cinco…

  21 LIMPIEZA A DOMICILIO Estoy esperando a que llegues, mires y camines por toda la casa como antes de desordenarla. Esperándote a que vuelvas para parecer de nuevo alguien bueno y pienses, …

En un momento en el que los succionadores de clítoris como el Satysfier se convierten en récords de ventas, estamos tentados de establecer una comparativa con Chester 5.000, el robot sexual que aparece …

Terror cristiano La señorita María Jesús tenía un tío que se había suicidado. Era viejo y vivía solo y se había ahorcado. O se había ahorcado porque era viejo y vivía solo. La …

¿La conciencia es realidad o ensoñación? ¿Sueño o pesadilla? Entre los versos de la poeta italiana Laura Garavaglia se cuelan todas las dudas que la ciencia, y más concretamente la física, suscita en nosotros a la hora de describir el universo que nos rodea

En escena, Bárbara interpreta a Maggie, protagonista de La gata en el tejado de zinc, de Tennessee Williams. —Yo… yo… por desgracia he sido tremendamente pobre toda mi vida. Esa es la verdad, …

Los lectores del nuevo número de la revista Turia, el n.135, ya en distribución, podrán disfrutar de dos entrevistas a fondo con Ana Blandiana y Sergio del Molino. Se trata de dos conversaciones …

¿Se podría decir como elogio a un escritor que merecería ser japonés? Acabamos de hacerlo siendo quizá pioneros en esto de achinar los ojos y amarillear la piel de forma simbólica para alabar …

Llueve adentro: a modo de fragmentario, Laura Bianchi regresa a la casa de su abuela que acaba de fallecer, y reconstruye a través de su declive la historia familiar y se encuentra con …

[…] Es gracioso, uno empieza pensando que es retraído, sensible, inteligente, siempre humilde y un paso por detrás y todo lo demás; y entonces resulta que, a los treinta, descubre que es un gran bruto integral, incapaz de apreciar algo más sutil que un beso o una patada, que ruge sus hipocresías a voz en grito, con la piel tan gruesa e insensible como un rinoceronte. Al menos, en mi caso. Por eso nunca debes pensar que te critico a ti. Tú siempre tienes razón, incluso cuando no es agradable tenerla. Ahora, a trabajar, ¡Tocinito!