Entradas en la Categoría

Comenzar a leer

by Proyecto Agua (CC)

Compuesto de cuatro apartados que reciben el título de una película, estos poemas no pierden la idea de conjunto, pues componen un retrato sobrio y lacerante de la vida ordinaria, tendiendo un universo compartido con el lector. La soledad, la dificultad de situarse en el entorno, el paso del tiempo, el movimiento pendular del amor entre el idilio y el dolor, dan lugar a unos versos que para el lector serán los que hubiera podido escribir. Crónicas del último videoclub es una celebración de la poesía, es desnudez y sencillez.

Cuentan muchos poetas que la poesía nació del siguiente modo: sonaba en sus oídos una frase musical insistente, al principio inconcreta y luego precisa, pero todavía sin palabras, y en algún instante, a través del fraseo musical, brotaban de pronto las palabras y comenzaban a moverse los labios. Más musical que mental, el hilo poético se cruzaba con el musical y de ese fraseo advenía el canto.

Satta nos coloca ante nuestro pasado y nos invita a tomar conciencia de él, a releer «la experiencia de nuestra historia» conscientes de las responsabilidades colectivas e individuales   El nombre de Rusia terminó de excitar a los viajeros, que se volvieron hacia los soldados como buscando en sus ojos la huella de lo que habían visto. Los acribillaron a preguntas sobre la duración del viaje, el desarrollo de la guerra, el frío, las relaciones hostiles entre italianos y alemanes, la

Mezcolanza de artículos periodísticos, documentos de viajes, prólogos, discursos y pequeños ensayos recogidos en un libro fechado en 1906 Fragmentos de Memoranda (Bringar y Thiers, 2019). Selección del editor A los diez minutos de conversación, ya se había roto, no diré el hielo, porque no lo había, sino el macizo de mi perplejidad ante la alteza jerárquica de aquella señora, que más grande me parecía por desgraciada que por reina. Me aventuraba yo a formular preguntas acerca de su infancia,

  Paolo Febbraro es actualmente uno de los mejores poetas italianos. Tiene una mente original, compleja y laberíntica que bordea de continuo el caos, lo inaferrable y la locura, pero justamente por ello realiza acrobáticos ejercicios del más espinoso raciocinio. Explorando terrenos mentales inexplorados, o tal vez insensatos, Febbraro busca en todo momento una lógica por muy ilógica que pueda resultar. Sin embargo (y es este su constante, aunque inestable, centro de gravedad), sabe que locura y raciocinio, candor y sutileza,

La noche de san juan en la hora más ciega se aparece coronada de rosas, como una llama blanca. ¿A quién festeja, a quién busca encendida, a quién, lasciva y dulce, entregará su boca? Los que la vieron, sueñan con camelias azules estallando en las manos, con bambúes fragantes y caobas y garzas. Pero Ella, que mana de Sí misma y a Sí propia regresa, lleva en Sí todo el vino, toda la miel, el heno, la salvia y los enjambres florecidos en ojos y en caricias. Con el alma en las manos la Magna, la Dichosa, ferviente sobre atlas atraviesa la tierra, porque Ella es el mundo.

Decía el nombre de cada planta equinacea lavándula artemisa y de alguna manera se tranquilizaba. Nombrar para no quedar desnudo frente a un mundo sin nombres. Habrá que inventar una antibotánica que desdiga los herbarios la anatomía forense de las nervaduras.

El baño de la diosa Un libro que puede ayudar a mirar desde otro lado, suprimir la hojarasca innecesaria e impulsarnos a la transformación sin rompernos. Los protagonistas de los relatos que conforman este libro han sido mi aliento y empuje para vivir con más riesgo y plenitud. Todos ellos saben moverse con soltura bajo la superficie y conocen los accesos a una secreta red de metro absolutamente intuitiva. Por tanto, este libro de crónicas puede ser catalogado como una guía imprecisa solo

El libro de poemas La muerte de la televisión no será televisada habla de un aspecto de nuestra realidad, el deprimente y mal manejado mundo de la pantalla chica. Es una poesía explícita, que de manera casi burda nos desmembra esta cara de la realidad, en la que permanentemente estamos siendo bombardeados por una información basura, cada día, cada hora, cada segundo. Y que como medio de comunicación masivo, tiene cerca su fecha de expiración.

La voz del muchacho se quebró. De pronto irrumpió en llanto. Una fuente de agua caliente brotó de la tierra seca. Desde hacía semanas llevaba con soberbia una careta de hombre adulto, colocada en su rostro por un amor terco y una presunción ingenua: él era el cabeza de familia. Ahora, de pronto, se le había caído la careta y volvía a ser un niño, un niño que tenía miedo…, miedo a quedarse solo.