Entradas en la Categoría

Portada

Casi ciervos en Katakrak (Pamplona). Susana Romanos, editora de greylock abre la primera presentación de casi ciervos, como editora, poniendo en contexto esta obra. «Casi ciervos se engloba dentro de una de las tres colecciones de greylock, #imprint, que es la de libros experimentales. Esta colección trata el libro como un espacio de experimentación,; es decir, partiendo de la tradición del libro de artista de los años sesenta, se pretende llegar a un lector que es ávido de literatura, que no sabe

  Cámara y magnetófono, llevadme lejos de la inteligencia que todo lo complica. Robert Bresson Lo verosímil Me fascina algo de la obra que es cómo crea un universo muy determinado en el que es difícil poner normas, pero en el que sin embargo no cabe todo. Pablo Messiez: Sí, es raro porque el verosímil es una construcción que uno se inventa. La obra termina siendo un sistema que acepta unas cosas y rechaza otras. Para mí lo importante es

El tema La idea surgió anoche, durante la cena. Acabamos en la Encomienda, que es un lugar que me chifla: poquitas cosas en la carta, que van cambiando. Todo muy muy rico. Habíamos ido a ver Las canciones de Pablo Messiez [Teatro Kamikaze. Calle Embajadores, 9. Madrid]. Charlábamos sobre la obra; yo encantada con todo ese ruido, la estridencia, los actores, el texto, la gran Nina Simone, central, poderosa, los chavales bailando, el teatro en pie; había disfrutado de verdad un

Les cuento, que esto lo que vale, si vale, es para eso, para contar. E iba a hacerlo; me disponía a escribir unas líneas a modo de breve introducción, presentación del personaje de hoy, José Ángel Fornas, el librero de la librería Libros de arena, la que está en el número 2 de la Calle Capri, al lado de uno de los centros comerciales más feos de todo Madrid, si no de todo el Universo conocido, ay, si explotaran todos

Esto NO es un club de lectura —Pero esto, si NO es un club de lectura, ¿qué wtfu.-*kt es…?  Pues… lo que nos gusta es leer. Y los libros, las bibliotecas y las librerías, la gente, incluso la gente que no lee, cuando sonríe, también cuando se echa a llorar, porque esto a veces no hay quien lo aguante, da igual, nos gustan los libros, las librerías, digo, mezclarnos, las bibliotecas, compartir, charlar, escuchar, vernos, tomar café y vino y té, ese

Lídia Jorge es un nombre imprescindible de la literatura contemporánea en lengua portuguesa y, gracias a las numerosas traducciones de sus obras, goza de una amplia recepción entre los lectores españoles, así como de una gran acogida más allá de las fronteras ibéricas y europeas. En 2014, publicaba Os Memoráveis, fraguada en torno al olvido en que cayeron algunos de los nombres que hicieron posible la
Amapolas en octubre

Lectora, escritora y librera. Hablamos con Laura Riñón. Se trata de Amapolas en octubre. En el número 60 de la calle Pelayo, Madrid. La primera foto —va también aquí, es la dejo en color— se la hice a Laura, lectora en ejercicio, recientísima librera de profesión, sin que se diera cuenta. Sin darme cuenta tampoco yo, apunto; como soy miope no alcancé a ver el cartelito, «Amapolas en octubre», hasta casi alcanzar la puerta de esta librería tan, digamos, particular.
Librerantes está de vacaciones (2)

Que no nos vamos del todo Nos quedamos para poder seguir enviando los libros que necesitéis. Puedes consultar todo nuestro catálogo aquí Gracias…

Blaise Cendrars pertenece a esa categoría de escritores a quienes aterrorizaba constatar que la mayoría de los hombres se detiene al borde de la vida. Sabía bien que, por regla general, morimos en la infancia de la personalidad. De ahí su obsesión por vivir, por una vida extática, colérica, generosa, desbordante, sedienta de ponerse a prueba en todos los caminos del mundo. Su afán llegaba a tal extremo
Campos elíseos

Subiendo por la avenida de los Campos Elíseos, tanto a dere­cha como a izquierda, cualquier persona que toque una de esas puertas giratorias, que son como innumerables desembocaduras en la ciudad que se precipitan sobre el gangsland y que funcionan como las vento­sas, se queda atrapada y pierde el equilibrio antes de haber dado una vuelta entera sobre sí misma. Es un drama vertiginoso que discurre en un