Entradas en la Categoría

Portada

Muchas —no, de verdad, muchísimas, no os hacéis una idea de cuántas— son las editoriales que nos han escrito desde que abriéramos el 5 de mayo del año pasado. Querían pasar a formar parte de esta, digamos, variopinta familia, que nos ocupáramos de la distribución de sus libros. Hace ya meses que tuvimos que colgar el cartel de Estamos al completo. Lo estábamos, lo estamos. Desbordadas. Lo pasamos bien, pero el ritmo es muy muy alto. Antes de colocar el cartelito ya habíamos tenido que decir

El término «todoterreno» referido a la literatura se ha convertido en un cliché. Así que cuando existe un escritor al que se le podría aplicar con todo rigor ese término por la variedad de su obra, los estilos que trabaja o los géneros en los que se mueve, habría que insistir tanto en todo como en terreno. Es el caso de Vicente Muñoz Álvarez, que tras una dilatada carrera en la que ha publicado desde novelas hasta ensayos sobre cine de culto,

La Academia La Central de Callao pone en marcha una nueva edición de sus cursos. Empiezan el 26 de septiembre y tratan sobre asuntos muy diversos relacionados con el arte, la música, la literatura o la filosofía. Las matrículas se abrieron a finales de agosto. Ya está todo listo para que dé comienzo con el curso de acercamiento a la forma musical impartido por Iris Azquinezer. A partir de ahí todo un otoño dedicado al conocimiento y la profundización en estas

La mitología está llena de animales divinos, canibalismo, desmembramientos. Es 1909 y estás con un joven artista llamado Adolf Hitler, ¿lo matarías? ¿No?, entonces eres un imbécil, ¿sí?, bueno, entonces eres un jodido asesino, porque sólo hay dos clases de hombres, los imbéciles y los asesinos: tienes que observar a cámara rápida la descomposición de un cadáver, ahí comprendes la naturaleza de todo, el objeto de todo esto

Era un día frío y lluvioso del mes de enero de 1939. Personas de todas las edades, dispuestas en fila, iban a pasar la frontera desde España hasta Francia. Había mujeres y hombres jóvenes, criaturas y personas mayores. María Zambrano distinguió allí, entra la gente, al poeta Antonio Machado, que caminaba del brazo de su madre sin saberse muy bien si era la madre quien sostenía al hijo o era el hijo el que abrazaba a la madre. María los

Para el invierno y la primavera ya os iremos dejando más. Enrique García Ballesteros, librero en Venir a Cuento y editor en la librerantérrima Recalcitrantes, compartió unos momentos en el programa radiofónico Hoy por Hoy Madrid para hacer unas recomendaciones veraniegas, que bien sirven para cualquier estación del año, a las que acompaña una canción de Diego el Cigala:

Resulta de lo más sorprendente que un artículo sobre la vida y la obra de una persona notable por su pensamiento contenga una alabanza sobre la belleza de sus piernas. La sorpresa aumenta si además sabemos que la autora de dicho comentario, Mary McCarthy, tuvo que poner a punto, en tanto albacea testamentaria, la obra inconclusa de la destinataria de esa admiración, Hannah Arendt, obra que lleva justamente por título La vida del espíritu. Mary McCarthy rinde así un homenaje

Guía del buen rollo entre editor y redactor para solucionar conflictos mucho menos importantes que los que hay en Siria, por ejemplo, pero que debemos tener en cuenta porque estamos condenados a entendernos. Hace más o menos un mes coincidí en un evento familiar con una pareja a la que hacía tiempo que no veía. Mientras disolvíamos el azúcar en el café comenzamos a charlar, asuntos banales principalmente. Llegaron los pacharanes y allí seguíamos, hablando ya de temas serios: nos

En esta ocasión nos quedamos con dos dedicatorias que nos manda la directora de Uve Books, Sandra Márquez. Son dedicatorias realizadas por los propios autores en proyectos editoriales de la propia Sandra. El primero de ellos El espíritu de la Escalera, de David Fueyo. El segundo Bedés Penyeach, de Alfonso Zapico, con dibujito incorporado.  

«Cuando terminé de leer Llámalo sueño me embargó una emoción tan grande que tras conseguir el teléfono de su autor, Henry Roth, le llamé a Alburquerque. Le dije que tenía previsto hacer un largo viaje por Estados Unidos y que me encantaría verle. Me dijo que sería bienvenido. Fue un inolvidable viaje de casi cuarenta días, la mayor parte en tren, en el verano de 1992. Mr. Roth se presentó en mi motel acompañado de Felicia, su asistente, que conducía