Entradas en la Categoría

Comenzar a leer

El mar dos veces perdido Leo a Camus todos los veranos. En realidad hubo un verano, ya lejano en el tiempo, que dediqué por entero a la lectura de sus obras. Desde ahí, …

«El territorio paraguayo se repartió entre los amigos del gobierno y después la Industrial se fue quedando con casi todo» La esclavitud y el Estado Es preciso que sepa el mundo de una …

«Con el pez martillo tienes la sensación de que él no puede mirarte de ninguna manera. Es un animal que persigue a otro que es él mismo.» Primera jornada Hileras de palmeras. Sólidas …

«Sé que queréis ganar, pero tenemos que hacerlo juntos, ¡juntos!» Recuerdo exactamente dónde y cuándo me enteré de su muerte. Estaba haciendo tiempo, sentado junto a la barra del bar que frecuentábamos, antes …

LA VERDADERA FILOSOFÍA Se cuenta que la noche en que una multitud enloquecida, gritando consignas orangistas, procedió al linchamiento de los hermanos de Witt, hubo que encerrar a Spinoza en su casa de …

¡CARRETERA! Uno, dos, tres… cuatro… Uno, dos, tres… cuatro… Esta historia comienza -¡ay!- de manera muy vulgar, demasiado corriente. Un tipo de cuarenta y bastantes años se queda en paro. Tras un largo …

[Avance de Vidas mías, editado por Ediciones Lupercalia]. Ya digo que no es que no hubiera comido antes carne humana, pero aquel día de San Valentín fue un momento verdaderamente especial. Aunque no …

El diente de la ballena es un libro que publicó El País Aguilar en 1999. Como rezaba el antetítulo de aquella edición, se trataba del relato de tres viajes nómadas a los confines de América, África y Asia. Era un libro que seguía la estela del éxito literario de Javier Reverte y su serie africana. De hecho, vio la luz gracias a la inconsciencia de Reverte, que cometió la osadía de pedirme que le presentase el libro Vagabundo en África en la librería Altaïr de Madrid. No recuerdo lo que dije, y espero que él tampoco. Fue un jueves por la noche y el viernes por la mañana me llamó su editor, Adolfo García Ortega. «Me ha dicho Javier que estás escribiendo un libro de viajes…»