Entradas en la Categoría

Libros que leemos

Hemos leído… y nos ha gustado

Recién Narciso, uno de los últimos frutos maduros de la poesía Imaginemos a la poesía como un árbol cuyo tronco y ramas adelgazan hasta la última brizna de la ramita final, aquella que no suele aguantar el peso de la ardilla. Ni siquiera de la oruga, tal es su fineza. En el tronco, al que llamaremos tronco griego por sus precursores, vemos a una poesía muy asociada a la prosa, la filosofía y la música. Es una poesía unida a

Sirgar era el método por el que se remontaban los ríos navegables antes del vapor y cuando no soplaba viento. Consistía en que un hombre o un animal remolcaban la embarcación tirando de ella por la orilla. El Ebro era navegable hasta Zaragoza hasta no hace mucho y en Camí de Sirga, de Jesús Moncada, nos habla de esos tiempos, del último siglo de vida de la villa de Mequinenza, antes de ser sepultada por un pantano de los muchos que

El poeta madrileño Augusto Ferrán (1836-1880) contribuyó de forma decisiva a la gran renovación de la lírica española que tuvo lugar a mediados del siglo XIX, aunque en la historia de la Literatura Española no ha sido considerado poeta de primera fila, como su amigo Gustavo Adolfo Bécquer. Para el periodista y escritor Francisco Robles Rodríguez, Ferrán sigue siendo un gran desconocido, de ahí la edición literaria que realizó de La Soledad: colección de cantares populares y originales, que se

*Nota de la editora: por cuestiones que no viene al caso enumerar aquí no publicamos esta entrada el domingo pasado. Estaba programada para hoy. Sirvan las palabras de Jerónimo Fernández Duarte como cumplido homenaje por parte de los librerantes. Gran mujer. Aquí nuestra consideración.

Christopher Isherwood fue la primera persona a la que W.H. Auden oyó decir algo gracioso, cuando ambos iban camino de la escuela, a los cinco años. Su amistad se mantendría a lo largo de los años y llegarían a escribir libros —de viajes, reportajes, obras de teatro— a cuatro manos y a emigrar juntos a los Estados Unidos. Hijo de un oficial británico muerto en la Iª Guerra Mundial, Isherwood vivió en la Inglaterra del rey Jorge V yendo a

«En los últimos meses, incluso cuando mejor me había sentido, siempre creía que le faltaba una pata a mi vida, como que había algo que cojeaba constantemente en mi interior, como si mi alma anduviera a bandazos, a trancas y a barrancas, y además, siempre tropezando con la misma piedra, una y otra vez, obsesiva y compulsivamente.» Es un tópico referirse a la infancia como un paraiso perdido, y un tópico cuestionable: Dickens o Gorki recrearon infancias en lo que

El tópico escribir duele es algo más que la molestias de espalda que pueden ocasionar las posiciones incómodas tras tanto darle a la tecla del ordenador, antiguamente a la máquina de escribir, antiguamente al bolígrafo, antiguamente a la pluma de ganso. Sea con pluma de ganso, bolígrafo, máquina de escribir u ordenador, la literatura sigue siendo un destino fatal para algunos, la imposibilidad de no poder hacer otra cosa, la búsqueda de plasmar una historia que en el momento de

Como no podía ser de otra manera, el padre de Jim Thompson era un sheriff corrupto apodado Big Jim, que tuvo que huir a México al poco de nacer el pequeño Jim para evitar ser encarcelado por malversación de caudales públicos. El pequeño Jim pasó parte de su infancia sin padre, al cuidado de su abuelo materno, que lo introdujo en tres campos de estudio: la literatura, las mujeres y el whisky.

Por contravenir a Pound, empiezo hablando algo del autor: ha acabado siendo un personaje en sí mismo, tal vez por todo lo que dijo e hizo en vida, que fue mucho y variado. No es difícil imaginárselo alto, pelirrojo, vestido con un traje de terciopelo y sombrero de vaquero. No, no era de los que pasan desapercibidos, el bueno de Ezra. Y eso se nota en cómo escribe este El ABC de la lectura

  Sirgar era el método por el que se remontaban los ríos navegables antes del vapor cuando no soplaba viento. Consistía en que un hombre o un animal remolcaban la embarcación tirando de ella por la orilla. El Ebro era navegable hasta Zaragoza hasta no hace mucho. Esta novela nos habla de esos tiempos, del último siglo de vida de la villa de Mequinenza, antes de ser sepultada por un pantano de los muchos que construyó cierto dictador que andaba