Entradas en la Categoría

Libros que leemos

Hemos leído… y nos ha gustado

Lo que lee un editor Primero y para que se hagan una idea, el texto de la contra Jorge Herralde ha escrito en varias ocasiones que los libros de editores o sobre el mundo de la edición interesan muchísimo a poquísimas personas. Si esto pasa con figuras como la suya –fundamentales en la historia cultural de nuestro país– a quién interesará lo que lea o deje de leer un editor microscópico y de provincias como el que ha escrito y

La noche de san juan en la hora más ciega se aparece coronada de rosas, como una llama blanca. ¿A quién festeja, a quién busca encendida, a quién, lasciva y dulce, entregará su boca? Los que la vieron, sueñan con camelias azules estallando en las manos, con bambúes fragantes y caobas y garzas. Pero Ella, que mana de Sí misma y a Sí propia regresa, lleva en Sí todo el vino, toda la miel, el heno, la salvia y los enjambres florecidos en ojos y en caricias. Con el alma en las manos la Magna, la Dichosa, ferviente sobre atlas atraviesa la tierra, porque Ella es el mundo.
EDUARDO MARTÍNEZ DE PISÓN

Los lectores del nuevo número de la revista TURIA, que se distribuye este mes de marzo, podrán disfrutar de dos entrevistas a fondo y sin cortapisas con Manuel Gutiérrez Aragón y Eduardo Martínez de Pisón. Se trata de dos conversaciones exclusivas y sin desperdicio,  que permiten no sólo conocerlos mejor, sino  también descubrir sus opiniones sobre un amplio repertorio de asuntos de interés. Ambos son dos de los más valiosos protagonistas de nuestra actualidad cultural

El exabrupto: Quién tiene tiempo para el amor. Leyendo el texto que nos ha enviado Maribel Tabuenca, editora de Mapas Colectivos, sobre el librito que acaba de publicar y que recoge las palabras de Carmen Alborch en el VI Encuentro de mujeres que transforman el mundo me he acordado de algo que le escuché a uno de estos periodistas o comentaristas o tertulianos —no sé cómo llamarlo, la verdad, las fronteras en estos casos son así de difusas— sobre la entonces Ministra

Leo que en Canal Cosmo (que no tengo ni idea lo que es) han estrenado una serie titulada El misterio de Hanging Rock. Lo que sí sé es que está basada en el libro de Joan Lindsay, Picnic en Hanging Rock que es virtualmente imposible que la serie, por muy protagonizada que esté por Natalie Dormer, le llegue tan sólo a la suela de la chancla a la novela. Australian gothic la llamaba el prólogo las mansiones embrujadas son sustituidas

Stefan Zweig es uno de los ensayistas más elegantes del pasado siglo. Su capacidad narrativa, sus descripciones envolventes y su lenguaje sencillo nos transmiten delicadamente los sentimientos del narrador. Leer cualquiera de sus obras siempre es fascinante, y más si se trata de alguno de los ensayos de su paso por París. Aquella hermosa ciudad que en los primeros años del siglo XX acogía a los artistas más interesantes del mundo. Sus primeros textos están plagados de descripciones, de anécdotas

Historias de mujeres, historias del arte Cualquiera que se interese por la historia del arte puede notar enseguida que se mencionan muy pocos nombres de mujeres artistas. Será al llegar a los movimientos de vanguardia del siglo XX cuando vayan apareciendo algunos de esos nombres. Mujeres que han sido sistemáticamente ignoradas por el discurso historiográfico oficial y que desde los años setenta diversas historiadoras del arte han intentado visibilizar completando el discurso heteropatriarcal. Una de ellas es Patricia Mayayo, historiadora del

La presencia de la fealdad ha sido una constante en la historia del arte. La famosa obra de Umberto Eco, Historia de la fealdad, hace un exhaustivo recorrido por las diferentes imágenes de fealdad que se han producido en el arte occidental a lo largo de los siglos. Resulta complicado resumir este ingrediente fundamental de la historia del arte en unas pocas líneas, es mucho más sencillo y eficaz explicar un importante rasgo común que tienen la mayoría de representaciones de la

A veces los deseos se cumplen. Desde que los ojos de Jean Rhys me llamaron desde el fondo de un cajón de libros de saldo –estaban en la portada de su biografía, publicada por Grijalbo- quise saberlo todo sobre ella y, tras leer Ancho mar de los sargazos, leer todo lo que ella pudiera haber escrito. Hasta hice que me consiguieran un ejemplar descatalogado de Los tigres son más hermosos. Así que cuando supe que Lumen editaba en un solo

Me han gustado también mucho las ilustraciones, la tipografía y la caja. Me gusta, incluso, lo barato que parece todo: así no hay más remedio que fijarse en el qué, el continente no es más que un medio, el vehículo. Uno que además se pude doblar, llevar a la piscina, volver a ojear mientras te comes un bocadillo de jamón serrano. Aquí va un gracias, entonces, que yo esto del leer, cuando llega a mis manos algo con cierta enjundia, lo disfruto mucho.